Mira tu México: relleno sanitario

¿Qué medidas seguir en esta temporada de ciclones tropicales?

La Conagua recomienda ubicar los refugios temporales, medir el tiempo en que se llega a ellos, preparar una mochila de emergencia, reparar techos, ventanas y paredes para evitar daños mayores en casa..

Ya tiene México Canastas Regionales del Bien Comer.

Conabio informó que se seleccionaron 12 propuestas provenientes de 10 estados de la República; éstas contienen base de datos, fotos, prototipo de la canasta regional, frases típicas locales, menús y recetarios.

Publican programas de manejo para ANP de Chiapas y BCS.

En el Área de Protección de Recursos Naturales La Frailescana se prohíbe entre otros aspectos, la ampliación agrícola de la frontera; y en el Parque Nacional Bahía de Loreto la minería y recorridos en vehículos motorizados..

Invitan a disfrutar serie televisiva de naturaleza mexicana.

Con "México megadiverso", "De raíces mexicanas" y "Ecosistemas de México", Conabio y Once Niños promueven los diversidad de flora, fauna y alimentos del país, así como el cuidado de la naturaleza y del medio ambiente..

Mostrando las entradas con la etiqueta relleno sanitario. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta relleno sanitario. Mostrar todas las entradas

martes, 4 de diciembre de 2018

Impulsan adecuada gestión de lixiviados en rellenos sanitarios

El gobierno de Jalisco elaboró un manual técnico en donde ilustra diversas maneras de desarrollar un balance hidrológico para la generación de estos líquidos para sitios de disposición final operativos o en etapa de diseño.

Con el objetivo de prevenir impactos ambientales negativos derivado del manejo inadecuado o deficiente de un sitio de disposición final, el 3 de diciembre, la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial de Jalisco (Semadet) publicó en su página web el primer manual técnico para la gestión de lixiviados en rellenos sanitarios del estado. 
Se trata de un documento que brindará herramientas a los gobiernos municipales, Sistemas Intermunicipales de Manejo de Residuos (SIMAR), Juntas Intermunicipales de Medio Ambiente (JIMA) y empresas privadas, para asegurar una gestión adecuada de lixiviados, considerando que aún existen muchos sitios de disposición final en la entidad. 
Por ejemplo, en el manual se ilustran diversas maneras de desarrollar un balance hidrológico para estimar la generación de lixiviados para sitios de disposición final operativos o en etapa de diseño; y se plantean varias metodologías que presentan distintos grados de certidumbre a la hora de generar estimaciones de estos líquidos contaminantes.
Esto es de suma importancia debido a que existen diversos factores en la selección del sitio, diseño del relleno, construcción y operación que tienen influencia sobre la generación de lixiviados y que deben ser tomados en consideración durante la planeación de estas obras. 
De esta manera, se busca que el documento permita mejorar las condiciones de manejo desde la parte de diseño de los rellenos sanitarios municipales, intermunicipales o privados, debido a que se ha detectado una deficiencia técnica importante a la hora de diseñar y dimensionar los equipos y medidas de contención de estos líquidos contaminantes.  
Cabe destacar que los sitios de disposición final deben generar y mantener actualizado un manual de operación y programas específicos de monitoreo, incluyendo de lixiviados, que la Semadet revisa, y cuya evaluación está apegado a lo establecido en la NOM-083-SEMARNAT-2003. 

Fuente: Semadet

lunes, 30 de mayo de 2016

¡Larga vida al Bordo Poniente!

Hasta 10 mil toneladas de basura se depositaban diariamente en este relleno sanitario.

Conocer el futuro de la zona donde se encuentra el Bordo Poniente es esencial para los habitantes del Valle de México, pues lo que empezó en los años 80 como relleno sanitario se convirtió en un peligro para el medio ambiente y la población circundante a él.

El Bordo Poniente fue creado en 1982, dentro de mil hectáreas que tenía concesionado el terreno de la zona federal del lago de Texcoco, y en una sección designada como Etapa I fue que se inició la disposición de residuos sólidos urbanos.

Esta área se extendió y dio origen a la Etapa II y Etapa III, con una altura que fluctuaba entre cuatro y seis metros, localizadas a la intercepción del Periférico Oriente y del acceso al circuito mexiquense, a la altura del Río de los Remedios.

Hasta ese momento, en la zona se hallaban tres celdas y, posteriormente, se agregó una cuarta celda, “que se le conoce con el nombre de GAM, que fue donde, en aquel entonces, el departamento del Distrito Federal hizo el depósito de los materiales de escombro del sismo de 1985”, indicó el exdirector del Organismo de Cuenca Aguas del Valle de México, Miguel Ángel Vázquez Saavedra.

En julio de 1994 se inauguró la Planta de Selección de Residuos Sólidos del Bordo Poniente; y es en 1995 cuando se desarrolla lo que actualmente conocemos como IV Etapa del Bordo Poniente, con una superficie aproximada de 375 hectáreas. Cuatro etapas que sumaron 680 de las 1 mil hectáreas.

Para su apertura, al terreno se le colocó una geomembrana para recibir los residuos sólidos y, posteriormente, se depositaron capas que después se cerrarían.

En cuanto a la clase de residuos que se llevaban al Bordo Poniente, “fundamentalmente eran residuos sólidos urbanos que generaba el Distrito Federal y parte de la zona metropolitana; es decir, de carácter orgánico e inorgánico”; pero se prohibía el ingreso de residuos sanitarios y material de demolición.

Su altura máxima tenía un límite, explicó el exdirector del Organismo de Cuenca Aguas del Valle de México, “la autorización original fue de 8 metros, posteriormente el gobierno del Distrito Federal convino junto con Semarnat el incremento a 12 metros en la periferia y 15 metros en la parte central”; por tanto, “se previó precisamente que la altura no rebasase los 12 metros y se marcó una separación del pie de talud del depósito con respecto a las estructuras [del sistema hidrológico del Valle de México]”.

En la Gaceta Oficial del Distrito Federal con fecha 15 de marzo de 2001, el Gobierno del Distrito Federal, a través de la Dirección General de Servicios Urbanos de la Secretaría de Obras y Servicios, hizo del conocimiento general su programa anual de Obra Pública a contratar para el ejercicio correspondiente de ese año:

Referente al Bordo Poniente, un proyecto ejecutivo de planta de lixiviados, un proyecto de perforación de pozos de biogás, el proyecto de impermeabilización multienzimática de 30 ha en el Bordo, entre otras actividades. En cuanto a obras de saneamiento en sitios de disposición final, se encuentra el desyerbe y conservación de áreas verdes 1er Etapa (50 ha).

En 2004 el Gobierno del Distrito Federal presentó a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) el Proyecto Ejecutivo de Clausura del Relleno Sanitario Bordo Poniente IV Etapa, para disponer adecuadamente de las más de 12 mil toneladas de basura; a lo cual, se le autoriza la clausura el 31 de julio de 2008, de acuerdo a los lineamientos ambientales para el control, el tratamiento y la disposición de lixiviados y biogás, así como para la protección de la infraestructura de drenaje.

LA PLANTA DE COMPOSTA

En ese mismo año, el Bordo Poniente tenía en operación una planta de composta con capacidad para procesar 200 toneladas por día de materia orgánica.

En 2005 el promedio anual de los residuos sólidos que ingresaban en la planta de selección del Bordo Poniente era de 42 mil 095, de los cuales recuperaban 2 mil 107.

Por otra parte, el manejo de lixiviados en las Etapas I y II se captaban a través de drenes subterráneos que abarcaron parte de su periferia y conducían el lixiviado hasta una planta de tratamiento fisicoquímico, ubicada en los linderos entre ambas etapas.

En la Etapa III había un sistema de captación en la totalidad de su perímetro equipado con cárcamos de concentración de donde el lixiviado se extraía con camiones cisterna de 35 m3 que lo transportan a la planta.

La forma en que se captaban los lixiviados en la IV Etapa fue a través de un dren subterráneo que iba en el perímetro de esta etapa con cárcamos a cada 100 metros. De estos cárcamos se extraía el lixiviado para su recirculación o disposición en las tinas de evaporación que se tenían en esta etapa.

En el manejo del biogás las tres primeras etapas contaron con pozos de venteo en toda su superficie; y para la IV etapa aún en operación se construyeron 199 pozos de extracción en el perímetro del mismo.

En 2006, el promedio anual de residuos sólidos que ingresaban en la planta de selección del Bordo Poniente era de 41 mil 783, de lo cual, se recuperaban 2 mil 256; para 2007 el ingreso era de 42 mil 570, con una recuperación de 2 mil 355.

El 13 de febrero de 2008 la Gaceta Oficial del Distrito Federal dio a conocer la cantidad de residuos sólidos generada diariamente: 12 mil 500 toneladas, de lo cual, 60% correspondía a residuos de tipo inorgánico y 40% a orgánicos. 

La principal fuente generadora de residuos eran las viviendas, con 47%; después el comercio con 29%; los servicios representaban 15%; y el restante equivalía a 9 por ciento.

La recolección de los residuos a cargo de las delegaciones consistía en que los residuos pasaran por alguna estación de transferencia y sólo una pequeña fracción de los mismos se recuperaba en las tres plantas de selección o se enviaba a las  plantas de composta del Distrito Federal. 

Al final, la mayor parte de los residuos eran dispuestos en el relleno sanitario Bordo Poniente, cuyo proceso de cierre estaba próximo a iniciarse.

En 2008, “al acabarse la autorización, con objeto de apoyar al Gobierno del Distrito Federal en el procedimiento del cierre se autorizan un par de meses más, que nos llevan al 2009; ahí, con algún recurso legal por parte del Gobierno capitalino se logra su extensión en tiempo”, comentó Miguel Ángel Vázquez.

“Y al haber perdido el litigio que había iniciado, en noviembre de 2010 se firma un convenio de concertación que es el que nos permite llegar al 2011, al 31 de diciembre de 2011 con el NO ingreso de residuos sólidos urbanos al sitio de disposición final”, indicó.

De ahí que el 22 de noviembre de 2010 se acordara con la Secretaría de Gobernación y el gobierno del Distrito Federal la reducción gradual del depósito de basura en el sitio. 

Posteriormente, el 13 de septiembre de 2011, la Comisión Nacional del Agua otorgó a favor del gobierno del Distrito Federal, el Título Concesión para cerrarlo e iniciar su saneamiento el 31 de diciembre de 2011.

Sin embargo, estando a punto de finalizar el tiempo establecido en el convenio firmado con el gobierno capitalino para el cierre del Bordo Poniente, aún no se había entregado los informes que detallaran el manejo de los desechos, el proyecto de cierre y el saneamiento del área, como manejo del biogás y el control de los lixiviados, informó el exdirector general del Organismo de Cuenca Aguas del Valle de México el 15 de diciembre de 2011 en un comunicado de prensa.

Respecto al apoyo que se le ha brindado al gobierno capitalino para el cierre del Bordo Poniente, Vázquez Saavedra comentó que les entregaron el Título de Concesión de 412 hectáreas de propiedad federal donde se localiza el Bordo para “implementar el proyecto de cierre y captación de biogás. Adicionalmente, a través del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras) y específicamente del Fonadin, se les dio a fondo perdido, 361 millones de pesos, con objeto de implementar un proyecto público-privado para el cierre”.

No obstante, tres meses antes de iniciar 2012, la Comisión Nacional del Agua (Conagua), mediante el Organismo de Cuenca Aguas del Valle de México, informó que el Gobierno del Distrito Federal no había cumplido a cabalidad el cierre definitivo de la IV Etapa del Bordo Poniente, pues de 14 acciones, faltaban 13 por cumplir.

UN RELLENO CONTAMINANTE

La situación actual del Bordo Poniente en apremiante, debido a los siguientes factores:

Uno, los lixiviados. Líquidos que se producen durante la degradación de la materia orgánica y que contienen alta concentración de sustancias tóxicas; especialmente los de metales pesados con una concentración de por lo menos 10 veces por encima de la Norma (NOM-001-Semarnat) mencionó el excoordinador de asesores de la dirección general de la Conagua, Daniel Chacón Anaya; los cuales, al filtrarse representan un gran riesgo de contaminación para el acuífero del lago de Texcoco.

