Construye UAM sanitario para convertir desechos en abono ~ Mira tu México

martes, 11 de abril de 2017

Construye UAM sanitario para convertir desechos en abono

La doctora Alfie Cohen explicó que estas obras son comunes en zonas rurales pero no en la ciudad, por lo que resulta innovador,  sustentable y contribuye a reducir la contaminación de las aguas residuales.

Investigadores de la Unidad Cuajimalpa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) desarrollaron la primera etapa de un sistema de baños secos que transforman las heces y la orina en abono orgánico, a fin de que tengan un aprovechamiento sustentable y se reduzca la contaminación del medio ambiente. 
Se trata de un sistema resultado del proyecto Transformación Socio-tecnológica para el Manejo Sustentable de Residuos Orgánicos Universitarios, dirigido desde hace dos años por las doctoras  Miriam Alfie Cohen y Flor Yunuén García Becerra, quienes con el apoyo de estudiantes, trabajadores, vecinos y autoridades llevaron a cabo su construcción.
De tal manera que el sistema deposita los restos en el suelo y estabiliza los líquidos con microorganismos que transforman el amonio en nitratos para evitar que se conviertan en patógenos; posteriormente, los sólidos son tratados con un agente secante para compostearlos mediante la tecnología de Bocashi (materia orgánica fermentada) que en aproximadamente 15 días los vulve inocuos.
Al respecto, la doctora Miriam Alfie Cohen explicó que este tipo de obras son comunes en las zonas rurales pero no en la ciudad,  por lo que trasladaron “la teoría a la práctica en este proyecto de la Unidad Cuajimalpa que está marcado por la sustentabilidad”.
Por ejemplo, teniendo presente que una persona produce alrededor de 50 litros de evacuaciones fecales y 500 litros de orina al año, el tratamiento de esas excretas disminuiría los riesgos de salud y las transformaría, tanto en fertilizantes de rápida respuesta para vegetales, árboles y plantas de ornato como en poposta, útil como acondicionador del suelo.
Por su parte, la doctora Flor Yunuén García, académica del Departamento de Procesos y Tecnología, agregó que el sistema aplicado incluyó perspectivas de diseño, ecotecnias y valorización de biomasa. “Básicamente separamos los sólidos de los líquidos para reducir la contaminación de las aguas residuales, sobre todo, cuando hablamos de que una persona genera unos 300 gramos de los primeros y de uno a dos litros de los segundos”.
Cabe destacar que como parte de este proyecto, se contempla la construcción de un huerto en el que se usará el abono orgánico producido; esto, teniendo presente que uno de los objetivos en esta sede universitaria es reforestar una sección del terreno y rescatar especies endémicas de la región.

Fuente: UAM
Reacciones:

0 comentarios: