Mira tu México: Sustentabilidad

¿Qué hay detrás de un Centro Ecoturístico?

ENTREVISTA. El especialista Luis Toriz Bonfiglio explicó que la consolidación de un negocio de este tipo requiere de tiempo, capacitación, paciencia y pasión por la actividad y el cuidado de los recursos naturales.

Ya tiene México Canastas Regionales del Bien Comer.

Conabio informó que se seleccionaron 12 propuestas provenientes de 10 estados de la República; éstas contienen base de datos, fotos, prototipo de la canasta regional, frases típicas locales, menús y recetarios.

Publican programas de manejo para ANP de Chiapas y BCS.

En el Área de Protección de Recursos Naturales La Frailescana se prohíbe entre otros aspectos, la ampliación agrícola de la frontera; y en el Parque Nacional Bahía de Loreto la minería y recorridos en vehículos motorizados..

Invitan a disfrutar serie televisiva de naturaleza mexicana.

Con "México megadiverso", "De raíces mexicanas" y "Ecosistemas de México", Conabio y Once Niños promueven los diversidad de flora, fauna y alimentos del país, así como el cuidado de la naturaleza y del medio ambiente..

Mostrando las entradas con la etiqueta Sustentabilidad. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Sustentabilidad. Mostrar todas las entradas

lunes, 19 de agosto de 2019

¿Qué hay detrás de un Centro Ecoturístico?

ENTREVISTA. El especialista Luis Toriz Bonfiglio explicó que la consolidación de un negocio de este tipo requiere de tiempo, capacitación, paciencia y pasión por la actividad y el cuidado de los recursos naturales.

Hablar de centros ecoturísticos es pensar en una alternativa para vacacionar en cabañas, en medio de bosques o selvas, cerca de lagunas o cascadas, con animales y actividades al aire libre, pero, a pesar de que estos lugares contribuyen a la conservación de los recursos naturales y a la economía de la poblaciones locales, gestionar un negocio de esta índole implica enfrentarse a complejos procesos y etapas que comúnmente pasan desapercibidos por los visitantes.

De acuerdo con Luis Enrique Toriz Bonfiglio, maestro en Ciencias y especialista en Desarrollo Rural y Recursos Naturales de El Colegio de la Frontera Sur, Unidad Campeche, con base a tendencias y acuerdos internacionales, en México se establecieron políticas públicas para la creación de Áreas Naturales Protegidas con el objetivo de conservar zonas con gran biodiversidad.

“Pero en esas zonas naturales ya había poblaciones establecidas antes de los decretos. Zonas rurales con población indígena, cuyos medios de subsistencia por muchos años estuvieron basados en los recursos naturales de los territorios en los que habitan. Por ejemplo, la leña para cocinar sus alimentos, el agua de pozos y ríos para sus actividades cotidianas y, las plantas, frutas y animales de la zona para alimentarse.

“Entonces, cuando llegaron las políticas gubernamentales para el establecimiento de las Áreas Naturales Protegidas, estas actividades se restringieron. Ante esta situación se generó una nueva estrategia a nivel internacional que consistió en el impulso de proyectos turísticos en esas zonas para que la gente local tuviera una alternativa de trabajo y de ingreso, en sustitución de actividades extractivas y aprovechado las bellezas naturales de su entorno para atraer visitantes”.

El también licenciado en Mercadotecnia refirió, para Mira tu México, que es un reto para estas poblaciones emprender el ecoturismo, pues es una actividad ajena a sus modos de vida tradicionales. En muchos casos, porque las poblaciones remotas que reciben este tipo de proyectos nunca han tenido una experiencia turística o por condiciones económicas y culturales no han tenido oportunidad de salir de sus lugares de origen. 

“Por otro lado, condiciones como baja escolaridad y falta de conocimientos en cuestiones administrativas, manejo de tecnologías y en algunos casos hasta de idioma, pueden constituir serios obstáculos para desarrollar una actividad donde el día a día constituye el contacto diario con extraños que desean ser atendidos para descansar o divertirse”.

Sumado a ello, Toriz Bonfiglio mencionó que hay turistas poco conscientes que dificultan tanto la gestión como el objetivo de respeto y cuidado de los recursos naturales, situaciones con los que las comunidades tienen que aprender a lidiar. “En efecto el turismo puede ser un motor económico muy importante para estas comunidades y una alternativa para reducir la explotación de los recursos naturales, pero al mismo tiempo si no hay una conciencia clara producto de acciones de educación ambiental tanto para el local como para el visitante, el impacto puede ser contraproducente.

“A partir de las restricciones puede dejarse de talar árboles, no se cazan animales, no se permiten fogatas, pero con el turismo se puede impactar las zonas naturales con un incremento en los residuos, con la contaminación del agua por uso de repelentes o bronceadores, con la erosión del suelo o con el daño a la fauna del lugar al ser alimentados o extraídos”, refirió.

PACIENCIA, CAPACITACIÓN Y PASION: FACTORES CLAVE 

El especialista Luis Enrique Toriz consideró que en los proyectos ecoturísticos impulsados por políticas públicas en comunidades rurales, la capacitación y el acompañamiento hasta su consolidación son fundamentales, más allá del financiamiento para infraestructura y constitución inicial.

“Los grupos evidentemente no tienen experiencia; y normalmente un plan para el desarrollo de un proyecto productivo puede generar expectativas falsas, si se pone como referencia otro lugar donde están llegando muchos visitantes que están dejando dinero, lo que deja en la mente de la gente que sólo tienen que recibirlos, hospedarlos y darles de comer. 

“Pero una vez que inicia la operación se dan cuenta que no es tan fácil el asunto, que tienen que invertir tiempo y dinero y que los visitantes y las ganancias no llegan de la noche a la mañana, como en cualquier emprendimiento, lo que comienza a desesperarlos y a desanimarlos”.

Además, es importante destacar que estos proyectos rurales son proyectos pymes, aunque no se les denomine así, porque tienen una naturaleza empresarial. De tal manera que las personas indígenas que los emprenden no tienen la formación ni las habilidades para manejar la administración de una empresa de este tipo, lo que les implica un gran esfuerzo en capacitación y trabajo diario para desarrollarlas, subrayó Toriz Bonfiglio.

“Muchas veces la comunidad o el grupo social acepta emprender un proyecto ecoturístico, después llega el dinero, se les provee de infraestructura y resulta que cuando comienzan a recibir turistas se dan cuenta de que les da pena hablar con ellos. Se sienten incapaces de comunicarse. Más aún si se trata de crear una red de proveedores y servicios para fortalecer su organización, factores decisivos para la actividad turística y empresarial.

¿Qué hay detrás de un Centro Ecoturístico?“La parte económica es muy importante, nadie va a emprender un negocio para perder dinero o para perder tiempo, pero para poder hacer frente a todos los retos que implicará el emprendimiento tiene que haber interés genuino por parte de los involucrados, interés por atender, por capacitarse, por trabajar y por cuidar los recursos naturales”.

Por tal motivo, Luis Toriz destacó que como en cualquier actividad, tener pasión por lo que se hace es el estímulo más importante para vencer cualquier obstáculo. “Cuando esa pasión los lleva a descubrir la manera de atraer turistas y lograr transmitirles el entusiasmo por el patrimonio cultural y natural que se tiene, pueden atraer también apoyos económicos complementarios para crecer debido a que las instituciones dirigen más su atención en quien ya está logrando cosas por interés propio”.

Por lo anterior, consideró de suma importancia que los visitantes de centros ecoturísticos rurales conozcan el origen de estos proyectos y estén conscientes de las condiciones de las poblaciones rurales que hacen su mejor esfuerzo para ofrecer sus servicios.

“Tener presente también que es nuestra responsabilidad como turistas contribuir en el cuidado y respeto de los recursos naturales y la cultura del lugar que visitamos; y que con nuestra aportación económica estamos ayudando en la mejora de la economía local y el mantenimiento de los lugares, en beneficio de la comunidad y para disfrute de otros visitantes”, recalcó.

ISLA ARENA: UNA HISTORIA DE PACIENCIA Y ESFUERZO

Para tener un panorama más amplio del tema, el maestro en Ciencias, Luis Enrique Toriz, compartió como referencia la historia de un proyecto que puede considerarse un caso de éxito y un ejemplo de paciencia, constancia y esfuerzo en el emprendimiento del ecoturismo.

Se trata del Centro Ecoturístico Wotoch Aayin (La casa del cocodrilo, en lengua maya), ubicado en la comunidad de Isla Arena, al norte de Campeche, en los límites del estado en colindancia con Yucatán. Este centro fue creado por una familia local dedicada originalmente a la pesca, quienes iniciaron un plan para la conservación del cocodrilo Moreletti, especie de la zona que estuvo en peligro de extinción debido a la cacería furtiva. 

“Todo comenzó, según cuenta Doña Caridad, socia fundadora de la cooperativa familiar que gestiona este centro, durante un almuerzo a la orilla de la ria, área en la que acostumbraban reunirse en familia. De pronto comenzó a subir la marea y uno de los familiares, visitante esa tarde, biólogo de profesión, especializado en cocodrilos, comentó que las características del lugar se veían ideales para la crianza de dichos animales”.

A partir de esto, ellos empezaron a buscar la manera de poder establecer un criadero de cocodrilos con la visión de cuidar a la especie, lo que representó siete años de insistencia para obtener los permisos necesarios y los primeros apoyos económicos.

Poco a poco el criadero comenzó a crecer y se dieron cuenta que la gente se acercaba por curiosidad. Entonces, empezaron a cobrar una entrada, luego la gente comenzó a pedir algo de beber y posteriormente, comida, lo que dio origen al establecimiento de un pequeño restaurante. Esta experiencia les permitió identificar posibilidades de obtener dinero para el mantenimiento de la granja, en la que se había comenzado a reproducir rápidamente el cocodrilo, superando las expectativas iniciales. 

“Actualmente el restaurante es reconocido en la zona, principalmente, porque se especializa en platillos hechos con carne de cocodrilo. Visitantes nacionales y extranjeros llegan a Isla Arena para conocer la granja de cocodrilos. Sin embargo, llegar a ese punto en el que tienen la posibilidad de tener un aprovechamiento sustentable de la especia que crían, lograr la obtención de permisos y diversificar su oferta de productos y servicios, no fue una tarea fácil. 

“Más de 10 años de trabajo duro fueron necesarios para lograr la consolidación del proyecto que en la actualidad les ha permitido no sólo generar recursos para el sostenimiento de la granja de cocodrilos, sino convertirse en su actividad principal, además de brindar trabajo a jóvenes de la comunidad y contribuir indirectamente en la actividad económica de la zona”, destacó el especialista Luis Toriz.

Además, en el criadero ofrecen un recorrido guiado para visitantes, donde se destaca la importancia de la especie para el funcionamiento del ecosistema y se logra que el visitante cambie su percepción sobre la especie y conozca su importancia ecológica.

Incluso, cuentan con una zona de manglar que ayudaron a recuperar en el área; con un mirador de madera en el que ellos mismos participaron para su construcción; y han diversificado su oferta de productos elaborando artesanías con la piel de los cocodrilos y productos naturistas a partir de la grasa del reptil. 

“Éste es un ejemplo de éxito de ecoturismo en donde la constancia y pasión incansable de sus fundadores, así como el interés y amor en la naturaleza, rindieron frutos. Les permitió desarrollar habilidades y contribuir con su trabajo diario en la educación ambiental, el cuidado de los recursos naturales y la mejora de la economía de las familias involucradas y la comunidad, a la vez que constituyen un lugar de esparcimiento para visitantes”, concluyó Luis Toriz Bonfiglio.

Fuente: Mira tu México 

jueves, 21 de marzo de 2019

Dicos y su enseñanza del mañana: Apicultura en secundarias:

El ingeniero Alberto Villaseñor explicó que capacitar a estudiantes de secundaria en apicultura y producción de hortalizas permite promover en ellos el cuidado ambiental, la autosuficiencia alimentaria y la alimentación saludable.

Para complementar el aprendizaje en estudiantes de educación secundaria, a nivel nacional las secundarias técnicas han impartido por años talleres para que los alumnos se capaciten en algún oficio como corte y confección, electricidad, carpintería o cocina, pero conforme pasa el tiempo han surgido opciones que van desde sustituirlos por clubes de música, danza o robótica, similares a las que ofrecen otras escuelas, o mantener ambas modalidades.

En este contexto, la organización civil Iniciativa Dicos, con sede en el municipio de Calakmul, Campeche, la cual se dedica a promover proyectos relacionados con la conservación y manejo de los recursos naturales mediante proyectos productivos y capacitación, ya está innovando en este nivel educativo para atender tres temas fundamentales: cuidado ambiental, autosuficiencia alimentaria y alimentación saludable.

Se trata de su iniciativa “Fomento de la Apicultura como Alternativa para Mejoramiento Nutricional de los Jóvenes”, la cual se lleva a cabo en tres telesecundarias ubicadas en el municipio de Calakmul: las de los ejidos Heriberto Jara Corona, Manantial y Nueva Vida.

Al respecto, el presidente de Iniciativa Dicos, Alberto Villaseñor Farías, detalló que la capacitación en apicultura está enfocado a la producción y comercialización de la miel, tanto para promover que se incorpore en la dieta de los estudiantes como para aprendizaje, cuyo conocimiento pueden compartir con sus familias, y en caso de que les guste y decidan dedicarse a la apicultura tengan alguna noción sobre ello.

Respecto a cómo se implementó, explicó que este proyecto arrancó en 2018 para lo cual llevaron a cabo la gestión de recursos y una vez autorizado, se realizó la compra de una cámara de cría para abejas Apis, se preparó el lugar en donde se iban a poner las abejas, y se colocaron piletas de agua para evitar que llegaran las hormigas.

Luego de comprar todo el equipamiento e instalar el apiario, se empezaron a impartir los cursos de capacitación teórica a los alumnos, maestros y a algunos padres familia, el cual consistió en tres sesiones; y posteriormente, con autorización de los padres y del propio alumno, se dio la capacitación práctica.

“Obviamente existe un riesgo [de picadura], pero se dotó de todo el equipo indispensable de seguridad, como sombrero, guantes, ahumadores”, 10 equipos de protección para cada escuela, y para una mejor atención a cada alumno, se determinó que no fueran los 30 estudiantes de cada escuela a cada apiario, sino sólo dos o tres alumnos en cada sesión.

Además, el ingeniero destacó que a un año de haberse implementado este proyecto, la respuesta de los estudiantes ha sido satisfactoria, porque “hay quienes no sabían nada y han ido con gusto, algunos los han picado, pero es parte de” esta labor, incluso, para quienes quisieran seguir el camino de la apicultura tienen la posibilidad de elegir carreras afines como Biología o Veterinaria.

PROYECTO BASE: PRODUCCIÓN DE HORTALIZAS

El ingeniero Alberto Villaseñor explicó para Mira tu México, que el proyecto de apicultura “es complementario a uno más amplio que se está llevando a cabo en estas mismas escuelas en cuestión de producción de hortalizas, principalmente, y agroforestería, como una forma de producir los alimentos. Por un lado, que se puedan consumir en las propias cocinas escolares y que los muchachos aprendan, y en su caso, puedan llevarlo a sus casas, o posteriormente, producir en sus casas para mejorar su alimentación”.

Detalló que este proyecto de hortalizas inició hace tres años en las tres telesecundarias tomando en consideración que como los jóvenes se encuentran en una etapa de aprendizaje, puede crearse en ellos conciencia y el hábito de cuidar el medio ambiente, producir alimentos y tener una alimentación saludable.

“Todo es pensando en los muchachos y en cuestión de medio ambiente. De hecho desde el proyecto grande de hortalizas también hay pláticas de educación ambiental. En lo de hortalizas manejan pequeños viveros donde crecen plantas forestales y se han reforestado las comunidades, incluso, se está pasando al municipio un poco de planta para que lo utilicen en otros lugares. Considero que es importante crear conciencia de cómo está relacionada todo, en este caso: conservación, medio ambiente y alimentación”, manifestó.

EL FUTURO DE ESTA INICIATIVA

El presidente de Iniciativa Dicos refirió que a pesar de que esta iniciativa concluyó en enero de este 2019, le darán seguimiento un año más tanto al proyecto de hortalizas como al de apicultura debido a que la capacitación práctica es continua.

Respecto a si llevarán esta iniciativa a otros niveles de educación, explicó que actualmente se encuentran en estas tres telesecundarias de Calakmul, debido a que la mayoría de los ejidos de la región cuentan sólo con telesecundarias, y aunque en algunos otros hay planteles de Colegio de Bachilleres, de bachillerato o preparatoria, de momento están enfocados al nivel secundaria.

Por otra parte, debido a que el proyecto depende de fuentes de apoyo, Villaseñor Farías refirió que una vez que encuentren financiadores podrán emprenderlo en otras secundarias, e incluso, la iniciativa está abierta para escuelas foráneas que estén interesadas en que se emprenda el proyecto de hortalizas y apicultura.

“Si se nos acerca alguna otra escuela […], lo que nos ponemos a hacer es tratar de buscar financiadores”, además de analizar que las instalaciones sean las adecuadas para llevarlo a cabo, para emprender un proceso de equipamiento, de las abejas, de equipo de protección y equipo de extracción, entre otros aspectos.

“Incluso se está viendo que haya un intercambio con otras escuelas, que vayan a conocer el proyecto en general, tanto de hortalizas como el de apicultura, para que puedan ver si les interesa”, destacó el ingeniero.

En tanto, la visión de Iniciativa Dicos es continuar impulsando proyectos con cuestiones de conservación, manejo de recurso, restauración, reforestación y de conservación.

Fuente: Mira tu México

lunes, 28 de enero de 2019

Tener pasión y sumar a todos, clave en un negocio ecológico

ENTREVISTA (PARTE 3). El fundador de BioBox, Eduardo Bustamante, explicó que se debe emprender algo que deje un beneficio a la sociedad y al planeta, y que incluya a cuatro jugadores fundamentales: ciudadanos, iniciativa privada, gobierno y ambiente.

“Las nuevas generaciones se tienen que preguntar para qué quieren emprender un negocio. No por qué, sino para qué es muy importante”, destacó Eduardo Bustamante, fundador y director de BioBox, una empresa mexicana que promueve la cultura del cuidado del medio ambiente a través de premiar el reciclaje. 

Al percibir un panorama en el que se va a vivir en una sociedad con demasiada gente y  por tanto, con mucha competencia, explicó que “los comercios que van a poder sobrevivir van a ser los que estén dejando algo a la sociedad, al planeta”.

En este contexto, consideró importante que las personas estén enfocadas en “para qué quieren tener un negocio. La parte económica siempre va a ser importante para cumplir un negocio y para poder vivir, pero en definitiva va a ser mucho más fácil triunfar si se logra involucrar a más personas a la empresa, esa es la clave de BioBox”.

Por tal motivo, cuando decidieron emprender lo hicieron pensando en hacerlo con la sociedad, con el medio ambiente, con la iniciativa privada, es decir, sumando a otras empresas, así como con el gobierno, el cual otorga los permisos. De tal manera que avanzar con estos cuatro jugadores otorga fortaleza a la empresa.

Además, emprender un negocio ecológico o social por gusto permite que esa pasión sea un impulso para no rendirse y para que en los momentos difíciles se pueda seguir trabajando en conseguir esa meta. 

“Definitivamente mi recomendación para cualquier persona que esté emprendiendo es que decida cuál va a ser ese motor que va a hacer que no se rinda en los momentos difíciles, porque todos los negocios, independientemente del tamaño, tienen momentos de crisis y lo único que puede ayudar a continuar va a ser la motivación final, cuál es esa pasión de la empresa, cuál es ese clic que va a hacer que no se rinda. 

“Dinero no, porque si lo que te mueve es el dinero en el momento de crisis va a hacer mucho más fácil que tires la toalla porque solamente estas buscando el dinero, pero cuando estás buscando hacer algo que te apasione, en nuestro caso, tratando de limpiar el planeta, eso hace que no te rindas a pesar de que en una época no hubiera los recursos económicos”, manifestó para Mira tu México.

Otro aspecto a considerar es la ubicación, por ejemplo, en el caso de ellos se encontraban en la Ciudad de México, una ciudad muy grande así como la cantidad de basura que se genera ahí. “Hay que crecer ordenadamente y escoger un punto de partida y a partir de ahí, ir expandiendo, y qué mejor que la capital […], porque considero que alguien que logra triunfar en la Ciudad de México, después será mucho más sencillo hacerlo en provincia”.

ALIADOS DE CENTROS DE RECICLAJE

El empresario Eduardo Bustamante explicó que independientemente de la manera en que lo deseen hacer las personas, la invitación por parte de ellos es que reciclen, ya sea en centros de reciclaje o en las máquinas BioBox.

Además, se debe considerar que para cada circunstancia hay una alternativa para reciclar. “Un centro de reciclaje acepta mucha más variedad de productos y una cantidad más grande”, por lo que alguien que recolecta residuos en grandes cantidades, como a través de un camión de basura, puede acudir a un centro de reciclaje.

“Nosotros no pretendemos ni creo que seamos la solución del reciclaje en México, nosotros somos parte de la solución y por eso nos definimos como una empresa que se dedica a generar conciencia, es decir, que cambies ese estilo de vida”, porque alguien que se empieza a involucrar con el reciclaje no solamente va a reciclar con Biobox, también “va a empezar a guardar sus envases para ir a centros de reciclaje, va a empezar a cerrarle al agua cuando se lave los dientes, a bañarse más rápido, a hacer ejercicio, a respetar la vida del mar, empiezas a tener un estilo de vida distinto”.

Por ello, Eduardo Bustamante calificó a BioBox como “aliado” de los centros de reciclaje, porque ambos son alternativas para que las personas decidan qué hacer con los envases.

ALIADOS DE EMPRESAS Y EMPRENDEDORES 

El empresario mexicano explicó que buscan sumar a diferentes empresas que quieran dar un premio a cambio del reciclaje, es decir, cualquier empresa que estuviera dispuesta a dar una promoción o un descuento a cambio de cierto número de envases. 

“Eso lo podemos subir a la aplicación [BioBox] y no tiene ningún costo, es decir, nosotros apoyamos a esta empresa o a ese comercio a que se dé a conocer a través de BioBox y que pueda sumarse como una empresa socialmente responsable, premiando a todos aquellos que quieran ayudarnos a limpiar el planeta”.

Por otra parte, cuando una empresa solicita la colocación de una máquina BioBox en algún establecimiento comercial, se lleva a cabo un análisis y una negociación para determinar que sea viable y se manda a hacer la máquina. Ejemplo de ello fue la invitación que recibieron para instalar máquinas BioBox en tiendas de autoservicio Walmart, para una campaña con Herdez.

“El proyecto no es solamente para marcas grandes, es un proyecto para todos. Nosotros nacimos de un emprendimiento, no de una empresa grande, y qué mejor que apoyar a otros negocios que se consideren pequeños o medianos y sumarlos, pues considero que sería parte de regresarles esa suerte que hemos tenido a otros emprendedores y a otros empresarios”.

Para comunicarse con ellos informó que se puede hacer a través de la página web de BioBox, por teléfono, por redes sociales o por correo eléctrico, a la vez que agradeció a las personas que se van sumando a este proyecto para limpiar el planeta  y para hacer un cambio positivo.

Fuente: Mira tu México

PRIMERA PARTE EN:


lunes, 14 de enero de 2019

Premiar el reciclaje, la aportación de BioBox para el ambiente

ENTREVISTA (PARTE 2). El empresario mexicano Eduardo Bustamante explicó que los premios están pensados para niños, adultos y para diversos niveles adquisitivos; además, para este 2019 aumentará la cantidad de servicios que se podrán pagar con los puntos BioBox.

Con la idea de concienciar a la ciudadanía de que sus acciones repercuten en el medio ambiente y que a través de modificar su estilo de vida se puede contribuir a su cuidado, la empresa mexicana BioBox desarrolló una máquina que motiva a las personas a adquirir el hábito de reciclar mediante otorgar puntos a través de la tarjeta PayBack o la aplicación BioBox, que se pueden donar a fundaciones o acumular para obtener descuentos o pagar servicios, a cambio de botellas vacías de PET y aluminio.

“Nuestro modelo de negocio no es comprar envases o comprar basura, nuestro proyecto es hacer que la gente se dé cuenta que eso a lo que ellos llaman basura es un envase que puede convertirse en la materia prima de otro proyecto y que como consumidor o como marca con un producto somos responsables de qué hacemos con ese envase, y cuando la gente tiene esa conciencia de decir: 'es mi responsabilidad si lo quiero dejar en el bosque, en el mar o en una Biobox', entonces, ahí es donde empieza a suceder esta magia”, manifestó Eduardo Bustamante.

En este contexto, el fundador y director de BioBox explicó para Mira tu México que se han preocupado porque los premios fueran no sólo para un nivel socioeconómico o para una edad de usuarios. “Tenemos premios para niños, para adultos, para gente con mayor nivel adquisitivo, con menor nivel adquisitivo, tratando de que cada quien se motive con lo que le gusta y tratar de sumar a mas comercios y a más personas”.

Además, cuando realizan alianzas con otras empresas la recompensa que otorgan es entre ambas empresas por lo que puede variar. Por ejemplo, con Herdez, el premio es más alto porque no es una promoción que esté todo el año sino sólo por tres meses, y consistía en otorgar un peso por cada lata de hojalata reciclada.

En el caso de la tarjeta PayBack, todos los puntos tienen un valor de 10 centavos, ante lo cual Bustamante destacó la importancia de saber que un envase vale menos de 10 centavos, por lo que el premio más pequeño que otorgan es el punto PayBack, el cual vale más que el envase en sí.

Respecto a la aplicación BioBox, el premio es muy asequible, porque, por ejemplo, se puede obtener un helado 2X1 a cambio de tres botellas. “Un helado de Yogen Früz que vale 55 pesos, con tres envases te ahorras 55 pesos, o por ejemplo, con Sports World tenemos una promoción que por ocho envases la inscripción para hacer ejercicio vale 50%, y una inscripción en ese gimnasio puede costar 2 mil o 2 mil 500 pesos, entonces es un ahorro de más de 1 mil pesos por ocho botellas. Dependiendo en qué ocupes el premio es el valor que va a tener cada punto Biobox”.

Otro aspecto que tomaron en consideración es que el 80% de las personas que tiene un celular no cuenta con un plan de Wifi o internet continuo. Por ello, la ventaja que tiene la aplicación BioBox es que no se necesita que el celular esté conectado a internet para poder ocupar una máquina. "Eso hace que no sea un impedimento colocar una maquina en un lugar en donde la gente no tuviera tiempos y datos disponibles en su teléfono, lo puede hacer sin necesidad de navegar en internet. Una vez que se conecta a una red Wifii ya vería reflejado su premio”.

Por otra parte, también se tiene la oportunidad de donar el premio del envase, por lo que si alguien no tiene  la aplicación BioBox, no tiene tarjeta PayBack o simplemente lo desea, puede donar sus envases a alguna fundación. “Nosotros trabajamos a nivel nacional con Dr. Sonrisas, que es una fundación que se dedica a cumplir sueños a niños que tienen una enfermedad terminal, y a través de Save the Children”, agregó.

EL SUEÑO CONTINÚA ESTE 2019

“Somos una empresa 100% mexicana, y todo el software y hardware es hecho por nosotros aquí en México. Entonces, el modelo de negocio es una idea mexicana y […] todavía no existe un concepto igual” en otro país, explicó Eduardo Bustamente.

Por tal motivo, el empresario mexicano informó que una de las metas para este 2019 es crecer tanto en la República mexicana como en otras partes de Latinoamérica. 

“Arrancamos el 2019 con 300 Biobox  y la idea es por lo menos duplicar ese número (para cerrar este año con 600), poderlas poner en la Ciudad de México […] y vamos a ponerlas en más partes de la República como puede ser Puebla, Quintana Roo, Guadalajara y Monterrey, son los que se tienen planeado para la primera fase”.

Además, actualmente se encuentran trabajando para poder llevar el proyecto a otras partes del mundo, como Argentina, Brasil y Chile, tres países con los que ya tienen algunos avances para poner las clásicas allá.

Explicó que actualmente las máquinas se encuentran en Walmart y en Comercial Mexicana, aunque ya están empezando a entrar en Chedraui, debido a que la idea es tener las máquinas en tiendas de autoservicio y  poder cubrir todos los espacios que se tienen en la Ciudad de México, que son 280 ubicaciones.

“La idea es que pueda haber una Biobox cerca de todos. A través de la participación de  los ciudadanos y los permisos que nos vayan dando los diferentes gobiernos, la idea es poderla tener en diferentes partes de la ciudad y del país, por ejemplo en playas, tratar de tenerlos en otras ciudades, en pueblos mágicos”.

Respecto a la modificación de la máquina, Eduardo Bustamante explicó que ya se cuenta con la recarga de tiempo aire y para este año se tiene planeado aumentar la cantidad de servicios que se van a poder pagar con cada uno de los puntos que otorgan las máquinas BioBox, como: luz, agua, gas, así como en más restaurantes y comercios en donde se pueden tener promociones y descuentos.

“También tenemos una nueva forma para premiar a través de una plataforma para el cine, por decir en algunos casos”, y se tendrán cambios a nivel de software y a nivel de experiencia de usuario, ya no tanto el diseño, porque este diseño ya está probado para estar en vía pública.

“Tenemos ahorita una tecnología que vamos a poder lograr en el 2019 y es para hacer bloques y adoquines. Entonces, la idea es con todo el material que se recauda tener adoquín, hecho a base de todo este material recaudado, para poder poner firme en algunas zonas rurales, en diversas calles o parques”, lo cual se contempla que se logre a partir del segundo semestre de este año.

Cabe destacar que en cuanto a la campaña con Herdez, la cual se realiza cada año dependiendo de los resultados obtenidos, se espera que en este 2019 se realice nuevamente. 

lunes, 7 de enero de 2019

BioBox, un aliado para el reciclaje en México y el mundo

ENTREVISTA (PARTE 1). El empresario Eduardo Bustamante explicó que a través de la máquina que premia a los ciudadanos por reciclar, buscan ser parte de la solución al problema de los residuos, y lograr generar conciencia, es decir, cambiar el estilo de vida de las personas.

Actualmente, “las tres erres” o “3R” (reducir, reutilizar y reciclar) es un término que a pesar de ser muy usado, algunos todavía desconocen, por ello han surgido iniciativas que buscan sumar a más personas a esta acción. Una de ellas es la desarrollada por la empresa mexicana BioBox, una máquina cuyo objetivo es alentar a las personas a cuidar el medio ambiente mediante premiar su reciclaje y lograr que con el tiempo este hábito ambiental se convierta en parte de su vida. 

“Nosotros no pretendemos ni creo que seamos la solución del reciclaje en México, nosotros somos parte de la solución, y por eso nos definimos como una empresa que se dedica a generar conciencia, es decir, que cambies ese estilo de vida”, manifestó para Mira tu México el fundador y director de BioBox, Eduardo Bustamante.

Con este objetivo en mente, en 2014 se instaló la primera máquina BioBox en la Ciudad de México un mueble urbano que actualmente recibe envases de PET y aluminio a cambio de puntos que se pueden donar a fundaciones o acumular para obtener descuentos o pagar servicios. 

“Después hicimos tres prototipos diferentes […] 2017 fue el año de pruebas piloto y de aprender muchos temas”, mientras que en 2018 se logró su consolidación.

Sin embargo, su instalación requirió tramitar permisos gubernamentales tanto de la oficina mayor como de las delegaciones, así como cumplir diversas normativas. “Todas las máquinas que están instaladas cumplen con todo lo que pide la ley, tenemos un permiso, por eso pueden estar instaladas en vía pública”, refirió el empresario.

También se tuvo que examinar en qué espacio público podía haber un mueble, “no solamente una Biobox, cualquier mueble. Tienes que respetar el paso peatonal, que no distraiga al conductor, que no estorbe una salida, hay varias reglas que tienes que cumplir para poder determinar un lugar y ponerlas en donde estén visibles, donde la gente pueda ocuparlas”.

