Mira tu México: productos ecológicos

¿Qué hay detrás de un Centro Ecoturístico?

ENTREVISTA. El especialista Luis Toriz Bonfiglio explicó que la consolidación de un negocio de este tipo requiere de tiempo, capacitación, paciencia y pasión por la actividad y el cuidado de los recursos naturales.

Ya tiene México Canastas Regionales del Bien Comer.

Conabio informó que se seleccionaron 12 propuestas provenientes de 10 estados de la República; éstas contienen base de datos, fotos, prototipo de la canasta regional, frases típicas locales, menús y recetarios.

Publican programas de manejo para ANP de Chiapas y BCS.

En el Área de Protección de Recursos Naturales La Frailescana se prohíbe entre otros aspectos, la ampliación agrícola de la frontera; y en el Parque Nacional Bahía de Loreto la minería y recorridos en vehículos motorizados..

Invitan a disfrutar serie televisiva de naturaleza mexicana.

Con "México megadiverso", "De raíces mexicanas" y "Ecosistemas de México", Conabio y Once Niños promueven los diversidad de flora, fauna y alimentos del país, así como el cuidado de la naturaleza y del medio ambiente..

Mostrando las entradas con la etiqueta productos ecológicos. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta productos ecológicos. Mostrar todas las entradas

martes, 4 de junio de 2019

Elaboran crayolas ecológicas en Oaxaca

El proyecto Crayobambú fue desarrollado por estudiantes del Cecfor de la Conafor, y están hechos a base de cera de abeja y colores extraídos de productos vegetales naturales recubiertas de bambú.

Estudiantes del Centro de Educación y Capacitación Forestal (Cecfor), número 2, en Oaxaca, de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), desarrollaron el proyecto Crayobambú que consiste en crayolas ecológicas, cuyo impacto ambiental en menor al de las crayolas comunes, debido a la materia prima utilizada y a su proceso de producción. 
Se tratan de crayolas elaboradas a base de cera de abeja y colores extraídos de productos vegetales naturales recubiertas de bambú, lo que les brinda una mayor resistencia y evita su rompimiento y fácil desgaste de la pieza.
Además, por su creatividad y diseño, este proyecto obtuvo una mención honorífica en la sexta edición del certamen joven Emprendedor Forestal, de la Asociación Civil Reforestamos México, a través del cual se buscan innovaciones que permitan transitar hacia un uso sostenible de las regiones forestales de América Latina.
Cabe destacar que las estudiantes pertenecen a uno de los Centros de Educación y Capacitación Forestal, que  son administrados por la Conafor, y se encuentran en lugares estratégicos del país (uno en Michoacán, uno en Coahuila, uno en Veracruz y uno en Oaxaca), dependiendo del ecosistema para formar jóvenes de áreas rurales sobre el tema forestal. 
Nombre del proyecto: Crayobambú.
Integrantes: Lizeth Mirian Ramírez García, del municipio de Santa María Atzompa; Eunice Jezabel Heredia Quiroz de Tlacolula, de Matamoros; Rocío Pascual Fabián, de Santa Cruz Xoxocotlán; y Virginia Martínez Pacheco, de San Juan Lachao, todas del estado de Oaxaca.

Fuente: Conafor

lunes, 3 de septiembre de 2018

Aprovecha Querétaro residuos de jitomate y chile para bioabono

Investigadores desarrollaron un abono orgánico peletizado con estos residuos como alternativa  para los productores y para evitar que se conviertan en un problema de contaminación ambiental.