Dos, la emisión de gases producto de la descomposición de los residuos depositados en el Bordo Poniente, como el metano y el bióxido de carbono, contribuyen a retener en la atmósfera el calor generado por la radiación solar y elevan su temperatura.

Tres, las plagas y microbios que se reproducen en el Bordo Poniente dispersados por el aire pueden causar problemas de salud en la población, específicamente en cuestiones respiratorias y gastrointestinales.

Cuatro, las casi 10 mil toneladas de basura que se depositaban diariamente en ese relleno sanitario originó grandes hundimientos del subsuelo que a su vez afectan al sistema de drenaje y aumentan el riesgo de inundación.

De ahí la “preocupación y ocupación de la Comisión Nacional del Agua en el sentido de tratar de cerrarla”, aclaró Vázquez Saavedra.

De hecho, cuando se abrió el Bordo Poniente se tomaron ciertas medidas preventivas “porque el Bordo está limitado en tres de sus lados por estructuras pertenecientes al sistema hidrológico del Valle de México, como son, el brazo izquierdo y brazo derecho del río Churubusco y el Dren general del valle. Estas estructuras permiten el desalojo de las aguas residuales y de las aguas pluviales de una gran parte de la zona metropolitana del valle de México”. 

De ahí “el vigilar, el estar al pendiente y hacer los análisis correspondientes sobre el tema de seguridad” de las estructuras del sistema hidrológico, que son las que le corresponde al Organismo de Cuenca Aguas del Valle de México.

Y añadió: “Pero aquí sí vale la pena hacer una aclaración, desafortunadamente por el tipo de suelo que son arcillas plásticas típicas de la zona del Valle de México del alta compresibilidad fue produciéndose un fenómeno de incrustamiento. 

"De tal manera que si tomamos en cuenta el espesor total que tienen los residuos sólidos urbanos en la información que el mismo gobierno del Distrito Federal nos ha proporcionado, se observa que hay un incumplimiento, toda vez que el espesor total incluyendo la parte incrustada tenemos alturas hasta de 25 metros”.

El Organismo de Cuenca Aguas del Valle de México insiste “en que se cumpla lo resolutivo de Semarnat y que se cumpla el convenio de concertación que se tiene con el gobierno del Distrito Federal”.

De las acciones que se llevaron a cabo en cada una de las etapas “de acuerdo a lo que existía de la normatividad de aquella época se fueron cerrando” y actualmente esas extensiones están debidamente cerradas, bautizadas, forestadas e inclusive hay instalaciones deportivas que alojan estos sitios, exteriorizó Vázquez Saavedra.

Sin embargo, de la IV Etapa, a marzo de 2012, aún no se habían compartido los estudios formulados por el gobierno del Distrito Federal para conocer el proyecto de extracción de biogás, sólo se tenía conocimiento de que en febrero, de ese mismo año, se divulgó la licitación pública internacional para la captura del gas metano en el Bordo Poniente, y que hasta junio se conocería el nombre de la empresa ganadora.

Pasó el año 2013, 2014, 2015 y en lo que va del año 2016, el tema del Bordo Poniente aún está en pausa, y continúa siendo un foco rojo de contaminación para el ambiente y la población.

En tanto, ¿cómo puede contribuir la ciudadanía en el mejoramiento de su entorno?

Miguel Ángel Vázquez Saavedra, exdirector del Organismo de Cuenca Aguas del Valle de México, comentó al respecto: “Como residentes que somos todos de la zona metropolitana del Valle de México y que me incluyo, me parece que el tema de la separación de la basura, el adecuado manejo de la misma, el evitar tirarla en la calle, el hacer una selección adecuada, campañas que ha implementado el gobierno del Distrito Federal, tienen que redundar en beneficio de una nueva cultura en el manejo de los residuos sólidos urbanos”.

Fuente: Mira tu México