Mira tu México: sociedad y ambiente

¿Qué hay detrás de un Centro Ecoturístico?

ENTREVISTA. El especialista Luis Toriz Bonfiglio explicó que la consolidación de un negocio de este tipo requiere de tiempo, capacitación, paciencia y pasión por la actividad y el cuidado de los recursos naturales.

Ya tiene México Canastas Regionales del Bien Comer.

Conabio informó que se seleccionaron 12 propuestas provenientes de 10 estados de la República; éstas contienen base de datos, fotos, prototipo de la canasta regional, frases típicas locales, menús y recetarios.

Publican programas de manejo para ANP de Chiapas y BCS.

En el Área de Protección de Recursos Naturales La Frailescana se prohíbe entre otros aspectos, la ampliación agrícola de la frontera; y en el Parque Nacional Bahía de Loreto la minería y recorridos en vehículos motorizados..

Invitan a disfrutar serie televisiva de naturaleza mexicana.

Con "México megadiverso", "De raíces mexicanas" y "Ecosistemas de México", Conabio y Once Niños promueven los diversidad de flora, fauna y alimentos del país, así como el cuidado de la naturaleza y del medio ambiente..

Mostrando las entradas con la etiqueta sociedad y ambiente. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta sociedad y ambiente. Mostrar todas las entradas

lunes, 12 de noviembre de 2018

Campañas ambientales, ¿son algunas personas inmunes a éstas?

ENTREVISTA. La doctora Martha Sánchez explicó los factores que limitan nuestras acciones; la posibilidad de modificar hábitos en personas adultas; crear buenas prácticas en niños que carecen de ejemplo ambiental en su círculo familiar; qué tan recomendable es usar la hipnosis; y cómo lograr una campaña ambiental exitosa.

“Sin popote está bien”, “Basura Cero”, “Sin moño y sin bolsita por favor”, “Salvemos a la vaquita marina”, son algunas de las campañas que se han lanzado en México para promover el cuidado de los recursos naturales,  de la flora y fauna, así como evitar que continué el deterioro del medio ambiente. Sin embargo, así como hay quienes han aplicado medidas ambientales y han modificado su estilo de vida, hay quienes continúan con hábitos como tirar basura o desperdiciar agua. Ante esto, ¿por qué las campañas ambientales tienen un efecto diferente en las personas?

Al respecto, la doctora Martha Patricia Sánchez Miranda, investigadora en la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Nuevo León, explicó en entrevista para Mira tu México, cuáles son los factores que influyen para que una persona perciba de diferente manera un mensaje ambiental; también, si será posible cambiar los hábitos de una persona adulta; qué alternativa existe cuando en un círculo familiar se carece de hábitos ambientales desde los abuelos; qué tan recomendable es usar la hipnosis para generar buenas prácticas; y cómo lograr una campaña ambiental exitosa.

Mira tu México (MTM): ¿Por qué las campañas ambientales no tienen el mismo efecto en las personas, considerando que hay quienes todavía continúan tirando basura o desperdiciando agua sin ningún remordimiento?

Martha Patricia Sánchez Miranda (MPSM): Sin lugar a dudas, no hay respuestas fáciles para el comportamiento que los seres humanos tenemos, y no es la excepción para las cuestiones de la conducta que tenemos hacia el ambiente.
Existen múltiples factores que limitan nuestras acciones, las investigaciones indican que algunas de las limitaciones pueden ser: Cognitivas, que se refieren a como nuestros pensamientos nos llevan a hacer un uso desmedido de los recursos naturales, al pensar que nunca se van a terminar. Ideológicas, por ejemplo, creer que el poseer un estatus económico determinado no va limitar nuestro comportamiento de consumo. Comparación con otros, al estar en constante contrastación de nuestras acciones y situaciones con la de los demás. 
Altos costos, porque invertir en productos caros nos lleva a negar las desventajas de poseerlo o de haberlo adquirido. Incredulidad hacia los políticos e investigadores, creando desconfianza en la información y propuestas que se realicen. Riesgo percibido, el creer que realizar una conducta pro-ambiental va provocar algún problema en nuestra vida cotidiana. Conductas limitadas, las ideas generadas al pensar que por hacer una conducta pro ambiental, ya no es necesario hacer otras acciones.

MTM: ¿Puede un ser humano hacerse inmune a mensajes ambientales repetitivos?

MPSM: Más que hablar de una inmunidad, sí de una desensibilización. Cuando se realiza como cotidiano, pierde la novedad y se considera que es parte de nuestra vida y que es normal, lo que lleva a ya no prestar atención a esa información, provocando la minimización y con ello, dejar de actuar. En el momento que existe una información sobresaliente, se vuelve novedosa y se puede llevar a la acción. Esto sería un buen ejemplo de una limitación de tipo cognitiva.

MTM: ¿Por qué los mensajes publicitarios para comprar ropa, alimentos procesados o tecnologías tienen mayor impacto que las de cuidar el medio ambiente, a pesar de que cuidar los recursos naturales es una necesidad, pues sin ellos no sería posible vivir?

MPSM: Desafortunadamente los mensajes de cuidar los recursos naturales que se manejan no son tan atractivos y generalmente, los vemos como situaciones ajenas a nosotros. A diferencia de la mercadotecnia utilizada en productos como objetos personales y tecnológicos, se manejan como necesidades básicas; y uno de los recursos más empleados es el vender la idea de dar un cierto prestigio y sobre todo, obtener satisfactores emocionales. 
Cuidar el agua, por ejemplo, la información es cuidarla para seguir teniéndola, pero no el impacto del no tenerlo. Además, si se presentan las imágenes de falta de agua, se observan imágenes de lugares rurales o en zonas marginales, por lo tanto, se ve alejado para muchos. 

MTM: ¿A qué edad es recomendable empezar a inculcar el cuidado del medio ambiente para que las personas crezcan con esta cultura?

MPSM: Los hábitos se comienzan desde los primeros años de vida. Si se les enseña a cuidar el entorno ya sea por observación de lo que hacen los padres o motivándolo a realizar las acciones,  los niños y niñas lo van a ver como algo natural y se estaría almacenado en su memoria como un hábito,  posibilitándolo para que lo realice durante toda su existencia. Recordar que el ejemplo es la mejor forma de enseñar.

MTM: ¿Cómo lograr un cambio de actitud en personas adultas que ya están acostumbradas a desperdiciar agua o tirar basura en las calles, para que sean sensibles a la conservación del medio ambiente?

MPSM: Una vez que se ha establecido un hábito es difícil de cambiar pero no imposible. Una estrategia que se ha utilizado es la persuasión, esto es, manejando la información de las consecuencias de los actos, pero también, el mostrar que no es imposible y que cada uno de nosotros podemos hacerlo. También el invitar a la reflexión de las acciones que realizamos y comenzar a plantear estrategias de acciones que pueden ayudar a cambiar nuestras actitudes hacia el ambiente.

MTM: Si dos generaciones, es decir, abuelos y padres, no han tenido una cultura ambiental, ¿cómo se puede lograr que sus hijos cuiden el ambiente, considerando que por el ejemplo se rigen y ellos carecen de ello en su círculo familiar?

MPSM: Si bien, el ejemplo es una fuente de enseñanza, en la adolescencia los jóvenes comienzan a establecer sus propios criterios y ser críticos con las acciones de sus padres y abuelos, de ahí la importancia de los mensajes pro-ambientales se den por personas que son figuras públicas importantes para ellos. 
Además, la educación formal e informal siempre será un recurso importante. En la educación se pueden adquirir los conocimientos acerca de nuestro entorno y nos ayuda a comprender que existe una relación muy estrecha entre nosotros y nuestro ambiente, y cada vez que alteramos nuestro entorno, esto va a impactarnos.

MTM: En una época tan acelerada como la nuestra, ¿cómo captar la atención de las personas y generar en ellos un cambio de mentalidad para que cuiden el medio ambiente?

MPSM: Una forma de llegar a las personas jóvenes debe ser a través de las redes sociales, donde se ilustre lo que ocurre en su comunidad y en el resto del mundo. Pero lo más importante es que la información y /o acciones sean presentadas por personas que son valoradas por la comunidad y tienen credibilidad para los que reciben el mensaje y sea una invitación a la imitación. Esta acción sería una forma de utilizar esa capacidad que tenemos los humanos de estar comparándonos y sacar la ventaja de realizar acciones en pro del planeta.

MTM: ¿Podría usarse la hipnosis para inducir en el ser humano una acción positiva hacia el medio ambiente? ¿Sería legal?