De tal manera que en esta primera etapa se eligió un punto en donde hubiera una gran cantidad de parques y comercios, para que en caso de que las personas no tuvieran una máquina cerca de su casa, por lo menos la tuvieran cerca de su lugar de trabajo.

Como parte de este proceso de consolidación, la máquina BioBox también pasó por una serie de modificaciones tanto en su diseño exterior como en su hardware y software, a fin ser lo más atractivo y cómodo posible para el usuario y ser lo más amigable al medio ambiente.

“Las primeras máquinas fueron máquinas más sencillas […] hemos cambiado el diseño exterior de la máquina, materiales, para que hoy puedan ser máquinas de acero inoxidable, que fueran más difíciles de vandalizar. Al principio introducíamos el envase acostado, hoy lo colocamos de manera vertical lo que hace que no se derrame el líquido en caso de que alguien todavía tuviera parte de su bebida en el envase”.

La máquina actual además se puede programar para recibir envases como los de Tetra Pack (aunque por el momento no se tiene contemplado); y también para recibir latas de alimentos, como la alianza que tuvieron con Herdez que abarcó Monterrey, Guadalajara, Estado de México y Ciudad de México, en donde las máquinas recibían latas de hojalata recicladas de atún, frijol y chiles.

“Después fuimos mejorando en tener una pantalla táctil. Al principio imprimíamos un ticket y eso era contaminar. Reimprimía por haber metido un envase de plástico y devolvía un ticket de papel que iba a la basura. 

“Hoy logramos captar con un software, y el premio que le damos a la gente por ayudarnos a limpiar el planeta puede ser a través de la tarjeta Payback, lo que implicó conectar las máquinas a internet para poder cargar en tiempo real el premio de cualquier tarjeta Payback, y a través de nuestra aplicación BioBox”.  

Otra de las modificaciones por las que pasó la máquina fue que al principio contaba con dos contenedores, mientras que el modelo actual tiene hasta cuatro contenedores para recibir cuatro materiales, los cuales se pueden compactar o triturar dependiendo de lo que se quiera hacer con cada envase.

“Entonces, ha ido cambiando tanto el diseño como el hardware y el software. En todos los sentidos hemos ido evolucionando para podernos adaptar más a las exigencias de los socios comerciales y de los usuarios”, refirió Eduardo Bustamante.

Por lo anterior, las diversas etapas por las que han pasado les ha permitido incrementar el número de máquinas instaladas en la capital, así como el número de botellas que se recolectan diariamente.

“En un principio recolectábamos en promedio 400 botellas por máquina diaria, y hoy tenemos  arriba 1 mil botellas en promedio por máquina. Estas máquinas llegan a colectar hasta 3 mil envases, pero en promedio tenemos 1 mil envases por cada BioBox”, detalló.

Además, a partir de la recolección que hace BioBox se han logrado elaborar diversos productos. Por ejemplo, con la hojalata se han hecho calentadores solares; se ha creado hilo parecido al poliéster con el que han hecho cobijas; mientras que el aluminio lo han vendido a fundidoras, quienes luego de fundirlo lo convierten en un nuevo producto.

Fuente: Mira tu México

“Nos hemos preocupado mucho porque los premios fueran no sólo para un nivel socioeconómico o para una edad de usuarios…” 

Conoce cuáles son algunos premios que otorgan las máquinas BioBox y los proyectos para este 2019 tanto en México como en el mundo en:

lunes, 8 de octubre de 2018

Ecoguerreros Yucatán, un turismo verde y educativo

ENTREVISTA. El empresario Ulyses Huesca explicó que el objetivo es ofrecer experiencias en áreas naturales poco conocidas, manejados por las comunidades, y dejar en cada visitante una enseñanza de cuidado ambiental, además de contribuir al desarrollo de los habitantes.

Desde el momento en que se determinó que el turismo debía tener una visión sustentable, los modelos de conducta de los prestadores de servicios y de los consumidores se empezaron a modificar de manera exponencial. De ahí que cada vez más personas buscan que sus visitas sean una aportación al cuidado de los recursos naturales y al desarrollo de las comunidades, y las empresas buscan promover estos criterios y ofrecer nuevas experiencias a sus consumidores.

Tal es el caso de Ecoguerreros Yucatán, una empresa social cooperativa que tras ganar el Reto Emprendedor comenzó a operar en julio de 2016, y cuyo objetivo es contribuir a conservar el medio ambiente y la cultura local mediante ofrecer actividades en contacto con la naturaleza, en alianza con cooperativas, ejidos y organizaciones rurales.

“Nosotros no ofrecemos servicios turísticos, sino brindamos experiencias con la naturaleza y la cultura”, explicó para Mira tu México el director general de Ecoguerreros Yucatán, el ingeniero agrónomo Ulyses Huesca Tercero.

“Decimos experiencias al conjunto de conocimiento que se adquiere en el viaje. No sólo es un simple viaje sino es de aprendizaje: hablamos de conservación, del cuidado del medio ambiente, el por qué prohibimos desechables, y el manejo de la basura que generamos, además de los beneficios que se le da a las comunidades al viajar con nosotros”.

Por ello, se han caracterizado por ofrecer experiencias únicas en sus campamentos, pasadías, expediciones, deportes al aire libre y cursos, buscando que en cada una, los visitantes tengan una enseñanza, una vivencia significativa, diversión y entretenimiento.

Además, destacó que promover ecoturismo en una zona con especies amenazadas resulta viable para el rescate de animales como el Flamenco Rosa del Caribe, el Tiburón Ballena y las tortugas de Akumal, es decir, un “turismo bien regulado es un aliado para la conservación”.

En este contexto, las características que deben tener los lugares que promueve la empresa yucateca es que “no sean conocidos, que tengan un trabajo de cuidado de medio ambiente, y que estén manejados por las comunidades o ejidatarios”.

Estos aspectos, refiere Huesca, le ha permitido a la empresa obtener resultados positivos, pues la respuesta del turismo ha sido excelente y ha ido en crecimiento desde que se fundó Eco Guerreros Yucatán, debido a que las personas los buscan por más experiencias y contacto con la naturaleza.

“Nuestro nicho hasta ahora ha sido la gente de Mérida. Ya están viajando con nosotros extranjeros y nacionales. Los europeos son los que más buscan este tipo de experiencia”, informó el empresario.

Sin embargo, pese al éxito obtenido, también se han tenido que enfrentar a algunos desafíos como la “falta de financiamiento. El mercado todavía es la minoría con respecto a otros segmentos del turismo y también, la falta del conocimiento y recursos a invertir en marketing y ventas”, agregó Ulyses Huesca.

En tanto, la empresa continúa trabajando constantemente en ofrecer experiencias novedosas y promociones en días festivos, a través de su página oficial de Facebook Ecoguerreros Yucatán y próximamente, en un sitio web, a fin de llegar a más personas en busca de un turismo alternativo.

Fuente: Mira tu México 

miércoles, 18 de abril de 2018

CEDE, un programa lúdico-ecológico de ayuda emocional para niños indígenas

ENTREVISTA. El doctor Rodolfo Dirzo dijo que Ciencia En Dónde Estés enseña cómo es la biodiversidad y fue creado para  mejorar la salud mental en las comunidades afectadas por los sismos de septiembre de 2017; además, es un proyecto que puede ser replicado por otros maestros.

Son diversos los expertos que coinciden en que el cuidado de la biodiversidad debe ser una responsabilidad compartida entre gobierno, academia, empresas y población en general, que la educación es fundamental para fomentar el aprovechamiento sustentable de los recursos naturales y que la naturaleza contribuye a tener una mejor salud mental, por lo que algunos han emprendido acciones innovadoras que trascienden en beneficio del entorno y del ser humano.   

Ejemplo de ello es el doctor Rodolfo Dirzo Minjarez, profesor del Departamento de Biología en la Universidad de Stanford en California, Estados Unidos, y colaborador en la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), quien tras los sismos que afectaron diversos estados de la República en septiembre de 2017, creó el programa Ciencia En Donde Estés (CEDE), a fin de contribuir a mejorar la salud emocional de niños y niñas de comunidades indígenas.

“A raíz de los sismos, en Oaxaca y Morelos, dos de los estados que tuvieron un impacto muy grande […] muchas escuelas quedaron inservibles, los niños quedaron en albergues, refugios, casas, iglesias, muy desamparados psicológicamente, emocionalmente y físicamente. Entonces, traté de buscar alguna manera de llevar algo que pudiera ponerlos en una situación intelectual, emocional diferente”, y ese algo fue CEDE, un programa muy sencillo y lúdico que les enseña cómo es la biodiversidad.


El investigador relató para Mira tu México, que con ayuda de cintas de colores con velcro y unas láminas en una mesa les contó cómo es la historia de la evolución, de la vida en el planeta, mientras que los pequeños emocionados se acercaban a la mesa, “recogían su lámina y la colocaban en el punto, a lo largo de esta cinta que les presentaba los 4 mil millones de años de evolución del planeta”.

Además, a través de una colección científica de insectos disecados del Instituto de Biología de la UNAM logró hacer más completa y atractiva la explicación. “Platicarles a los niños cómo fue el origen de la biodiversidad, cómo llegó a lo que estamos ahora y verlo en esas colecciones científicas fue una gran alegría”.

Aclaró que el programa CEDE lo puso en marcha en comunidades de Oaxaca y Morelos, y aunque Chiapas también resultó muy afectado, así como otras regiones, lamentablemente no le ha sido posible llevarlo ahí. “El asunto es que una persona no da para todas las comunidades que requerían ese tipo de cosas, pero, en las que pude asistir ha sido una respuesta verdaderamente espectacular y emotiva”.

¿QUÉ IMPLICO CREAR “CIENCIA DESDE DONDE ESTÉS”?

El investigador Dirzo Minjarez refirió que crear y llevar este programa a las comunidades indígenas requirió de un gran esfuerzo que con cada paso que dio, encontró apoyo por parte de las personas, además de instituciones gubernamentales y académicas.

“Me tomó un poco de tiempo encontrarme con las escuelas, porque se trató de ir y pedir: ‘por favor me permitirían que en la escuela o en este albergue [haga el programa], me prestan a los niños para hacer este programa’. Una vez que logré tener el tipo de contactos en Oaxaca y Morelos, lo emprendí. El último lo acabo de llevar a la comunidad indígena en el Ajusco hace un mes y medio”(aproximadamente en el mes de enero).

Destacó que se trató de un trabajo en equipo en donde la Conabio lo apoyó con materiales que regalaba como los posters y los juegos, además, Conabio grabó una de la sesiones para ponerlo a la disposición de las personas para que conozcan más sobre el programa CEDE.

De igual manera, ha recibido apoyo por parte de las universidades locales, principalmente la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, así como del Instituto de Biología de la UNAM, quien le prestó una colección científica de insectos disecados. 

MAESTROS PUEDEN DARLE CONTINUIDAD A CEDE

La respuesta de las comunidades fue tan favorable que a pesar de que el programa estaba diseñado para ser de una hora cada sesión, nunca terminaron antes de dos horas y media, relató el investigador.
Incluso, el programa no sólo se transmitió a niños de diversas comunidades sino también a padres y a maestros; y debido a que con el tiempo la necesidad surgió en más escuelas, le solicitaron que llevara el programa, pero “lamentablemente no da tiempo para hacerlo en todas”.

De ahí que el doctor Rodolfo Dirzo contempla que en la medida de lo posible, este programa sea más abierto. “Una persona sola no lo puede hacer, tengo la esperanza de que muchos de los maestros que participaron en estos eventos lo tomen y ellos mismo lo hagan”.

Por tal motivo, el reto es poder proporcionar esos materiales a todos los maestros para que ellos lo repliquen, que se cree “un programa de capacitación para los maestros, es decir, que la SEP los convocase para que les hicieran una capacitación con este programa, y que las diferentes instituciones que me dieron los materiales hicieran una donación de materiales para ello de manera que se use ampliamente para todo el país”, agregó.

Respecto a cómo podría apoyar la ciudadanía, destacó que el prestar un lugar o espacio amplio en donde colocar el material y realizar actividades con los niños, o apoyar con agua para beber, es una manera de seguir impulsando este programa en las comunidades indígenas.

“Por ejemplo, tenía que tener una casa en donde hiciera el programa, porque es muy interactivo, muy lúdico. Un patio en donde los niños se pudieran mover a lo largo de estos listones o cintas. En ocasiones las personas de las casas nos daban la bebida. En algunos casos fui a la oficina municipal a que me prestaran la sala de cabildo, es decir, que la sociedad se tomase de la mano para poder hacer este tipo de eventos”, finalizó.

Fuente: Mira tu México

martes, 2 de mayo de 2017

“Tenemos que saber qué tortillas estamos comiendo”, R. Mier

ENTREVISTA. El fundador de la organización Tortilla de Maíz Mexicana explicó que debido a que las tortillerías no están reguladas en cuanto al modo de preparación, buscan concienciar a la población sobre lo que consumen; también trabajan en rescatar maíces que se están extinguiendo, como el palomero.

De acuerdo con el reporte “Consumo, distribución y producción de alimentos: el caso del complejo maíz-tortilla” 2014, estimaciones de la Coneval refieren que en el medio urbano el consumo anual per cápita de tortilla es de 56.7 kilogramos y en el medio rural es de 79.5 kilogramos, lo cual muestra que sigue siendo uno de los principales alimentos en la dieta mexicana. 

No obstante, a fin de seguir preservando el consumo de este alimento prehispánico, la organización Tortilla de Maíz Mexicana (fundada en 2016), se ha dado a la tarea de fomentar su consumo, difundir información sobre sus nutrientes y elaboración tradicional (nixtamalización), así como exhortar a la población a exigir que las tortillas producidas en las tortillerías estén hechas con ingredientes de buena calidad.

“La tortilla es el principal alimento y está en un terreno de nadie (porque cualquiera puede elaborarlas y venderlas). Hay entre 80 mil y 100 mil tortillerías, no están los censos muy claros, pero son más de 80 mil tortillerías en el país. Hay algunas reglas en términos de sanidad y salubridad, pero hay pocas reglas en qué nos estamos comiendo, qué le están poniendo a esa masa, con qué están haciendo sus tortillas”, explicó el fundador y director de Tortilla de Maíz Mexicana, Rafael Mier.

“La tortilla de maíz es el principal alimento de nuestro país, sin embargo, carece de una buena protección e información al consumidor, no existen leyes de derechos del consumidor en relación con tortilla. Las tortillerías no están obligadas a decirnos de qué están hechas sus tortillas que nos venden y esto, a lo que ha llevado, es que en las tortillerías se hagan unos abusos en los productos que nos venden. Entonces, nos estamos encontrando con tortillas chatarra que le introducen muchísimos aditivos, tinturas, hay tortillas azules que nos las están pintando”.

Por tal motivo, explicó que uno de sus objetivos es “generar conciencia de que nuestro principal alimento lo tenemos que cuidar más, tenemos que saber qué tortillas estamos comiendo, cuál tortilla es mejor que otra, porque no todas las tortillas son iguales. Es mucha la labor de concientización, poner sobre la mesa y sobre la agenda nacional, qué tortillas queremos comer los mexicanos”, refirió.

Esta acción implica también trabajar con toda la cadena de valor del maíz y la tortilla. “Empezamos desde productores, seguimos con comercializadores, luego entramos a todo lo que son tortilleros, y no sólo tortilleros sino también supermercados, expendios que venden tortillas, restaurantes, fondas, comales, porque hay muchas mujeres que se dedican a hacer tortillas en pequeños establecimientos alrededor del país”.

Lo anterior es de suma importancia, pues, aunque por más de 200 mil años hemos comido tortillas en México, por primera vez esta generación va a heredar una peor tortilla a la siguiente, por lo que se debe asegurar que la tortilla que se vende y que se consume en México sea una tortilla nutritiva y de buena calidad.

“Queremos que, lo que le heredemos a las nuevas generaciones de mexicanos sea una buena tortilla, que nutra, que satisfaga el hambre, que sea atractiva y sabrosa, para asegurar nuestra gastronomía nacional”, además, al existir 2 millones y medio de productores de maíz en el país, este cultivo representa una derrama económica muy importante, destacó.