Con el objetivo de aprovechar los residuos de jitomate y chile que se generan en los campos de cultivo y evitar que se conviertan en un problema de contaminación ambiental, investigadores de la  facultades de Química e Ingeniería de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) desarrollaron un abono orgánico peletizado con estos desechos agroindustriales. 
Al respecto, la investigadora de la Facultad de Química de la UAQ que encabeza esta iniciativa, Claudia Gutiérrez Antonio, explicó que en México se producen aproximadamente 76 millones de residuos agroindustriales al año y muchos de ellos no son utilizados porque ya no representan ningún valor para los productores, lo que genera que se acumulen y se conviertan en un problema de contaminación ambiental.
Por tal motivo, esta iniciativa busca que la gente del sector los aproveche y les represente otra fuente de ingresos económicos, además de producir un abono orgánico que no tenga un impacto ambiental significativo, porque “la gran mayoría de los abonos que existen en el mercado se elabora con otros procesos que dejan una huella de carbono (C) importante, y que algunos de sus elementos como el nitrógeno (N) y el fósforo (P) son más difíciles de conseguir”.

¿CÓMO DESARROLLARON ESTE BIOABONO?

La doctora Claudia Gutiérrez detalló que el proyecto lo iniciaron en el campus Amazcala, debido a que cuenta con invernaderos donde producen jitomate y chile, de donde tomaron los residuos de esas plantas, así como los productos que no cumplían con los estándares de calidad. 
“Esa materia prima se dejó secar a la intemperie por 15 días para después someterla a un proceso de peletizado —o aglomerado— y una caracterización del abono, para conocer sus propiedades respecto a las normas internacionales que, por cierto, se cumplieron en su totalidad”. 
El resultado fue un bioabono inocuo, que para su producción no requiere químicos o aglomerados, y cuyo proceso es muy sencillo de implementar, porque sólo se requiere un secador para las plantas, que puede ser solar, y la máquina peletizadora que no es muy costosa, subrayó la investigadora.
En tanto, “la proyección a futuro es explorar otro tipo de residuos que se generan en el campus para ver la posibilidad de hacerlo más variado y llevar a cabo la transferencia del conocimiento con un beneficio social”.
Cabe destacar que en el equipo de trabajo colaboran la maestra Inés Ríos Badrán, los doctores Juan Fernando García Trejo y José Santos Cruz, así como los ingenieros Daniel Trejo y Jorge Cruz; mientras que este proyecto nace al interior de la convocatoria de Productos 100% UAQ, impulsada por la Facultad de Ingeniería.

Fuente: Conacyt

martes, 8 de mayo de 2018

Realizará Morelos taller de productos en cosmética natural

La UAEM impartirá, del 22 de septiembre al 24 de noviembre, a todas las personas interesadas fundamentos teóricos-prácticos para elaborar jabones, cremas, entre otros, con ingredientes naturales.

La Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) invita a participar al público en general a su “Taller Intensivo de Productos en Cosmética Natural”, que tendrá lugar en la Facultad de Farmacia del 22 de septiembre al 24 de noviembre, con el objetivo de brindar los conocimientos y fundamentos teóricos-prácticos para la elaboración de productos de cosmética natural, sin utilizar bases pre-elaboradas y con ingredientes principalmente naturales. 
De acuerdo con su convocatoria, se tiene la opción de tomar todo el taller conformado por cinco temas, o sólo un tema: Elaboración de jabones por saponificación, elaboración de cremas cosméticas, elaboración de geles cosméticos, elaboración de productos de spa, y elaboración de productos para el cuidado capilar.
Para poder participar se requiere que la persona interesada solicite el registro de inscripción por e-mail en: educacionpermanente_ff@uaem.mx; entregue el comprobante original de pago; y se presente con bata blanca, zapato cerrado, googles y libreta de apuntes en la fecha programada.
Cabe destacar que el taller o el tema incluyen una constancia de participación, servicios de café, las materias primas, los envases, los moldes y las muestras de los productos que se elaboren, así como un manual de las prácticas.

Evento: “Taller Intensivo de Productos en Cosmética Natural”.

Fecha: Del 22 de septiembre al 24 de noviembre.

Horario: Sábados de 09:00 a 13:30 horas.

Lugar: Facultad de Farmacia de la UAEM, ubicada en avenida Universidad 1001, colonia Chamilpa, Cuernavaca, Morelos (edificios 30 y 61).

Costo: Total del taller 6,250 pesos; cada tema 1,300 pesos.

MÁS INFORMACIÓN CONSULTA LA CONVOCATORIA EN: 



jueves, 22 de junio de 2017

Crean plaguicida natural contra pulgón y palomilla blanca

El Instituto Tecnológico de Tehuacán lo desarrolló con las plantas gigantón y ruda, por lo que no es tóxico, no afecta las propiedades de la flora y repele a estos organismos sin afectar el equilibrio ecológico.

Con el fin de reducir el uso de plaguicidas que por su toxicidad ponen en riesgo la salud de las personas y afectan el ambiente, estudiantes de Ingeniería Bioquímica del Instituto Tecnológico de Tehuacán (ITT), en Puebla, desarrollaron un producto natural hecho con las plantas el gigantón (conocido también como palán palán) y la ruda, el cual ayuda a controlar las plagas más comunes en México: el pulgón y la palomilla blanca. 
Al respecto, la alumna Tania Santiago García, explicó que el plaguicida natural Rudalan no es tóxico, no afecta las propiedades de las plantas y está diseñado para repeler estos organismos, a fin de que no mueran, debido a que esto puede llegar a causar un desequilibrio dentro del ecosistema.
Incluso para su preparación, se buscó especies de flora disponibles en México que no fueran explotados, para que su aprovechamiento no genere un impacto importante en el medio ambiente. “Nuestro país nos dota de la planta gigantón, y Tehuacán cuenta con esta planta. En nuestro equipo somos de diferentes comunidades y nos encargamos de recolectar esa materia prima en nuestros lugares de residencia”.
Respecto a la eficacia de este plaguicida natural, explicó que se realizaron pruebas en plantas como rosales, frijol, habas y jitomates, y se ha determinado que este producto tiene propiedades insecticidas y fungicidas moderados, por lo que evitan que las plagas y las enfermedades que afectan a las plantas desarrollen resistencia y sean más difíciles de combatir.
Sin embargo, aunque este producto se elabora en las instalaciones del ITT, uno de los retos más significativos para producir este plaguicida es conseguir la maquinaria necesaria para extraer las sustancias de la materia prima, así como el equipo de envasado del producto final, que puede ser encontrado en polvo o concentrado líquido.
Cabe destacar que actualmente en México se usan 29 plaguicidas, de los cuales 12 están prohibidos en otros países por la Organización Mundial de la Salud (OMS), agregó Santiago García.

Fuente: Conacyt 

martes, 17 de enero de 2017

Crean emprendedores de Guanajuato Herbicida Biodegradable

Estudiantes del CECyTE elaboraron el producto con vinagre obtenido de la piña y contemplan la apertura de una fábrica para su producción, en beneficio de los agricultores y el medio ambiente.