MPSM: Sí, es un recurso que se puede utilizar, sin embargo hay que tomar en consideración algunos puntos: Por un lado, no todas las personas son susceptibles a ser hipnotizadas y por otro lado, que éste debe ser bajo la condición del consentimiento de las personas que van a ser hipnotizadas, ya que no es legal ni tampoco ético utilizar mensajes fuera de la conciencia de las personas a las que va dirigido el mensaje, aun cuando sea para un fin loable, ya que se pudiera utilizar para otras finalidades.

MTM: ¿Qué imágenes pueden utilizarse en los mensajes ambientales para que motiven a las personas a tomar acción?

MPSM: Definitivamente, las imágenes que se deben de manejar son las consecuencias que se viven dentro de nuestra comunidad cuando no se tiene el cuidado del ambiente, mostrando el desequilibrio de nuestro entorno y contrastarlo con los ambientes donde aún hay un equilibrio.

MTM: ¿Cuál es su mensaje a la sociedad?

MPSM: Invitar a todos los que nos están leyendo a sumarse en realizar acciones en pro del ambiente, recordar que la responsabilidad no es de los demás, nosotros podemos hacer algo, así como exigir a nuestras autoridades establecer leyes que realmente se cumplan para llegar a la sustentabilidad.

Fuente: Mira tu México

lunes, 10 de septiembre de 2018

¿Deberían los jóvenes elegir una carrera ambiental?

ENTREVISTA. La doctora Mercedes Manzano dijo que se debe hacer una introspección para identificar motivaciones y habilidades, por ejemplo, involucrarse en actividades de ciencia y tecnología durante eventos que se realizan en el país puede ampliar su panorama para elegir una carrera científica.

Debido a las consecuencias del cambio climático, en los últimos años el cuidado del medio ambiente ha cobrado mayor relevancia y más personas se suman a emprender acciones individuales que contribuyan a resolver esta problemática, incluso, ha sido un aspecto relevante en la decisión de algunos jóvenes al momento de elegir una carrera profesional. 

De acuerdo con la doctora Mercedes Marlenne Manzano Sarabia, investigadora en la Facultad de Ciencias del Mar de la Universidad Autónoma de Sinaloa, “las últimas generaciones ya tiene una noción más clara de la importancia de conservar los ecosistemas. Considero que esta característica de las nuevas generaciones todavía se va acentuar más”.

Explicó que en ocasiones no son muy gratas las noticias en materia de conservación, pero “también hay buenas relacionadas justo con jóvenes que se están involucrando en temas de conservación, en sus diferentes ámbitos, ya sea en el océano o en tierra. En el caso de los manglares he visto gratamente que existe más interés en años recientes en esas especies tan importantes”.

Sin embargo, consideró de suma importancia que al momento de elegir una licenciatura, los jóvenes hagan una introspección sobre sus motivaciones y habilidades, porque eso es clave para tener éxito en el campo que elegirán.

“No importa si quieren ser científicos o quieren dedicarse a otra profesión, pero que lo decidan en función de lo que les gusta, porque finalmente ese va a ser el motor para plantear proyectos y concluirlos satisfactoriamente. Por ejemplo, no puedes trabajar con manglares si no te gusta trabajar en el lodo y en ambientes con altas temperaturas y humedad, pero cuando te apasiona tu trabajo, no te importa estar en esas condiciones, ya que estás justo haciendo lo que te apasiona.

“Creo que para los jóvenes el hecho de que se empiecen a involucrar en ejercicios y actividades en términos ambientales, les puede abrir el panorama para decidir en un momento dado, el seguir una carrera científica, particularmente en las que se refieren a Ciencias Biológicas o Ciencias de la Tierra".

Respecto a la oferta laboral en materia ambiental, destacó que “cuando te apasiona lo que estás haciendo, los mercados laborales se abren tarde o temprano, porque al final tu trabajo va a hablar por ti y va a ser el que va a permitir que se abran oportunidades. Actualmente, se requieren más profesionistas con perfiles enfocados en Ciencias Ambientales, siendo una ventana de oportunidad para las nuevas generaciones”.

Por otra parte, un factor que sería idóneo impulsar en las escuelas para atraer más a los jóvenes hacia el cuidado de los recursos naturales, es el invitar con mayor frecuencia a investigadores, a expertos en los temas.

“Soy bióloga y decidí serlo cuando vi la película Gorilas en la Niebla, hace ya muchos años. Entonces, el hecho de ver un documental o de tener una plática, un acercamiento con un investigador puede despertar el interés en los jóvenes para decir ‘quiero ser biólogo, quiero ser ecólogo o trabajar como ingeniero ambiental’. Creo que a partir de estas experiencias surgen las motivaciones que incidirán en la formación personal y/o profesional de cada persona”, agregó la investigadora Marlenne Manzano.

Fuente: Mira tu México

martes, 5 de junio de 2018

“No se puede valorar lo que no se entiende”: Lorenzo Rosenzweig

ENTREVISTA. El director general del Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza explicó que cuando no se ha tenido contacto con la naturaleza llega haber indiferencia, por lo que consideró importante que las disposiciones de desarrollo urbano exijan incrementar espacios verdes en las ciudades.

De acuerdo con el Informe Mundial de las Naciones Unidas Sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos 2018, si trabajáramos con la naturaleza en lugar de en contra de la misma, mejoraría el capital natural y respaldaría una economía circular competitiva y eficiente en el uso de los recursos. Entonces, ¿a qué se debe que en ocasiones las personas, principalmente los que viven en las ciudades, se muestran indiferentes al cuidado del medio ambiente? 

“Porque no están conectados o no han disfrutado [la naturaleza]. No se han beneficiado de los entornos naturales y las mejoras que pueden traer en nuestro estado de ánimo, en nuestra salud”, expreso para Mira tu México, el director general del Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza (FMCN), Lorenzo Rosenzweig Pasquel.

Explicó que simplemente por el tipo de modelo económico o el desarrollo que se tiene, “la gente se concentra en las ciudades, y realmente a lo único a lo que puede aspirar es a un buen espacio verde, a un parque, pero nada se compara con estar en contacto con la naturaleza. Entonces, considero que ése es un factor: No se puede valorar lo que no se entiende y lo que no se disfruta, lo que no se tiene accesible”.

Tan sólo algunos de los beneficios que produce la naturaleza son hacia nuestra salud, y no se trata de un tema esotérico, pues está comprobado en diversas investigaciones. “Hay estudios a nivel mundial que pasar tiempo en espacios naturales tiene efectos muy positivos en la salud, desde el ritmo cardiaco hasta la producción de endorfinas, y  hasta mejora de las capacidades intelectuales”.

Por tal motivo, el ingeniero Rosenzweig consideró necesario que en las ciudades se haga un esfuerzo por tener una gran cantidad de espacios verdes. “Todas las disposiciones de desarrollo urbano, de ordenamiento urbano y de zonificación deberían ser cada vez más exigentes de incrementar esos espacios”. 

Por otra parte, en materia de biodiversidad in situ, en las áreas protegidas y en espacios silvestres, consideró necesario “seguir cuidando el capital natural que nos queda, darles un muy buen gerenciamiento a las áreas protegidas, establecer y facilitar el acceso a las áreas protegidas sin que eso conlleve un impacto a las mismas. 

“Ese contacto y esa facilidad, sobre todo, a través del turismo, de nuestros connacionales, puede empezar a traer un cambio. Nada tiene una solución simple, siempre son múltiples opciones, múltiples soluciones las que tenemos que aplicar, pero una con la que no fallamos es cuidar el patrimonio natural que nos queda en los diferentes instrumentos de política pública, pero también hacerlos accesibles de una manera ordenada y responsable a la ciudadanía”, agregó.

CONECTANDO A LA JUVENTUD CON LA NATURALEZA

El director general del FMCN, Lorenzo Rosenzweig, explicó que  independientemente del trabajo que emprenden en tres líneas programáticas importantes para la conservación del medio ambiente: mares y costas, bosques y selvas, y áreas protegidas,  también cuentan con un programa de desarrollo de liderazgo, desde hace diez años, para que jóvenes de menos de 35 años, puedan participar y fortalecer su proyectos así como sus ideales de conservación. “Nosotros les damos las herramientas profesionales de gestión y particulares al proyecto que están haciendo”.

Por otra parte, en su área de Comunicación tienen una serie de proyectos en donde están generando contenidos de biodiversidad. “Por ejemplo, tenemos un programa de Cineminutos con Cinépolis y Fomento Ecológico Banamex, donde creamos pequeños documentales, pequeñas piezas de un minuto que luego se pasan en las salas de cine y que invitan a las personas, a los muchachos a reflexionar sobre el tema de la conservación”.

Adicionalmente, cuentan con publicaciones de los programas que manejan que “incluyen manuales de educación ambiental para niños rurales, con el tema costero o el tema de la Mariposa Monarca”, lo cual acerca a los niños y a los jóvenes a la conservación de la naturaleza.

