Biznagas Burra y Barril: beneficiosas, pero en riesgo sus poblaciones ~ Mira tu México

lunes, 7 de septiembre de 2020

Biznagas Burra y Barril: beneficiosas, pero en riesgo sus poblaciones

La doctora maría Quintero explicó que estas dos cactáceas evitan la erosión, absorben agua, reciclan nutrientes, además de ser utilizadas en la gastronomía mexicana y para uso medicinal.

Biznagas Burra y Barril: beneficiosas, pero en riesgo sus poblacionesDe acuerdo con la doctora María Esther Quintero, la biznaga Burra o biznaga Gigante (echinocactus platyacanthus), y la biznaga Barril de Acitrón (ferocactus histrix)), son dos cactáceas que otorgan grandes beneficios al medio ambiente, además de ser utilizadas en la gastronomía mexicana y para uso medicinal. 
Por ejemplo, retienen el agua de lluvia en sus raíces, las cuales son muy amplias; retienen el suelo y evitan la erosión; producen carbono orgánico; reciclan los nutrientes, proveen recursos florales y frutales para insectos polinizadores, aves y mamíferos; tiene alto valor comercial e importancia cultural; son plantas ornamentales; se usan como forraje vivo para cabras y burros; y son de uso medicinal, para combatir afecciones renales y malestares prostáticos.
“Hasta que llegaron los españoles no se utilizaron para comerse, porque al momento que llegan los españoles ellos llegan con la técnica de hacer la fruta cristalizada, pero lo más importante es que introducen la caña de azúcar en México, la cual no existía, y se empieza a sembrar comercialmente la caña y empieza a haber azúcar para estos dulces que se conocen como típicos”, relató la doctora María Esther Quintero.
En este contexto, México empezó a utilizar la pulpa de estas biznagas para elaborar el acitrón (principalmente de biznaga Burra o Gigante porque llegan a tener tamaños muy grandes), con el fin de incluirlo en diversos platillos, como: chiles en nogada, rellenos de pavo, tamales dulces, para un platillo de Chihuahua llamado hampandongo, para la capirotada blanca estilo Sinaloa o para la morcilla de cerdo de Zacatecas.
Sin embargo, para la elaboración del acitrón, las biznagas deben pasar por un proceso que consiste en la selección de ejemplares maduros, de aproximadamente 60 años de vida. Una vez que se le quitan las espinas, su pula se cuece con aguamiel, melaza, piloncillo o azúcar de caña y el resultado es un dulce similar a las frutas confitadas. 
De tal manera que la elaboración del acitrón implica la destrucción de la cactácea, pues solo se utiliza la pulpa, por lo que no hay manera de que el acitrón se haga de manera sustentable. Por tal motivo, se busca que en lugar de utilizar acitrón se utilice ate, o bien, la jícama, cuyo proceso le otorga una textura similar a la del acitrón.
Otras amenazas que presentan estas biznagas son pérdida de su hábitat para fines agropecuarios, urbanos o para la instalación de infraestructura; forraje vivo para cabras y burros; depredación por burros ferales; utilización de frutos y semillas (sus semillas son muy cotizadas para coleccionistas y viveros); el cambio climático; así como la compactación del suelo por el ganado, lo que impide que sus semillas germinen.
Por lo anterior y debido a que sus poblaciones han disminuido drásticamente, ambas biznagas se encuentran protegidas en la Norma Oficial Mexicana, NOM-059: la biznaga Burra o Gigante está catalogada como en peligro en extinción y la biznaga Barril de Acitrón se encuentra sujeta a protección especial.
“Es importante saber que la Secretaría de Agricultura (Sader), considera a esta especie como protegida, que limita su utilización y que considera un delito penal comercializar el acitrón”, subrayó la doctora Quintero.
Además de la veda de acitrón, existen Áreas Naturales Protegidas que  conservan estas especies, como la Reserva Estatal Real de Guadalcázar, en San Luis Potosí, y la Reserva de la Biosfera Tehuacán-Cuicatlán, en Puebla y Oaxaca.

¿CON AUTORIZACIÓN PUEDEN COMERCIALIZARSE?

La doctora María Esther Quintero también refirió que aunque estas biznagas están reguladas por la normatividad, las personas pueden hacerlas crecer y utilizarlas de manera comercial siempre y cuando exista un esquema de aprovechamiento regulado por medio de las  Unidades para la Conservación, Manejo y Aprovechamiento Sustentable de la Vida Silvestre (UMAs).
En estos casos, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), determina si les otorga el permiso, mientras que las UMAs deben informar el número de población de sus biznagas, para que se determine la tasa de aprovechamiento, la cual es muy baja porque tardan muchos años en crecer, lo que las hace poco redituables. 
Por su parte, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), le da seguimiento y vigila que se cumplan las tasas de aprovechamiento y que no se comercialicen de manera ilegal, manifestó la doctora Quintero.

CARACTERÍSTICAS DE LAS BIZNAGAS 

  • Las biznagas son redondas y tienen forma de tonel.
  • Se pueden encontrar en los estados de: Baja California, Baja California Sur, Chihuahua, Coahuila, Durango, Hidalgo, Nuevo Léon, Oaxaca, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Zacatecas.
  • Se desarrollan en diversos ecosistemas, principalmente en ambientes áridos y semiáridos.
  • Viven entre 100 y 200 años.
  • Su crecimiento es muy lento, tardan de 14 a 40 años en crecer 40 centímetros debido a su hábitat adverso. 
  • La biznaga Burra puede medir más de 1 metro de altura.
  • La biznaga de Acitrón llega a medir hasta 1 metro de altura.
Reacciones:

0 comentarios: