¿Cómo reducir enfermedades intestinales en verano? ~ Mira tu México

jueves, 4 de julio de 2019

¿Cómo reducir enfermedades intestinales en verano?

Las buenas prácticas en el manejo de alimentos incluye: lavarse las manos, tallar utensilios y superficies con agua, jabón y estropajo, separar alimentos crudos de los cocidos, usar un cuchillo y tabla de picar para cada alimento.

De acuerdo con la especialista Berenice de la Barrera, del Programa Universitario de Alimentos de la UNAM, las malas prácticas en la elaboración de alimentos puede generar la transmisión de bacterias, parásitos, virus, toxinas y productos químicos, siendo verano una de las épocas del año con más enfermos por la ingesta de alimentos contaminados en la vía pública.
Sumando a ello, en época de calor el fecalismo es más grave debido a que los desechos pierden humedad y se pulverizan, luego se esparcen por el aire y llevan microorganismos y agentes contaminantes que se depositan en los alimentos.
En este contexto, la especialista explicó que la Organización Mundial de la Salud (OMS), hace algunas recomendaciones para tener buenas prácticas en el manejo de los alimentos, tanto en la casa como en la calle:
  • Lavarse las manos.
  • Asear equipos.
  • Tallar utensilios y superficies con agua, jabón y estropajo.
  • No usar cubeta con agua para sumergir trastes o los ingredientes porque sólo concentra la carga microbiana.
  • Separar los alimentos crudos de los cocidos.
  • Usar de manera adecuada la tabla de picar: un cuchillo y una tabla de color para cada alimento (verduras, frutas o carnes).
  • Procurar la cocción adecuada para eliminar casi todos los microorganismos: alcanzar los 70 grados centígrados de temperatura y que los jugos de las carnes rojas y pollos sean claros y no rosados.
  • Realizar un recalentamiento correcto de los alimentos para eliminar microorganismos que pudieran desarrollarse durante la conservación.
  • No dejar los alimentos cocidos a temperatura ambiente por más de dos horas.
  • Refrigerar los alimentos cocidos a menos de 5 grados centígrados, o bien, mantenerlos calientes por encima de los 60 grados centígrados.
  • Tener los alimentos tapados mientras se enfrían para evitar su contaminación, lo cual sucede por vía aérea y la gravedad que provocan que las bacterias se depositen en las superficies.
  • Usar agua y materias primas seguras.
  • Limpiar tinacos y cisternas al menos dos veces al año.
  • Las personas que preparan los alimentos en la vía pública deben portar uniforme de colores claros para detectar fácilmente cuando se ensucien, sin botones ni bolsas; no llevar joyería, bigote o maquillaje; tener manos limpias, uñas cortas y cabello recogido (requisitos incluidos en la Norma Oficial Mexicana NOM-251-SSA1-2009).
Sin embargo, la especialista De la Barrera explicó quienes preparan alimentos en la calle no siempre cuentan con requerimientos como agua corriente o acabados sanitarios (paredes fáciles de lavar, con materiales que no tengan desprendimientos ni grietas, o espacios donde se guarde comida y proliferen organismos).
Destacó que la inocuidad de los alimentos es una responsabilidad compartida entre los productores, la industria, el gobierno y los consumidores.

Fuente: Boletín UNAM
Reacciones:

1 comentarios:

Unknown dijo...

Muy interesante la exhortación de practicar la higiene en los alimentos que se consumen tanto en casa como en la calle, crear ese hábito en la población para evitar diversas enfermedades