Con todo lo anterior, el director general de FMCN refirió que la respuesta por parte de niños y jóvenes a estos proyectos se miden en muy largo plazo, “pero hemos visto una maravillosa respuesta con niños y van desde temas tan simples e importantes como la recolección de plásticos en las playas, hasta temas sofisticados. Los niños en todo esto se fascinan y aman la naturaleza”, manfiestó. 

Fuente: Mira tu México

martes, 20 de marzo de 2018

Ciencia ciudadana: una contribución a la solución de problemas ambientales

ENTREVISTA. La doctora Claudia Monzón explicó que los ciudadanos podemos contribuir al cuidado del ambiente a través del monitoreo de los recursos naturales, para saber en qué dirección están cambiando y tomar decisiones informadas.


Debido al ritmo acelerado en la vida de las personas, la mayoría llega a olvidar lo importante que es la naturaleza (árboles, agua, animales), para el ser humano. Sin embargo, las consecuencias del cambio climático han hecho que algunos ciudadanos se preocupen y busquen la manera de contribuir a la conservación del medio ambiente para detener su deterioro.

Ante ello, la doctora Claudia Monzón Alvarado, catedrática del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), en el Colegio de la Frontera Sur Campeche, en entrevista para Mira tu México, destacó que en las zonas urbanas es clave reconectarse con la naturaleza. Pero, para quienes ya tienen ese interés de incidir de alguna manera en el uso sustentable de los recursos naturales, una manera innovadora de contribuir es a través de la ciencia ciudadana.

“El medio ambiente está cambiando, pero no podemos saber necesariamente en qué dirección está cambiando o en qué medida está cambiando si no hacemos un monitoreo de estas condiciones que nos interesan.

“El monitoreo tradicionalmente lo hacen, por ejemplo, la Conagua, la Conafor o la academia, pero sabemos que es costoso y no necesariamente se da la continuidad en la colecta de datos. Entonces, algo interesante es considerar cuál es el papel que pudiéramos tener como ciudadanos en hacer el monitoreo de ciertos elementos de interés”.

La investigadora Claudia Monzón explicó que la ciencia ciudadana incluye la generación de teorías e hipótesis, así como la colecta y análisis de datos a partir de la participación de las personas en general. “Muchas iniciativas de ciencia ciudadana se centran en capacitar a ciudadanos para que sean ellos quienes lleven un registro sistemático de observaciones, es decir, hagan monitoreo de las variables de interés local”.

Pero, además de ser instrumental en la colecta de datos y un mecanismo para sensibilizar a los participantes sobre la importancia de los recursos naturales, la ciencia ciudadana es vista como un movimiento para hacer más democrático el proceso de producción de conocimiento.

“La ciencia ciudadana reconoce la importancia del conocimiento local, así como la idea de que la ciencia no es exclusiva de los académicos. En la producción de conocimiento debemos todos reflexionar sobre quiénes y cómo se determinan las agendas de investigación o las problemáticas y variables que se desean monitorear”.

Incluso, esta iniciativa puede ser un mecanismo para hacer visible las problemáticas locales, además de ser un catalizador para transitar hacia la toma de decisiones basadas en evidencias construidas desde las bases e intereses locales, manifestó la doctora Monzón Alvarado.

En este contexto, se han conformado grupos de monitoreo, muchos denominados Observatorios, que se centran en intereses temáticos como el agua, las aves o el café, o bien, en espacios delimitados geográficamente como ciudades, estados o cuencas.

De hecho, estos Observatorios son objeto de estudio de la doctora Monzón debido a que considera de suma importancia analizar su proceso de diseño e implementación para identificar las estrategias y prácticas que han sido más efectivas para alcanzar los objetivos de los observatorios.

“Estas iniciativas comparten el interés por generar información sobre los cambios socio-ambientales que permita la toma de decisiones informadas. Parte de los retos de estas iniciativas incluyen asegurar fondos para operar, darse a conocer así como en promover y mantener el interés por parte de los ciudadanos para colaborar en este tipo de proyectos”.

ORGANIZACIÓN EN EL MONITOREO CIUDADANO

De acuerdo con la doctora Claudia Monzón, es muy importante la manera en cómo nos coordinamos entre los diferentes sectores, porque no sólo se trata de que un ciudadano lo desee y se ponga a colectar datos, sino “cómo se coordina con otros ciudadanos y cómo se coordina con otros sectores en la academia o en el gobierno para hacer estos sistemas de monitoreo de lo que se conoce como la ciencia ciudadana”.

Ejemplo de ello es Naturalista, una iniciativa impulsada por la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), cuya página permite que todas las personas puedan aprender sobre plantas y animales de México y el mundo, además de permitir que los ciudadanos registren y compartan lo que observan en la naturaleza, ayudando a incrementar el conocimiento científico.

La doctora en Geografía por la Universidad de Florida destacó que como este proyecto, “empiezan a salir otros esfuerzos similares, donde organizaciones civiles o académicas capacitan a ciudadanos en qué debemos de observar, qué debemos de monitorear, cómo hacerlo de manera sistemática y cómo definir los mecanismos para compartir los datos”.

Incluso, un siguiente paso es que una vez que los ciudadanos proporcionen datos, otros sectores analicen esos datos y le devuelvan la información procesada a los ciudadanos para que sigan en este proceso de tomar conciencia del cambio ambiental que está ocurriendo.

“Es una opción útil para seguir generando esta conciencia de los cambios ambientales y hacer partícipes a los ciudadanos de este proceso, no sólo observar hacia donde están cambiando los recursos naturales, sino cuál es nuestro papel en estos cambios, cómo nos queremos posicionar dentro de ese cambio, es decir, nosotros estamos afectando los recursos pero también podemos tomar decisiones  distintas que favorezcan a la recuperación de esos recursos”, manifestó.

GOBERNANZA AMBIENTAL Y SU IMPORTANCIA

Para que una iniciativa enfocada a la conservación de los recursos naturales tenga éxito, es fundamental que el país cuente con una adecuada gobernanza, en donde la población juega un papel esencial con su participación.

De acuerdo con la especialista Claudia Monzón Alvarado la gobernanza se puede comprender “como un proceso en el que diferentes actores se ponen de acuerdo para lograr un bien común”. Ese proceso incluye la definición de reglas, de sistemas de monitoreo y de sanciones en caso de que no se cumplan las reglas.

Aunque la definición de reglas no es necesariamente armónica porque los actores (los que están dentro del gobierno, en diferentes sectores productivos, la sociedad civil, la organizada y la no organizada, los habitantes en general, la academia, las asociaciones privadas), tienen diferentes posiciones, intereses y agendas.

Por otra parte, la gobernanza ambiental también se puede comprender como un estado deseable, “en ese caso la buena gobernanza habla, por ejemplo, de tener instituciones y autoridades legítimas que hagan sentido para la población o para las personas que participan dentro de ese sistema”, siendo transparencia, rendición de cuentas, legitimidad, participación y equidad, criterios de buena gobernanza.

 “Podemos pensar, por ejemplo, qué tan regulada está la producción de alimentos en cuanto al uso de agroquímicos. Existe una ley general de equilibrio ecológico así como normas oficiales, pero existen ciertos vacíos legales que pueden prestarse a diversas interpretaciones según la agenda de cada actor. No siempre hay claridad y entonces la interpretación de las reglas es subjetiva, puede beneficiar a uno o a otro, y se pierde el principio de que las reglas deben estar orientadas hacia garantizar el bien común”.

Por tal motivo consideró que para lograr una buena gobernanza es necesario analizar las reglas existentes, no solamente desde la cuestión social de cómo estas reglas se interpretan en diferentes culturas o en diferentes formas de organización, sino también en cómo éstas se ajustan a los diferentes sistemas ambientales, qué tan efectivas están siendo y qué consecuencias inesperadas están ocurriendo a raíz de su implementación, a fin de ir haciendo recomendaciones de cómo se deberían ir ajustando para alanzar el objetivo para el que fueron diseñadas.

Aclaró que a pesar de que hay diferencias en la gobernanza de zonas urbanas y de zonas rurales simplemente por el tipo de reglas que aplican a estos contextos y por los actores que intervienen, existen temas como el acceso al agua y sanidad, que son temas comunes no importa si se vive en una ciudad o en el campo; además, pensando en la gobernanza como un estado deseado, los criterios de buena gobernanza serían similares, independientemente de que si es una zona urbana o rural.

Fuente: Mira tu México

martes, 24 de octubre de 2017

Expertos dicen no a Parque Nacional Revillagigedo

REPORTAJE. Investigadores, científicos y conservacionistas explicaron que ampliar la protección marina y prohibir la pesca puede proponerse en el actual decreto como Reserva de la Biosfera sin necesidad de cambiar su categoría; tampoco debe permitirse el turismo. 

Parque Nacional RevillagigedoDespués de que el 7 de septiembre, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), pusiera a consulta pública el Estudio Previo Justificativo (EPJ) para el Establecimiento del Área Natural Protegida (ANP) Archipiélago de Revillagigedo, a fin de cambiar su categoría actual de Reserva de la Biosfera a Parque Nacional, a través de la página web Revillagigedo, diversas organizaciones conformadas por investigadores, científicos y conservacionistas, destacaron el esfuerzo del gobierno para ampliar la protección marina de esta Área Natural Protegida (ANP), y prohibir en su totalidad la pesca, pero, para ello, no es necesario cambiar su categoría.

“Consideramos que no es necesario cambiar su categoría de conservación actual de Reserva de la Biosfera, a un Parque Nacional. Basta tan sólo con extender el área núcleo para ampliar la protección del área marina”, manifestaron.

Además, indicaron que “la parte terrestre de las cuatro islas debe mantenerse como área núcleo de la actual Reserva de Biosfera y no fomentar el desarrollo turístico que llevará a inhabilitar el certificado de Patrimonio Mundial de la Naturaleza recientemente otorgado por la UNESCO para este ejemplar archipiélago”.

CAMBIO DE CATEGORÍA

Red Nacional de Áreas Naturales Protegidas Renanp-Conacyt, Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza (FMCN) , Grupo de Ecología y Conservación de Islas, así como Mares Mexicanos y National Geographic Pristine Seas, celebraron la acción del gobierno de ampliar la zona de protección del Archipiélago de Revillagigedo y de prohibir totalmente la pesca, para lo cual, explicaron que sólo se requiere plantear estos cambios al actual decreto, dado que el EPJ cuenta con los argumentos suficientes para que se realicen sin necesidad de cambiar su categoría a Parque Nacional.

"Si bien es altamente loable incrementar la superficie de protección marina alrededor de las cuatro Áreas Núcleo de la Reserva de la Biosfera Archipiélago de Revillagigedo, para ello no es necesario cambiar su categoría de conservación actual de Reserva de la Biosfera, a un Parque Nacional", refirió el doctor Alfredo Ortega Rubio, coordinador de Red Nacional de Áreas Naturales Protegidas Renanp-Conacyt. 

De igual manera, integrantes de Mares Mexicanos y National Geographic Pristine Seas, a través de una carta enviada a Conanp y a Semarnat, citaron de manera textual lo que el documento del EPJ establece para cambiar de categoría a Revillagigedo: 


Se pretende eliminar los impactos ecológicos de la pesca comercial, de la flota palangrera y la flota atunera en la zona de Revillagigedo. En este sentido, el parque nacional propuesto tendría la capacidad de asegurar la sustentabilidad de la industria pesquera, la conservación de la biodiversidad y un desarrollo ecoturístico sostenible y de alto valor agregado. (página 118)


“Sin más, el documento no tiene otra justificación jurídica para que se dé el cambio de régimen de protección”, refieren; y aunque coinciden con la propuesta del EPJ de pasar de sólo seis millas de prohibición pesquera a un polígono que abarca un radio de 40 millas náuticas alrededor de las cuatro islas del Archipiélago, “hasta ahora no encontramos ninguna razón para que esta protección se dé en el marco de la zona núcleo de la Reserva de la Biosfera”.

Ante ello, citaron que los artículos 49, 50, 51, 62, 63 y 64 del Reglamento de la Ley General Del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente en Materia de Áreas Naturales Protegidas, establecen que la Semarnat puede proponer al titular del Ejecutivo Federal la modificación de la declaratoria de una ANP ante alguna situación que ponga en riesgo el cumplimiento para su conservación.

Ello quiere decir, que puede hacerse la propuesta de modificación al mismo decreto de la Reserva de la Biosfera para el cambio de extensión, delimitación y usos o actividades que podrán restringirse; incluso la información contenida en el actual EPJ contiene la información necesaria para solicitar la ampliación del área núcleo de la Reserva de la Biosfera, motivo por el cual “no vemos ninguna razón para solicitar el cambio de protección” a Parque Nacional.

Otro aspecto que les resulta preocupante es la falta de una zonificación clara en el EPJ, porque “la Propuesta de Manejo del Área presentada en el estudio es vaga, difusa y no contiene una definición clara de la zonificación propuesta para el área protegida. Al hacerlo así, implícitamente abre las puertas a posibles modificaciones en las actuales zonas núcleo de la Reserva de la Biosfera ya existente”.

Ante ello, consideran que la gestión de la nueva área protegida propuesta para Revillagigedo deberá estar orientada al cumplimiento de los objetivos de conservación y aprovechamiento ya establecidos en la actual Reserva de la Biosfera.

“La ampliación de la zona marina protegida no puede abrir las puertas a un retroceso en los niveles de conservación actualmente existentes en el área terrestre de las islas. Proponer un cambio de protección a un Parque Nacional puede abrir las puertas al desarrollo urbano-turístico de las islas, contradiciendo la certificación de Patrimonio Mundial de la UNESCO para el Archipiélago”, recalcaron.

Incluso, recordaron que el propio secretario de Medio Ambiente ha manifestado correctamente en distintas oportunidades, que los niveles de endemismo y rareza ecológica en la parte terrestre del archipiélago son extremadamente elevados, y por eso muchas personas han comparado al Archipiélago de Revillagigedo con el de las Galápagos.

Sin embargo, Islas Galápagos es ejemplo de que los intentos por lograr desarrollos urbanos para atraer el turismo ecológico ha tenido impactos fuertemente negativos sobre el ecosistema insular y ha dañado de manera severa el prestigio que tenían las islas como ecosistema prístino capaz de atraer turismo científico y ecológico del más alto nivel, a tal grado que, actualmente, el gobierno de Ecuador está haciendo inmensos esfuerzos para revertir estos errores y proteger la diversidad de las islas.

Por su parte, Ek del Val de Gortari, investigadora del Instituto de Investigaciones en Ecosistemas y Sustentabilidad de la UNAM, en Morelia,  destacó la falta de claridad para realizar el cambio de categoría de Revillagigedo, dejando ver solamente el aprovechamiento turístico en la zona.

"No quedó muy claro por qué quieren hacer la transformación de su categoría [...] pero según entiendo, más bien, en Revillagigedo lo que quieren es que una parte del área núcleo de la Reserva de la Biosfera, donde no se podía llevar a cabo ningún tipo de actividad, ahora puede entrar gente e ir como turistas y hacer ese tipo de actividades, lo cual no sería para nada bueno en esta Reserva de la Biosfera.

"Porque tiene muchas especies que están protegidas y están en peligro de extinción, inclusive, ya recuperaron poblaciones de aves que antes estaban casi extintas. Entonces sugeriría que se mantuviera así", expresó la doctora Ek del Val.

TURISMO SUSTENTABLE NO ES VIABLE EN REVILLAGIGEDO

Respecto a la intención de impulsar el ecoturismo o turismo sustentable en Islas Revillagigedo, el EPJ hace algunas menciones, como:


Desde hace más de dos décadas, las islas del Archipiélago de Revillagigedo son visitadas regularmente por buceadores deportivos que pagan hasta $3,000 dólares por persona, para observar a estos magníficos animales, por lo que constituye un potencial subexplotado. (página 69)

Sus condiciones prístinas la convierten en un laboratorio natural para estudiar los fenómenos de colonización, dispersión y adaptación de diversas especies. También, el archipiélago y sus aguas marinas circundantes representan un activo natural con un gran potencial para el desarrollo de un turismo de alta calidad centrado en la apreciación de la naturaleza. (página 77)

Particularmente, cabe destacar que el decreto de esta ANP tendría como una de sus consecuencias el aumento en la biomasa de poblaciones de túnidos, lo que conllevaría una inversión con elevados rendimientos anuales [...] Ello, independientemente del valor económico que el parque puede representar como un destino de turismo con un elevado gasto por visitante. (página 118)


“Evidentemente la propuesta de cambio de figura de protección de Reserva de la Biosfera a un Parque Nacional tiene el fin expreso de fomentar en las Islas el turismo (competencia de la Secretaría de Turismo) y no tiene el objetivo de incrementar la conservación de la biodiversidad de las mismas”, manifestó el doctor Alfredo Ortega Rubio, coordinador de Red Nacional de Áreas Naturales Protegidas Renanp-Conacyt.

“Ni siquiera se tiene el pretexto para pretender derogar su categoría de conservación, a un Parque Nacional, para fomentar el turismo en beneficio de los pobladores locales, simplemente porque en esta Reserva de la Biosfera no existen pobladores locales”.

A través del documento enviado a la Semarnat en respuesta al EPJ, el doctor Alfredo Ortega subrayó que las cuatro islas constituyen actualmente las Zonas Núcleo de la Reserva debido a que son ecosistemas extremadamente frágiles, son únicas por la riqueza, el nivel y grado de endemicidad de su flora y fauna, y están en estado de recuperación, por lo que es relevante que se mantengan como áreas núcleo, en donde las únicas actividades permitidas sigan siendo la investigación científica y la restauración ecológica.

Explicó que el hecho de que el Archipiélago fuera decretado Reserva de la Biosfera, lo cual costó largos y complejos esfuerzos nacionales e internacionales el obtenerlo, y que las cuatro islas fueran decretadas como Zonas Núcleo, “no fue una ocurrencia pasajera”, sino obedece a profundas necesidades, científicamente sustentadas, para cumplir el objetivo de la conservación.

Además, resulta inviable considerar un desarrollo turístico sustentable en Revillagigedo, porque, para sostener cualquier actividad productiva en las Islas, todos los productos, bienes y medios que se requieren como agua dulce, combustible, alimentos y la propia población (profesores, médicos, cocineros, personal de limpieza, guías), tendrían que ser llevados desde el macizo continental y sus desperdicios en sentido contrario. 

“Una actividad productiva basada en semejantes flujos, a tan larga distancia, no reúne en ningún sentido el principio de sustentabilidad más elemental”, manifestó Ortega Rubio.

Finalmente, destacó que la propuesta de cambiar la categoría actual de Revillagigedo no se alinea con el Programa Sectorial de Medio Ambiente y Recursos Naturales 2013-2018 (Promarnat), en el que se estipulan las prioridades y políticas que la Semarnat debe implementar, como la protección del patrimonio natural, siendo el objetivo principal la conservación de la biodiversidad.

Por tal motivo, derogar la categoría de Reserva de la Biosfera, el cual privilegia la protección y recuperación de la diversidad biológica de las Islas Revillagigedo, por la categoría de Parque Nacional, el cual privilegia el aprovechamiento recreativo de lugares de belleza escénica, “no queda alineado con el diagnóstico del Promarnat”.

SÓLO NECESITA MEJORARSE EL DECRETO ACTUAL 

El director general del Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza, Lorenzo J. de Rosenzweig Pasquel, explicó que las acciones de conservación y restauración de este archipiélago (tanto en su parte terrestre como marina), representan un caso ejemplar en donde gobierno, sociedad civil organizada y fundaciones nacionales e internacionales han logrado importantes avances para su conservación.

Aunque también celebró la decisión de la Semarnat de prohibir todo tipo de pesca comercial en la porción marina, aseguró que la categoría de Reserva de la Biosfera ha sido óptima para el Archipiélago de Revillagigedo, por lo que en representación de los integrantes del FMCN solicitó “como una máxima prioridad que se mantenga dicha categoría, ampliándose solamente su porción marina tal y como se platea en el EPJ”.

Propusieron que sólo se mejore el decreto actual y en vigor de la Reserva de la Biosfera Archipiélago Revillagigedo; se fortalezca la infraestructura y el equipamiento de la Secretaría de Marina (incluyendo la rehabilitación de la pista aérea rústica de Isla Clarión), para hacer efectiva la inspección y vigilancia en un lugar tan remoto.

“Consideramos que es vital que las islas se mantengan como zonas núcleo, en donde las únicas actividades permitidas sean aquellas relacionadas con la salvaguarda de la soberanía ejercidas por la Secretaría de Marina y de investigación, conservación y restauración, a través de esa Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales”, refiere a través del documento enviado a la Semarnat, en respuesta al análisis del EPJ.

Por su parte, el director general de la asociación civil Grupo de Ecología y Conservación de Islas, Federico Alfonso Méndez Sánchez, explicó que desde hace 19 años se realizan investigaciones y proyectos de restauración ecológica en las islas de la Reserva de la Biosfera, que derivado de una estrecha coordinación con la Semarnat y la Conanp, además del apoyo logístico de la Semar, a la fecha se han completado con éxito acciones prioritarias para la recuperación de ese archipiélago, que ha sufrido serias amenazas e impactos negativos.

“Dado que el EPJ no presenta un análisis que justifique el cambio de categoría a la de Parque Nacional, solicitamos como una prioridad máxima que se mantenga la categoría actual de Reserva de la Biosfera. Como es de su conocimiento, ha sido gracias a esta categoría que los ecosistemas terrestres y marinos del Archipiélago de Revillagigedo no sólo han sido conservados de manera efectiva, sino que además están en proceso de recuperación, especialmente la porción terrestre de las islas”, manifestó.

Adicionalmente, solicitaron que se “ratifique la prohibición de todo tipo de turismo —infraestructura y actividades—, incluidos el sustentable, el de bajo impacto ambiental, el ecológico o de naturaleza, el de aventura y el recreativo, en la porción terrestre de las islas”.

AISLAMIENTO HA AYUDADO A SU CONSERVACIÓN 

De acuerdo con el propio Estudio Previo Justificativo, el aislamiento de las Islas de Revillagigedo ha generado que las únicas actividades humanas en la zona sean de investigación y conservación, lo cual ha repercutido en la preservación de sus ecosistemas.

“Actualmente, las islas constituyen zonas núcleo de la Reserva de la Biosfera Archipiélago de Revillagigedo, de manera que las únicas actividades permitidas están enfocadas a la investigación, educación ambiental, monitoreo científico y las propias de la Semar y la Semarnat”, teniendo una visita anual promedio de 50 investigadores y 10 integrantes de la Semarnat.

Además, en el apartado II. Evaluación Ambiental se destaca que "el aislamiento y estado relativamente prístino de las islas ha mantenido procesos evolutivos que resultan en un alto grado de endemismos tanto en la parte terrestre como en la marina".

En el inciso 2. Características Biológicas del EPJ también se resalta que "las islas de Revillagigedo son un sitio notable por sus aves, terrestres y marinas. Debido a la distancia con el continente y al aislamiento, existe una fuerte presión evolutiva sobre el proceso de especiación. Como resultado, el archipiélago alberga un gran número de endemismos en un nivel de subespecie, especie, e incluso género".

CONSERVACIÓN DE ESPECIES Y UNA MEJOR PESCA

El Estudio Previo Justificativo muestra que en la zona marina de Revillagigedo no existen títulos otorgados para pesca comercial, pesca didáctica y pesca deportivo-recreativa de acuerdo a Conapesca (2017), aunque en las aguas adyacentes al ANP, es decir, la zona marina propuesta para decretar el parque nacional, se llevan a cabo actividades de pesca comercial y pesca ilegal.

“La pesca a gran escala o industrial llega a desarrollarse cerca de los límites de la actual Reserva de la Biosfera Archipiélago de Revillagigedo, dentro del polígono propuesto para el Parque Nacional Revillagigedo, involucrando especies de tiburones de varias familias como Carcharinidae, Alopiidae, Sphyrnidae y Lamnidae”; mientras que las especies capturadas más frecuentemente son: tiburón zorro o azotador, tiburón volador, tiburón azul, tiburón martillo común o cornuda común, y tiburón oceánico o aleta blanca.

“Dado que las islas de Revillagigedo y sus aguas adyacentes se encuentran en un estado actual saludable, conteniendo una gran biomasa y diversidad de depredadores tope, la prohibición de la pesca en sus aguas representará una contribución significativa ante los efectos del cambio climático, funcionando como una zona de amortiguamiento y protección para las etapas primarias (juveniles) de una gran variedad de especies marinas”.


Respecto al impacto al sector pesca, el documento refiere que “la pesca comercial de atún que se lleva a cabo dentro del polígono propuesto representa sólo el 7% del esfuerzo de toda la flota atunera mexicana. Por lo que la prohibición de la pesca comercial dentro del ANP no generaría un efecto negativo significativo para las compañías y cooperativas”.

Al contrario, esto resultaría en beneficio de ellos, debido a que “se ha demostrado que al establecer ciertas zonas de no pesca en un área estratégica (refugio, alimentación o reproducción), se genera un spillover", es decir, un desbordamiento a las zonas aledañas debido a la recuperación de las poblaciones, lo que beneficia las capturas en las zonas de pesca cercanas al área protegida.

¿HABRÁ EXPLOTACIÓN MINERA?

En materia de explotación minera en la zona del Archipiélago de Revillagigedo, el EPJ indica en el apartado III Diagnóstico del Área, inciso C) Usos y Aprovechamientos, que en los próximos años se prevé un aumento de al menos 50% en la demanda mundial de minerales, lo que impulsará a las empresas mineras a extraer minerales de los fondos marinos y el subsuelo tanto en zonas económicas exclusivas como en aguas internacionales.

Además, se detalla que en el Océano Pacífico existe una franja en el fondo marino con un alto contenido de nódulos polimetálicos, donde se estiman reservas de 7 mil 300 millones de toneladas de manganeso, 340 millones de toneladas de níquel, 290 millones de toneladas de cobre y 58 millones de toneladas de cobalto. 

"Esta franja, conocida como Zona Clarion-Clipperton, se extiende desde México hasta Hawái e incluye el área del Archipiélago de Revillagigedo. De acuerdo con la cartografía minera de la Dirección General de Minas de la Secretaría de Economía, no existen concesiones o asignaciones mineras expedidas, así como solicitudes de concesión o asignaciones mineras en trámite dentro del polígono del Parque Nacional Revillagigedo".

El apartado termina de esta manera, no dejando muy claro si en la zona estará prohibida la explotación minera o si estará abierta la posibilidad de otorgarse algún permiso para llevar alguna actividad de este tipo en la zona.

Sin embargo, el 18 de octubre la Semarnat aclaró, a través de un comunicado, que la iniciativa Parque Nacional Revillagigedo (PNR), "garantiza la protección total de 14.8 millones de hectáreas del suelo marino mexicano ya que, bajo ese régimen, quedan tuteladas desde los cero metros hasta el fondo marino, al constituir un bien propiedad de la Nación, de acuerdo con la normatividad vigente".

Además, expuso que los artículos 42 y 48 de la Constitución mexicana, el artículo 6 de la Ley General de Bienes Nacionales, y el artículo 1 de la Ley Nacional de Aguas Nacionales, amparan al Parque Nacional Revillagigedo, "lo que asegura que mediante el PNR no se expedirán asignaciones o concesiones para explotaciones mineras".

Incluso, confirma nuevamente que ante la creciente demanda mundial de minerales que aumentará en los próximos años, por lo menos en 50%, "la figura de Parque Nacional protege también la riqueza del fondo marino que posee importantes reservas de níquel, cobre, manganeso y cobalto, en la parte de la franja Clarión-Clipperton del archipiélago".

¿Y AHORA QUÉ SIGUE?

Tras finalizar el pasado 7 de octubre, la consulta pública del Estudio Previo Justificativo para el cambio de categoría del Archipiélago Revillagigedo, diversos investigadores, científicos y conservacionistas enviaron a la Semarnat, sus respuestas y argumentos respecto al EPJ, después de lo cual el 13 de octubre la Semarnat informó, a través de un comunicado:

"Para mantener el espíritu de conservación, los científicos recomiendan que una vez decretado el nuevo Parque Nacional Revillagigedo, la Semarnat inicie el proceso de incorporar el área protegida a la Red Internacional de Reservas de la Biósfera del programa MAB-UNESCO como Reserva Especial y un modelo mundial de conservación exitosa, para lo cual ofrecen sus mejores esfuerzos".

¿QUÉ ES UNA RESERVA DE LA BIOSFERA Y UN PARQUE NACIONAL?

La doctora Ek de Val de Gortari, explicó "la reserva de la biosfera tiene diferentes áreas en donde son exclusivas para diferentes tipos de actividades. Primero tiene una área núcleo en donde no se puede realizar ningún tipo de actividad y es exclusivo para la conservación de la biodiversidad; después viene una área un poquito más amplia, el área de amortiguamiento, en donde se pueden realizar algún tipo de actividad, pero que no se sea muy extensiva". 

En el caso del parque nacional, "la regulación es más antigua, entonces, no está tan bien definido cuáles son las áreas de conservación y cuáles son las áreas en donde no se pueden realizar algunas actividades", refirió la investigadora del Instituto de Investigaciones en Ecosistemas y Sustentabilidad de la UNAM, en Morelia.

Otra diferencia que destacó es el hecho de que una "Reserva de la Biosfera es una categoría que se estableció a nivel mundial, es como una categoría internacional; mientras que los parques nacionales son una categoría nacional, son más antiguas, fueron como las primeras formas en cómo se empezó a conservar la biodiversidad".

Además, "en el caso de las reserva de la biosfera, generalmente, tienen una área mucho más grande que los parques nacionales y también, toman en cuenta las actividades humanas que se llevan a cabo dentro de estos lugares. Se establecen lugares donde no pueden haber actividades humanas y otras en las que sí, en el parque nacional no es así".

Por otra parte, la doctora Ek de Val de Gortari explicó qué tan adecuado o funcional es que una Área Natural Protegida cuente con la categoría de reserva de la biosfera, para garantizar la conservación de los ecosistemas y su biodiversidad.

"En México no es que estén mal los estatus de las áreas naturales protegidas, sino que no existen los recursos ni el personal para que se cuiden. En muchos casos, no hay el personal que realice la vigilancia ni se hacen los planes de manejo, ni hay dinero para la conservación. Son reservas que son de papel, están establecidas en la ley, pero no hay nadie que vaya y revise si realmente se está haciendo lo que se debe hacer".

En este contexto, consideró que para garantizar la conservación de las áreas naturales protegidas "no sería de cambiar el estatus", más bien, invertir en que haya más vigilancia y al detectarse en las áreas no permitidas barcos pesqueros, sancionarlos, "pero, para eso debe haber vigilancia y un plan de manejo que no tienen las áreas naturales protegidas", agregó la doctora Ek de Val de Gortari.

LA TRAYECTORIA DEL ANP REVILLAGIGEDO

6 de junio de 1994. El Archipiélago de Revillagigedo fue decretado como Área Natural Protegida en la categoría de Reserva de la Biosfera.

28 de noviembre de 2007. La Semarnat anunció en el Diario Oficial de la Federación que había concluido la elaboración del Programa de Manejo del Área Natural Protegida con el carácter de Reserva de la Biosfera Archipiélago de Revillagigedo, ubicada en el Océano Pacífico.

18 de julio de 2016. Se aprobó la inscripción del Archipiélago de Revillagigedo a  la Lista del Patrimonio Mundial Natural de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación (UNESCO).

7 de septiembre de 2017. Anuncian la consulta pública del Estudio Previo Justificativo para el Establecimiento del Área Natural Protegida Archipiélago de Revillagigedo a Parque Nacional.

CARACTERÍSTICAS DEL ARCHIPIÉLAGO DE REVILLAGIGEDO

  • Está ubicado en el Océano Pacífico a 390 kilómetros al suroeste de la punta sur de la Península de Baja California.
  • Está compuesto por Isla Socorro, Isla San Benedicto, Isla Roca Partida e Isla Clarión.
  • Las cuatro islas de Revillagigedo son parte de una cordillera submarina que representan la cima de volcanes que emergen sobre el nivel del mar, además de volcanes activos que también poseen arcos, acantilados y afloramiento rocosos aislados que surgen a la mitad del Océano. 
  • La conectividad entre las cuatro islas permite el avistamiento de diversas especies de tiburones, mantarrayas gigantes y su variante negra poco vista en el mundo, así como ballenas jorobadas, cuya población es de hasta 2 mil ejemplares y  cetáceos.
  • Su aislamiento permite tener alto grado de endemicidad tanto en tierra como en agua: Aves como el Tecolote enano de Socorro, el Centzontle de Socorro, Chivirín de Socorro y Chivirín de Clarión; o el pez Ángel de Clarión, una especie única que se alimenta de ectoparásitos de las mantarrayas gigantes.
Fuente: Mira tu México 

lunes, 23 de enero de 2017

México ante los Organismos Genéticamente Modificados

ENTREVISTA (Parte 2). La doctora Rosa Luz González explicó que el país debe mantenerse en precaución; se debe analizar caso por caso; y se debe exigir un etiquetado de los alimentos que son transgénicos para que la población elija.

Ante el interés de México por los Organismos Genéticamente Modificados (OGM), lo cual quedó demostrado, el 3 de enero de 2017, con la publicación en el Diario Oficial de la Federación del proyecto de norma oficial mexicana que establece las características y requisitos que deberán contener los estudios de evaluación de los posibles riesgos que la liberación experimental de OGM, y ante la posibilidad de que el país incremente su producción, genera preguntas como:

¿Qué es un Organismo Genéticamente Modificado?, ¿cuántos tipos de OGM existen?, ¿son lo mismo un OGM y un transgénico?, ¿cómo deberían las instituciones gubernamentales manejar esta situación?, ¿qué postura debería tener la población ante los OGM?,¿cómo saber si los productos o alimentos empaquetados son transgénicos?

Al respecto, la doctora Rosa Luz González Aguirre, profesora e investigadora en el Departamento de Sociología, en el área de Impactos Sociales de la Biotecnología de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Unidad Azcapotzalco, aclara en entrevista para Mira tu México, éstas y otras preguntas para ampliar nuestro panorama respecto a los OGM.

“De acuerdo con la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados, cualquier organismo vivo, con excepción de los seres humanos, que ha adquirido una combinación genética novedosa generada a través del uso específico de técnicas de la biotecnología moderna es un Organismo Genéticamente Modificado”.

Por ejemplo, “las primeras plantas transformadas por estas técnicas y que son las que se comercializan ampliamente en varios países, utilizan combinaciones genéticas que provienen de especies distintas al receptor, a estas combinaciones genéticas se les llama transgenes y a los Organismos Genéticamente Modificados se les ha denominado transgénicos”, explicó.

Los transgénicos tienen genes que son ajenos al material genético normal que tiene la planta. Por ejemplo, las plantas resistentes al ataque de insectos a las cuales se les inserta un gen de una bacteria, el Bacillus thuringiensis, que expresa una proteína tóxica a ciertos insectos, pero no a los humanos. 

Posteriormente, se desarrollaron plantas genéticamente modificadas utilizando genes encontrados en la misma especie de plantas o de especies que pueden cruzarse de manera natural, a estos procedimientos se les llama cisgénesis. Los cisgénicos son los que tienen genes de la misma especie, es decir, no son transgénicos, y aunque su desarrollo tuvo como motivación mejorar la percepción pública de los transgénicos, prácticamente no han sido comercializados. 

Por otra parte, la doctora Rosa Luz González dijo que actualmente existen nuevos métodos que pueden complementar y ampliar el universo de organismos genéticamente modificados, como la edición de genes; “sobre eso no tenemos nada, muchas de las transformaciones son indetectables, pero se tendrían que evaluar de igual manera”.

Detalló que entre los países que están trabajando con la edición de genes se encuentran los más desarrollados como Estados Unidos, Alemania y China; pero también otros países, México incluido, porque la técnica es más precisa, más barata y más eficiente.

Por todo lo anterior, González Aguirre destacó “que ya no se debe considerar a un transgénico como sinónimo de un Organismo Genéticamente Modificado […] La evolución del conocimiento en mejoramiento genético y en sus herramientas ha dado como resultado que ahora el término transgénico más que sinónimo de Organismo Genéticamente Modificado deba ser considerado como un subconjunto de estos”.

¿Qué postura debería tener México ante los transgénicos?

La investigadora en el Departamento de Sociología, María Luz González, consideró que como país, la postura que México debería tener ante los transgénicos es la que ha mantenido hasta la actualidad: Con el principio de precaución como base. 

“Es importante realizar las evaluaciones caso por caso. Los transgénicos son una de las tantas modificaciones genéticas cuya comercialización puede ser propuesta: En un futuro podemos tener solicitudes de organismos modificados genéticamente que no sean transgénicos. Por ejemplo, cisgénicos u organismos editados genéticamente. Se debe revisar la base regulatoria a la luz de estos avances y generar las capacidades necesarias”.

Incuso, algunos expertos consideran que deberían de evaluarse todos los organismos modificados genéticamente aun y cuando hayan sido utilizadas técnicas tradicionales, “porque al hacer una modificación genética, hay variaciones, y puede ser que se sobre-produzca una sustancia que pueda generar una mayor toxicidad aunque antes haya sido comestible, o una sustancia no deseada”, refirió la experta.

Además, a pesar de que México desde 1996 siembra algodón transgénico resistente al ataque de insectos primero, resistente a insectos y tolerante a herbicidas actualmente,  no está preparado para seguir recibiendo transgénicos.

Esto, “en el sentido de que aunque se tiene un marco regulatorio, una ley e instituciones relacionadas con bioseguridad, que tienen acceso a grupos de científicos con capacidad para realizar evaluaciones ex ante y aconsejar sobre riesgos y beneficios de cualquier cultivo transgénico, hay poca investigación posterior acerca de los efectos que se están presentando o que se pueden presentar en cuanto a aparición de resistencias en insectos blanco o efectos en organismos no objetivo, los cuales además pueden cambiar en el tiempo”.

En el caso del algodón no se están realizando investigaciones sobre cuestiones de bioseguridad; por otro lado, también se requiere generar capacidades de consulta entre las comunidades que pueden verse afectadas, y deben analizarse los problemas socio ambientales, los cuales tienen que ver con el contexto de utilización. 

“Creo que además de las evaluaciones ex ante, debe haber un seguimiento del Organismo Genéticamente Modificado a nivel ambiental y ver sus efectos en la salud, no sólo a corto plazo. No estoy en contra de la tecnología, creo que tiene que evaluarse caso por caso a nivel de producto”, aclaró la doctora González Aguirre.

¿Qué postura debe mantener la población mexicana?

La doctora de la UAM, María Luz González, manifestó que un primer mensaje a la población mexicana es “que tenemos que organizarnos y exigir que haya etiquetado”, considerando que habrá quienes tienen miedo de consumir transgénicos, pero al no estar etiquetado el producto lo consumirán sin darse cuenta.

“Perdimos la batalla hace tiempo, pero podemos volver a dar una pelea. La perdimos en 2005 cuando se eliminó de la ley de bioseguridad y Organismos Genéticamente Modificados, la cuestión del etiquetado; pero el etiquetado es fundamental, porque no podemos saber a largo plazo qué es lo que pueda pasar con nuestro organismo”.

Lo anterior, debido a que actualmente “sabemos que a corto plazo, hay evaluaciones recientes qué dicen que en el caso de los transgénicos no hay efectos en la salud, pero no hay estudios específicos para nuestras condiciones y para la manera en que nosotros consumimos el maíz a lo largo de nuestra vida, los estudios son a corto plazo, debiera haber estudios a largo plazo”, agregó.

¿Qué postura debería mantener el sector agropecuario?

“A los que ya siembran OGM autorizados (el algodón se siembra desde hace 20 años),  que se organicen y presionen a las autoridades de sanidad vegetal para que se realice investigación sobre cómo se está comportando el cultivo; y por otro lado, que presionen para que nuestras instituciones de investigación generen los cultivos con las características que ellos requieren, ya sea con transgénicos, con cisgénicos, con edición de genes o con mejoramiento genético normal”, detalló la doctora María Luz González.

Asimismo, consideró de suma importancia estar atentos a la presencia de efectos inesperados, como fue el caso de la soya transgénica en la Península de Yucatán, la cual está afectando la producción de miel de exportación, una actividad bien establecida a cargo de comunidades locales.  

Entonces, ¿son buenos o malos los OGM?

Ante el panorama de los OGM en el país, la investigadora en el área de Impactos Sociales de la Biotecnología de la UAM, González Aguirre, dijo que el hecho de catalogarlos como peligrosos o controlables depende del Organismo Genéticamente Modificado y de cómo se utiliza. 

“Hay organismos transgénicos que son, desde mi perspectiva realmente peligrosos, como es el caso de los cultivos biofarmacéuticos. Se trata de plantas que han sido transformadas por técnicas de ingeniería genética para producir sustancias de interés farmacéutico. La planta transformada puede producir sustancias de interés farmacéutico, vacunas o fragmentos de las mismas, por lo que puede ser considerada como un ‘reactor industrial’ y puede ser cultivada a cielo abierto, donde, dependiendo de la planta transformada, puede llegar a representar riesgos muy grandes”.

La doctora ejemplificó que hace ocho años científicos de 40 laboratorios de investigación en el mundo acordaron enfocar sus esfuerzos de investigación en cultivos farmacéuticos en una sola planta: el maíz. “Además,  decidieron expresar los compuestos de interés farmacéutico en el grano del maíz, por la estabilidad que adquiere la sustancia de interés en dicha parte de la planta, esta decisión sigue en pie. Hace pocos meses estuve en unos laboratorios de investigación universitarios en Italia y estaban desarrollando maíces biofarmacéuticos”. 

En este contexto, la investigadora consideró que “aparentemente no estaban enterados de los riesgos que un maíz biofarmacéutico pueda representar para nosotros ante una contaminación genética, o en caso de que el maíz biofarmacéutico se desviara inadvertidamente a nuestra cadena alimenticia”.
Por tal motivo, recalcó la importancia de determinar que hay cultivos transgénicos que son más riesgosos que otros. “Hay cultivos como los que resisten el ataque de insectos que benefician claramente al medio ambiente ya que se disminuye la cantidad de insecticidas necesarios, se ahorran costos de producción”.

Asimismo, existen “protocolos que permiten evaluar ex ante los posibles riesgos, pero siempre hay que estar preparados para efectos no esperados. Es importante destacar que los riesgos se incrementan si no existen las capacidades locales para el manejo y monitoreo adecuados de los cultivos”, agregó María Luz González Aguirre.

Fuente: Mira tu México

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Bayer-Monsanto, una preocupante alianza: UAM

ENTREVISTA (Parte 1). La doctora Rosa Luz González dijo que ésta y otras fusiones significan que la decisión de qué investigar y qué producir queda en muy pocas manos; además, México representa un mercado muy atractivo para el maíz transgénico.

A largo de los años se ha vivido una lucha entre quienes están a favor de los Organismos Genéticamente Modificados (OGM) por ser la respuesta al hambre del mundo, y quienes aseguran que las actuales investigaciones no garantizan que no haya efectos dañinos a la salud o al medio ambiente; sin embargo, en medio de esta polémica diversas trasnacionales ya han comenzado a tomar cartas en el asunto a través de alianzas, para reorientar sus objetivos en busca de ampliar sus oportunidades en diversos países, entre los cuales, se encuentra México.

“No nada más para México, sino para el mundo es muy preocupante que se estén dando estas fusiones,  creando estos oligopolios. Ahorita tenemos a China Chemical Corp que adquirió a Syngenta; tenemos Dow Chemical que se fusionó con DuPont; y tenemos a Bayer que compró a Monsanto”, manifestó la doctora Rosa Luz González Aguirre, profesora e investigadora en el Departamento de Sociología, en el área de Impactos Sociales de la Biotecnología de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Unidad Azcapotzalco.

La inquietud surge porque estas acciones representan la unión de grandes empresas agroquímicas con empresas de semillas, es decir, “se trata de unos cuantos oligopolios que están tomando decisiones sobre la base de la alimentación y de la producción agrícola, con intereses muy claros de rentabilidad; donde se están generando convergencias de alta tecnología y la revitalización de tecnologías de insumos y bienes de capital agrícolas”.

De tal manera que la decisión de qué investigar y qué producir queda en muy pocas manos, ante lo cual surge la pregunta sobre qué pasa con aspectos de seguridad alimentaria, considerando que esos cultivos no se producirían si no fueran tan rentables para esas empresas, cuestionó Rosa Luz González.

“Esos grandes oligopolios que se están creando, están reorientando sus estrategias alrededor de todos esos activos complementarios que les permitan comercializar y distribuir los productos  que se tienen y los nuevos productos que van a ser posibles con herramientas como la edición de genes.  Entonces sí es muy preocupante, porque es una concentración de poder mayor que en las petroleras”, agregó la ingeniera química por la Universidad de Sonora, Rosa Luz González, en entrevista para Mira tu México.

MÉXICO, UNA REGIÓN ATRACTIVA PARA MAÍZ TRANSGÉNICO

Respecto a las especulaciones, tras el anuncio de la fusión Bayer-Monsanto, de que si entrará con mayor fuerza la siembra de maíz transgénico al país, la especialista González Aguirre consideró abierta la posibilidad, ante los diversos factores que hacen al mercado mexicano muy valioso.

“No sería extraño, el maíz es nuestro producto más importante en México, en términos agrícolas, en términos de producción, de hectáreas que están comprometidas con el cultivo, en términos de personas que dependen del cultivo; entonces es un segmento de mercado muy atractivo, seguramente buscarán hacer esto y, no necesariamente transgénicos, sino Organismos Genéticamente Modificados por diferentes técnicas”.

Explicó que en México, desde 1998 existe una moratoria para la liberación comercial de maíz transgénico, “porque como sociedad nos importa mucho el maíz y porque somos centro de origen y diversidad de este cultivo”; sin embargo, a pesar que desde hace 20 años se siembra algodón transgénico en el país, no ha generado rechazo en la sociedad aunque también sea centro de origen.

Ello, debido a que “el simbolismo y todo lo que representa el maíz para nosotros ha hecho que como sociedad consideremos que su siembra en el país es un riesgo y nos hayamos opuesto a la misma. Además, el hecho de que seamos centro de origen y diversidad de maíz, nos da un estatus especial en el mundo y dentro de los mismos protocolos internacionales de bioseguridad”.

En este contexto, recordó que desde hace tiempo la lucha contra el maíz transgénico se tiene en México, lo cual ha sido “un logro muy importante de la sociedad respecto a tratar de guiar a una tecnología hacia objetivos de mayor beneficio social”; para lo cual, primero fue necesario pelear en el ámbito gubernamental, oponiéndose a los funcionarios que daban las autorizaciones; después la lucha se dio en esferas legislativas; y actualmente está a nivel de la Suprema Corte.

SOLUCIÓN ANTE LA PRESENCIA DEL MAÍZ TRANSGÉNICO

La doctora en Ciencias Sociales con especialidad en Desarrollo Rural por la UAM Xochimilco, Rosa Luz González Aguirre, manifestó que las organizaciones no gubernamentales y la sociedad civil han aprendido a moverse en diversas esferas para lograr detener la siembra de maíz transgénico, sin embargo, se necesita trabajar en otros aspectos para lograr que no se autorice.

“Si no logramos generar opciones tecnológicas atractivas al maíz transgénico, tal vez los productores, una vez que se autorice, terminarán sembrando; y digo una vez que se autorice, porque la lucha ha sido muy fuerte. Ahora pudiera ser que se autorizara”, porque la lucha es más asimétrica debido a estos grandes oligopolios que se han creado de grandes trasnacionales, aseveró.

Por tal motivo, dijo que la realidad es que cada vez más se requiere de variedades que tengan nuevas capacidades, tanto para industria como para la alimentación y el ambiente, por ello, “no basta con que nos opongamos a Bayer y Monsanto, a Dow o a Syngenta, necesitamos alternativas tecnológicas: Variedades con mayor resistencia a plagas y enfermedades, con mejores rendimientos y cómo las vamos a llevar al campo; porque si no tenemos opciones tecnológicas empezarán las presiones para que las variedades desarrolladas por estos oligopolios entren”.

Adicionalmente, se debe trabajar en que las instituciones del país tengan la capacidad de evaluar las diferentes opciones tecnológicas (esos métodos pueden ser con transgénicos, con sisgénicos, con edición de genes o con otros métodos); evaluar lo que puede llegar a entrar a México, y una vez en campo saber cómo se comporta. “En Brasil por ejemplo, empezaron a volverse resistentes los insectos que atacan a la soya transgénica porque los cultivos están mal manejados”.

En general, consideró necesario que los países refuercen la producción de aquellos cultivos que consideren importantes para su población, “pero reforzar no nada más la investigación sino todo el encadenamiento hasta producto final”, lo cual se tiene desarticulado en México, tanto a nivel de cadenas productivas como de su análisis.

¿Y EL MAÍZ TRANSGÉNICO IMPORTADO?

“En México, desde 1998 hemos detenido la siembra comercial de maíz transgénico, pero no hemos detenido las importaciones. Importamos de Estados Unidos millones de toneladas al año y ahí viene revuelto”, explicó la científica social González Aguirre.

Sin embargo, es un aspecto al cual no se le da seguimiento, por lo que no es suficiente decir no a la siembra de maíz transgénico si se quiere “proteger nuestra base de alimentación y nuestro centro de origen. Tenemos que ver, qué vamos a hacer con esas importaciones por un lado, y por otro lado, también tenemos que evaluar más allá de ideas preconcebidas de que la tecnología es mala”, debido a que la evaluación se tiene que hacer caso a caso y producto por producto.

En cuanto, al replanteamiento del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con la entrada del nuevo presidente de Estados Unidos, consideró que ésta “debiera ser una oportunidad” para analizar el punto del maíz transgénico importado; sin embargo, desde que el TLCAN se firmó, se dejó de producir una parte muy importante de maíz y se dejó en manos de quien lo produjera más barato y ese era Estados Unidos.

“Ese maíz que en general no lo destinamos a nuestra alimentación directa, va a la industria, sobre todo, a la ganadería, a la porcina, a la avicultura, a los edulcorantes, pero también a la producción de cereales y tortillas para consumo humano y aceite vegetal”.

Por tal motivo, consideró necesario “tener muy claro a la hora de renegociar que necesitamos basar nuestras negociaciones en aspectos de seguridad alimentaria, incorporando aspectos de cantidad y calidad. Eso no incluye nada más nuestra alimentación de manera directa, el maíz tiene mucho que ver con muchas industrias, entonces eso necesitamos cuidarlo; y no es fácil siendo tan dependientes (México) de las importaciones del maíz, porque son millones de toneladas”, agregó la doctora Rosa Luz González Aguirre.

Fuente: Mira tu México