Estudiantes del EMSaD Cerano del CECyTE Guanajuato desarrollaron un producto fitosanitario  que permitirá a los agricultores el control efectivo de las malezas en sus cultivos, sin dañar el medio ambiente ni la salud humana, para lo cual se contempla la apertura de una fábrica para su elaboración.
Se trata del Herbicida Biodegradable hecho a base de vinagre obtenido de la piña, y cuyo proyecto se logró a través del programa Emprendedor que forma parte del modelo educativo de la escuela, el cual permite al estudiante complementar su formación integral en materia de creatividad, trabajo en equipo, liderazgo y aportación de soluciones en su entorno.
Asimismo, su proyecto fue galardonado con la medalla de plata en el Festival Internacional de Ingeniería, Ciencia y Tecnología (I-FEST), el cual se llevó a cabo en la gubernatura de Monastir, perteneciente a la República de Túnez, África; y en el cual se registraron más de 350 estudiantes de 12 países representantes de instituciones de educación media superior y superior.
Sin embargo, la trayectoria de los alumnos Juan Ramos Calderón, Alfredo Villagómez Santoyo y José Manuel Aguado Solorio consistió en participar en la evaluación de propuestas como parte del programa Emprendedor, tanto a nivel local como a nivel regional y estatal.
Para ello, en abril de 2016 el CECyTE Guanajuato realizó las dos primeras evaluaciones, mientras que la estatal la realizó conjuntamente con la Sociedad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología, y el Movimiento Internacional para el Recreo Científico y Tecnológico, que fue denominada Concurso Expo Emprendedor.
En esta etapa, participaron 615 alumnos de 48 planteles, quienes presentaron 188 proyectos en las categorías: Prototipo de Cultura Ecológica y Conservación del Medio Ambiente; Prototipo Informático; Prototipo de Investigación Tecnológica; Prototipo Tecnológico; Prototipo Didáctico y Desarrollo MIPyME.
De ello, los alumnos representantes del EMSaD Cerano participaron con su Herbicida Biodegradable en la categoría Prototipo de Cultura Ecológica y Conservación del Medio Ambiente, y en el que obtuvieron la acreditación para participar en el Proyecto Multimedia Guanajuato, el cual se realizó en octubre de 2016.
En el evento realizado en Guanajuato capital, se presentaron 40 proyectos de diversas instituciones educativas públicas y privadas, en donde  de los cuales, el Herbicida Biodegradable alcanzó la Acreditación Internacional Platino para participar en el I-FEST, que se realiza del 6 al 14 de enero.

Fuente: Gobierno de Guanajuato

miércoles, 17 de agosto de 2016

Desarrollan repelente natural para protegerse de los mosquitos

El IPN desarrolló este producto en crema a base del árbol de Neem, el cual tiene una duración en la piel de hasta ocho horas y es amigable con el medio ambiente.

Ingenieros bioquímicos de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas, del Instituto Politécnico Nacional (IPN), trabajan en un repelente en crema hecho con una sustancia insecticida derivada del aceite del fruto de la azadirachta, conocida como árbol de Neem, el cual protege la piel por ocho horas y es amigable con el medio ambiente.
Al respecto, la estudiante Yarendi Vargas Escamilla y el profesor Alejandro Jaime Carreto Sosa explicaron que la mayoría de los repelentes para insectos en sus diversas presentaciones (lociones, geles y rociadores) están elaborados a base de agua y contienen un compuesto químico denominado DEET (N,N--Dietil-meta-toluamida), por lo que su duración se limita a cuatro horas sobre la piel y debe aplicarse con sumo cuidado porque el DEET es alergénico y en cantidades excesivas o de uso prolongado resulta tóxico. 
Por otra parte, los estudios de eficacia del repelente natural, realizados por especialistas de la UNAM, muestran que tiene una absorción de 30 segundos y efectividad de ocho horas; incluso, resulta inocua para uso epidérmico en personas de cualquier edad.
Cabe destacar que el repelente natural de Neem es desarrollado como proyecto de tesis por la alumna Yarendi Vargas Escamilla, con la asesoría del profesor Alejandro Jaime Carreto Sosa; sin embargo, ante los resultados obtenidos y considerando la presencia de enfermedades derivadas por la picadura de moscos, buscarán patentar la fórmula y comercializarlo; para lo cual se han apoyado en las autoras (ingenieras bioquímicas de la ENCB) del pesticida orgánico Biogeneser, producido también a partir del aceite de Neem.
De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, más de 2 mil 500 millones de personas en aproximadamente 100 países tienen riesgo de contraer dengue, sin dejar de lado que a nivel mundial se presentan más de 600 mil defunciones al año por paludismo; mientras que en México, la Secretaria de Salud ha reportado 80 casos de infección por zika en ocho del país y más de 3 mil afectados por chikungunya, explicaron los politécnicos.

Fuente: IPN