Mira tu México: capa de ozono

¿Qué hay detrás de un Centro Ecoturístico?

ENTREVISTA. El especialista Luis Toriz Bonfiglio explicó que la consolidación de un negocio de este tipo requiere de tiempo, capacitación, paciencia y pasión por la actividad y el cuidado de los recursos naturales.

Ya tiene México Canastas Regionales del Bien Comer.

Conabio informó que se seleccionaron 12 propuestas provenientes de 10 estados de la República; éstas contienen base de datos, fotos, prototipo de la canasta regional, frases típicas locales, menús y recetarios.

Publican programas de manejo para ANP de Chiapas y BCS.

En el Área de Protección de Recursos Naturales La Frailescana se prohíbe entre otros aspectos, la ampliación agrícola de la frontera; y en el Parque Nacional Bahía de Loreto la minería y recorridos en vehículos motorizados..

Invitan a disfrutar serie televisiva de naturaleza mexicana.

Con "México megadiverso", "De raíces mexicanas" y "Ecosistemas de México", Conabio y Once Niños promueven los diversidad de flora, fauna y alimentos del país, así como el cuidado de la naturaleza y del medio ambiente..

Mostrando las entradas con la etiqueta capa de ozono. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta capa de ozono. Mostrar todas las entradas

martes, 17 de septiembre de 2019

¿Qué tan dañada está la atmósfera del planeta?

Aunque se sustituyó la producción y consumo de sustancias que estaban dañando la capa de ozono, actualmente, los hidroclorofluorocarbonos han contribuido al efecto invernadero y al cambio climático.

¿Qué tan dañada está la atmósfera del planeta?De acuerdo con el investigador del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM, Michel Grutter de la Mora, el camino que se ha seguido para la recuperación de la capa de ozono, ozono (escudo natural de la Tierra que nos protege de la radiación ultravioleta emitida por el Sol), ha sido exitoso, pero su deterioro es aún un problema sin resolver.  
Recordó que en 1985 científicos descubrieron que la capa de ozono tenía un agujero sobre la Antártida, por lo que se emitió una alerta mundial y dos años después se firmó el Protocolo de Montreal para reducir la producción y consumo de sustancias que estaban causando daño a la capa de ozono, como los clorofluorocarbonos (CFC), que se encuentran en varias aplicaciones industriales, aerosoles y frigoríficos.
A raíz del monitoreo de los cambios en la composición de la atmósfera (en lo cual la universidad contribuye mediante el Observatorio Atmosférico de Altzomoni), se detectó que actualmente los gases de CFC han disminuido de manera significativa, pero se sustituyeron por los hidroclorofluorocarbonos (HCFC), que aunque no deterioran el ozono, sí contribuyen al efecto invernadero y al cambio climático.
“Hace unos años nos percatamos que los HCFC tienen un potencial de calentamiento global considerable, entonces supimos que el problema de la capa de ozono y el cambio climático están vinculados por ser de naturaleza atmosférica”, mencionó el investigador.
Sumado a esto, el uso excesivo de plásticos, la generación de basura y el consumo de carne han contribuido al calentamiento global, así como la deforestación.  Entonces, “no sólo son las grandes cantidades de combustibles que quemamos con vehículos e industrias, también estamos modificando el uso del suelo y con ello disminuimos la capacidad de capturar carbono”.
Respecto al dióxido de carbono (CO2), el especialista refirió que se trata de uno de los principales causantes del cambio climático con origen antropogénico, del cual no se ha encontrado una solución porque se siguen quemando combustibles fósiles de manera incontrolada.

DISMINUYEN POBLACIONES DE INSECTOS

El investigador del Instituto de Biología (IB) de la UNAM, Andrés García, explicó que el crecimiento poblacional, la deforestación, la fragmentación del hábitat, la sobreexplotación de recursos, la introducción de especies exóticas y la quema de combustibles fósiles, son algunos factores que han originado una crisis ambiental.
Esta crisis ambiental se caracteriza por la modificación irreversible de ecosistemas naturales, el cambio climático, la afectación de la capa de ozono, la emergencia de enfermedades y “causa a una velocidad alarmante, no registrada ni en tiempos geológicos, la pérdida de biodiversidad, la extinción de especies, la disminución de sus poblaciones y el acotamiento de sus áreas de distribución”.
Incluso, es tan fuerte el impacto humano, llamado por algunos Antropoceno, que la tasa de extinción actual es mucho más alta que la tasa de extinción natural, Por eso, un millón de especies están en riesgo de desaparecer y las extintas en el siglo XX o en 100 años debieron perderse en un periodo de entre 800 y 10 mil años, dependiendo del grupo taxonómico al que pertenecían.

Fuente: Boletín UNAM

lunes, 19 de septiembre de 2016

Contribuye México a eliminar sustancias dañinas al ozono

A la fecha ha destruido 74 toneladas de SAO mediante tecnología “Arco de Plasma de Argón”, y con el Plan Nacional de Eliminación de HCFC ha suprimido 43% del consumo de hidroclorofluorocarbonos.

Contribuye México a eliminar sustancias dañinas al ozonoCon motivo del Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono, que se celebró el16 de septiembre, la Secretaría de México Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) informó que a la fecha México ha destruido las primeras 74 toneladas de Sustancias Agotadoras de la Capa de Ozono (SAO), mediante la tecnología “Arco de Plasma de Argón”, cuyo proceso no genera contaminantes a la atmósfera.
Asimismo, con el apoyo del Protocolo de Montreal, contempla destruir en los próximos meses más de 60 toneladas adicionales de SAO, con lo cual se posicionará como un país en desarrollar correctamente un modelo sustentable para el manejo y destrucción de estas sustancias, y será el primer país en América Latina en contar con instalaciones y tecnología de punta para el tratamiento de los SAO.
De esta manera, México ha suprimido 97.5% del consumo de sustancias que dañan la capa de ozono, específicamente: los clorofluorocarbonos, el tetracloruro de carbono, los halones y el bromuro de metilo.
Las únicas sustancias que se siguen utilizando son los hidroclorofluorocarbonos (HCFC), cuyo consumo actual asciende a 8 mil 269 toneladas, encontrados principalmente en aires acondicionados, agentes solventes y sistemas de aislamiento térmico, y los cuales posee un potencial de calentamiento global equivalente a 10.1 mega toneladas de dióxido de carbono.
Por tal motivo, la Semarnat puso en marcha el Plan Nacional de Eliminación de HCFC con la meta de eliminar 67.5% de estas sustancias al año 2022 frente a lo registrado en 2008; y que en su segunda fase ya ha suprimido 43% del consumo de HCFC a nivel nacional, particularmente en la fabricación de espumas de poliuretano, equipos de refrigeración doméstica y comercial, así como en aerosoles.
Asimismo, impulsa una campaña de capacitación entre los técnicos que utilizan los HCFC como agentes de limpieza o en aires acondicionados, para que los sustituyan por sustancias eficientes energéticamente y amigables a la capa de ozono.
Cabe destacar que a casi tres décadas de que diversos países (entre ellos México) firmarán el Protocolo de Montreal, se ha avanzado en la supresión del consumo, control y destrucción de las SAO; incluso, la doctora Susan Solomon del Instituto Tecnológico de Massachusetts dio a conocer que en septiembre de 2015 el agujero en la capa de ozono sobre la Antártida registró una reducción de cuatro millones de kilómetros cuadrados con respecto al mismo mes de 2000.

Fuente: Semarnat