A rescatar los maíces nativos del país

“Tenemos tres objetivos principales en  nuestra organización: El primero es rescatar los maíces nativos y tradicionales de México; el segundo es renovar esta cultura del maíz y la tortilla; y el tercero es el rescate de la tortilla tradicional, es decir, el fomento de la tortilla de maíz nixtamalizada”, destacó el fundador de Tortilla de Maíz Mexicana, Rafael Mier.

En este contexto, actualmente impulsan un programa de rescate de los maíces mexicanos que revientan y forman palomitas. “Estos maíces son de los más antiguos que existen, poca gente lo sabe, sin embargo, en México, que es un lugar de origen, están el peligro de extinción”.

Detalló que el maíz palomero toluqueño es una de las 59 razas nativas de México y que se ha dejado de sembrar desde hace 60 años, incluso, los investigadores ya reportaron que está al borde la extinción; además, al dedicarse a buscarlo en el campo, no le fue posible hallar a un productor de ese maíz.

“Ahí fue cuando decidí arrancar con este programa, me di a la tarea de volver a recuperar este maíz. Al no encontrar semillas, me fui a los bancos de semillas, como el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo, y el Colegio de Posgraduados, ellos tienen bancos de semillas en donde han almacenado por muchos años, y tenían de este maíz tan especial. Sembramos semillas de los bancos que llevaban cerca de 70 años congeladas”, manifestó.

Con ello, el proyecto inició con la siembra del maíz toluqueño en marzo-abril de 2016, en Valle de Brazo, Estado de México, debido a que es una región apropiada, en donde estos maíces se sembraban antiguamente, y donde Rafael Mier posee un espacio destinado para este fin; posteriormente, se cosechó en octubre-noviembre.

“Es sólo un inicio de lo que estamos queriendo hacer,  pero esta semilla que tenemos es muy poquita”, motivo por el cual otro objetivo es encontrar con un esquema de búsqueda más apropiado a productores que todavía estén sembrando palomitas de maíz en México, y para ello se presentó en noviembre de 2016, la campaña de recaudación de fondos Salvemos las Palomitas de Maíz Mexicano, teniendo presente la meta de recuperar la producción de este maíz en el país.

En tanto, aunque la primera siembra no llegó a los 1 mil metros (porque no hay semillas), Rafael Mier refirió que las semillas cosechadas en 2016 se compartirán para que otros productores se sumen a la causa y se pueda duplicar lo sembrado; de tal manera que en el siguiente ciclo puedan ser hasta 20 personas las que empiecen a sembrar.

“Esto es un efecto multiplicador. Entonces, considero que en muy poco tiempo, de aquí a dos, tres años, máximo cinco, se tendrá la posibilidad de que produzcan más personas, y abastecer un poco algunos mercados”.

Por otra parte, la organización también contempla trabajar en el rescate de otros maíces, como el denominado maíz de Jala , el cual se cultiva en la región Jala, Nayarit, y es el maíz más grande del mundo, y del cual quedan no más de 20 productores en el país, agregó Rafael Mier, director de la organización Tortilla de Maíz Mexicana.



Fuente: Mira tu México

martes, 31 de enero de 2017

Mascota Xico, el perro xoloitzcuintle de México

ENTREVISTA (Parte 2). La diseñadora Cristina Pineda explicó que inspirada por el xoloitzcuintle, este personaje mítico “habla de nuestras raíces pero también habla de un futuro que debe ser cultivado y resguardado para heredarlo a las futuras generaciones”.

Son diversos los países que se han inspirado en la cultura y naturaleza de México para la creación de grandes obras de arte, incluso artistas del propio país se han visto envueltos en esta experiencia, tal es el caso del diseño de Xico mascota, el cual hace alusión al perro xoloitzcuintle y su nombre a la palabra México.
Al respecto, la diseñadora mexicana Cristina Pineda explicó que Xico fue creado en el año 2008, cuya inspiración para su concepción vino de un ejercicio de observación de los objetos como piezas que hablan y expresan nuestra esencia, también surgió de soñar con una mascota, un acompañante en esta travesía por la vida, un personaje arraigado en las historias mágicas que el pueblo mexicano ha creado, contado, escuchado y repetido durante miles de años.  
“Así encontré al xoloitzcuintle, que para la mitología azteca representaba al fiel compañero que guiaba el alma de su amo en el más allá, superando los obstáculos del inframundo hasta  alcanzar su destino final. Este personaje me pareció ideal, con estampa, personalidad y tradición. ¡Su gracia me atrapó! Y así nació un compañero de sueños y travesías en una noche con luna llena descendiendo a la tierra en forma de una estrella fugaz. Por consiguiente, lo bautizamos como Xico, un pedacito de México”.
Además, manifestó que toda esta experiencia de haber concebido a Xico les ha traído grandes satisfacciones, principalmente, por la importancia que sobrelleva el proponer un nuevo símbolo de identidad nacional para las actuales y nuevas generaciones, considerando que esta mascota “habla de nuestras raíces pero también habla de un futuro que debe ser cultivado y resguardado para heredarlo a las futuras generaciones. Xico es un personaje que busca generar un cambio positivo a través del arte y la cultura”.
En cuanto a los resultados que se han obtenido desde la creación de Xico hasta el año 2016, la diseñadora mexicana compartió que “a lo largo de su vida, la magia de Xico ha cautivado a instituciones, organismos, productores y artistas nacionales e internacionales”. 
Por ejemplo, Xico tiene presencia como símbolo de respeto por las culturas en regiones como: Ciudad de México, Veracruz, Xico, San Luis Potosí, La Habana, Santiago de Chile, Sao Paulo, Bruselas, Nueva York, Shanghai (como parte de la colección permanente del Espacio Escultórico de dicha ciudad).
De igual manera ha sido presentado en ediciones limitadas con diseñadores, como: Agatha Ruiz de la Prada, en Madrid y Nueva York. Xico de gran formato está en importantes galerías de arte en Suiza, Shanghai y Nueva York. 
Incluso, se han realizado cuatro publicaciones: “El Hijo del Santo y Xico en el Inframundo”; “Xico, enciende el fuego de tu corazón”; “Leyendas de Xico”, “Xico, Leyendas de América Latina”, la cual evoca un viaje a través de las tradiciones y leyendas de nuestro continente. “Estos textos pueden descargarse gratuitamente para niños y jóvenes, transmitiendo la voz de la sabiduría de los pueblos, actualmente se está trabajando en dos videojuegos”, aclaró Pineda. 
Por otra parte, se impulsa la iniciativa “Xico en Chocolate”, un concurso que permite a maestros chocolateros provenientes de Bélgica y Francia rendir un homenaje a México a través de confecciones de pralinés elaboradas con cacao mexicano; así como el Concurso Latinoamericano de Animación Xico Fest, que promueve el compromiso hacia la creación y la promoción de la joven industria de la imagen. 
“Esta convocatoria, en colaboración con el canal de televisión internacional en francés TV5MONDE, apuesta por la creación animada, fomentando el vínculo entre los estudios de animación, las instituciones educativas de diversos países y el desarrollo económico de las empresas que se enfocan a las nuevas tecnologías”, agregó.

Proyectos para Xico

La diseñadora Cristina Pineda recordó que  el 14 de diciembre de 2016 se abrió el espacio de Xico en La Habana Cuba, en la Casa del Benemérito de las América, Benito Juárez, en donde ahora se encuentra exhibida la exposición Travesías de Xico. 
“El 2017 comprenderá también al operación de este espacio en donde convivirá la magia, talento y, creación de niños y jóvenes, un sitio donde se mostrarán obras de artistas cubanos; se desarrollarán talleres comunitarios con carácter educativo y cultural para promover la inventiva”.
Asimismo, se tendrá la exhibición Travesías de Xico en América Latina en Miami, la cual se realizará en el Jardín de los Museos y constará de seis esculturas intervenidas por artistas latinoamericanos. 
“Este proyecto nace con la intención de rescatar nuestras raíces, fortalecer nuestra identidad y mostrar al mundo nuestra historia y tradiciones. Es una forma de rendir homenaje a todas aquellas personas que han adoptado a esta ciudad aportando y enriqueciéndola a través de las raíces e identidad de sus países de origen. De igual modo, se están planeando exhibiciones en Morelia, Michoacán y Colombia”, expresó la diseñadora Cristina Pineda.

Conoce más sobre XICO MASCOTA y descarga juegos.

Visita sus redes sociales en:




Fuente: Mira tu México


lunes, 9 de enero de 2017

Pineda Covalin, inspiración por la riqueza cultural-natural de México

ENTREVISTA. La diseñadora Cristina Pineda explicó que buscaron crear un producto que mostrara la esencia del país y se transmitiera a las nuevas generaciones; lo cual es un trabajo que va de la mano con fomentar el cuidado del medio ambiente . 

Desde la época prehispánica México se ha destacado por su biodiversidad y riqueza cultural, plasmada en su gastronomía, en sus indumentarias, artesanías y tradiciones, llegando a ser fuente de inspiración que motivan a trabajar en la conservación de este legado, a tal grado que, ya ha conquistado a la industria de la moda. Tal es el caso de la reconocida marca Pineda Covalin, fundada por los diseñadores mexicanos Cristina Pineda y Ricardo Covalin, quienes en cada creación (accesorios y vestuarios) transmiten la esencia del país.
Al respecto, la diseñadora Cristina Pineda explicó que la fuente de inspiración para que crearan esta marca mexicana fue principalmente el amor y el orgullo que sienten por México, por sus tradiciones, su historia y su gente. “Quisimos crear un producto que recuperara quienes somos y, lo que visualmente nos define como mexicanos y latinoamericanos, una reinterpretación contemporánea, una propuesta vanguardista”.
Por tal motivo, “el mensaje de la marca es al mismo tiempo una invitación y un homenaje. Es una invitación a viajar por los caminos de un pueblo que mira al mundo moderno a través de los ojos de su historia, de sus tradiciones, de su diversidad natural, de su pluralidad cultural, de su multiplicidad étnica y de su fértil imaginación. Es, también, un merecido homenaje a los creadores anónimos de todos los tiempos”, manifestó.
Sin embargo, lograr su consolidación representó enfrentarse al reto de que la población mexicana mirara a su país y se enfocara en lo valioso que tiene. “En algún momento de nuestra trayectoria, cuando la mayoría de los ojos se posaban en el exterior, el reto fue lograr que los mexicanos compartieran la mirada que Pineda Covalín tiene de nuestro país. Actualmente, entre nuestros retos está el mantenernos creativos e innovar para ser vigentes en el gusto de nuestros clientes, así como reiterar nuestro mensaje de orgullo por ser diseñadores mexicanos”.
En este contexto, detalló que la marca Pineda Covalin se ha caracterizado por sus “accesorios hechos en seda estampada, así como las mascadas y las corbatas. Hemos ido cada vez incorporando nuevos materiales de origen mexicano, como el algodón, el poliéster, el cuero vacuno o el vinyl, producidos en nuestro país”.

El lado ecológico y sustentable de Pineda Convalín

Para todo el equipo de trabajo de Pineda Covalin conjugar la marca con el medio ambiente es un aspecto primordial para fomentar su cuidado, lo cual implica desde plasmar la diversidad biológica y cultural del país en cada diseño para destacar su valor, hasta promover campañas para la conservación de especies silvestres y contribuir a la disminución de residuos, entre sus trabajadores y sus clientes.
“En Pineda Covalin hemos implementado una cultura de reducción de desechos, por lo que nuestras materias primas son aprovechadas al máximo para minimizar el desperdicio. En nuestros empaques utilizamos papel reciclado. También participamos en iniciativas que apoyan a la conservación del medio ambiente”, manifestó Cristina Pineda.
Por ejemplo, explicó que recientemente participan “diseñando una pieza en colaboración con AMOATO Estudio para una subasta, con la intención de recaudar fondos para la conservación del jaguar en México (Operación Jaguar – Naturalia A.C.); además de participar en diversos programas para la preservación de la reserva de la Mariposa Monarca”.
Incluso, hacen partícipes a los clientes en el cuidado del medio ambiente, a través de crear accesorios novedosos de muy alta calidad para garantizar su durabilidad y evitar su desecho en poco tiempo.
“Frente a una cultura de consumo y desecho, y frente a un modelo de Fast-Fashion, Pineda Covalin propone piezas clásicas, atemporales, productos durables realizados en materiales de la más alta calidad como la seda, la plata o la piel, y con una identidad perfectamente reconocible que provoca sentir orgullo a quien las porta y que pueden ser usados de generación en generación”.
Por ello, Cristina Pineda consideró de suma importancia fomentar la educación en materia de sustentabilidad en las nuevas generaciones, “pensando en la rentabilidad como la posibilidad de llegar a un punto de equilibrio en el que el respeto al medio ambiente sea indispensable y el bienestar, económico, social y cultura, sea equitativo y para todos. Me parece fundamental que continúe el trabajo de investigación y experimentación para el desarrollo de nuevos materiales sustentables y que al mismo tiempo puedan satisfacer la exigencia de un mercado que busca altos estándares de calidad”, agregó.

Resultados y proyectos

La diseñadora mexicana explicó que los resultados obtenidos a partir de valorar la esencia de México a través de sus diseños, es que con “la promoción de las riquezas cultural y natural de México y de América Latina nos ha permitido posicionarnos como una marca con una identidad muy distintiva. Cuando alguien piensa en Pineda Covalin, piensa en México invariablemente, piensa en colores, piensa en sabores y en mundos mágicos. Pensamos que es nuestro deber valorarlas, compartirlas y preservarlas destacando la importancia que tienen para afirmar la identidad de las nuevas generaciones”.
Respecto a los proyectos para este año, consideró que será de muchos retos, y no sólo para la marca sino para todas las empresas de México. “2017 será un año en el que tendremos que consolidar las metas y reiterar a los mexicanos y al resto del mundo que somos un gran país, con energía y pasión por el trabajo, con un profundo orgullo por nuestra historia y tradiciones, y con una identidad que traspasa fronteras. Nos sentimos orgullosos de ser mexicanos y latinoamericanos y pensamos que nuestra cultura y  tradiciones son dignas de mostrarse y compartirse con el resto del mundo”, finalizó Cristina Pineda.

Fuente: Mira tu México


jueves, 3 de noviembre de 2016

Desarrollo organizacional sí promueve cuidado ambiental: Sepicj

ENTREVISTA. La responsable del fortalecimiento institucional del Servicio de Promoción Integral Comunitario Juvenil, Elsa García, dijo que el proyecto que impulsan mejora las relaciones humanas y su interacción con el entorno.

En México se ha estado impulsando la creación de proyectos que contribuyan al crecimiento económico del país y, que vayan de la mano con la sustentabilidad y la ecología; sin embargo, para lograr el máximo potencial en una iniciativa a pequeña o gran escala es indispensable que las personas desarrollen habilidades y un ambiente que les permita generar un crecimiento pleno.

En este contexto, el Servicio de Promoción Integral Comunitario Juvenil (Sepicj), se ha dado a la tarea de promover el desarrollo humano organizacional de comunidades indígenas y no indígenas asentadas en Puebla, Veracruz y Estado de México, a través de un proyecto integrado por talleres de capacitación.

“Son tres talleres que están enmarcados dentro de un proyecto que busca el desarrollo de habilidades y capacidades en promotores, en asesores comunitarios, en todo lo que tiene que ver con desarrollo humano organizacional […] Estos tres talleres lo que buscan es brindar herramientas a los participantes”, de los cuales, 65% son indígenas, como náhuatl, mixtecos y popolocas, explicó Elsa García Peña, responsable del fortalecimiento institucional dentro del SEPICJ.

De igual manera destacó la importancia ambiental que representan estos cursos, debido a que no sólo se mejoran las relaciones humanas sino también su interacción con el entorno. “La propuesta de estos talleres es precisamente cómo mejoramos las relaciones humanas, pero también cómo mejoramos las relaciones humanas en los entornos en donde vivimos, cómo respetamos la vida, y la vida tiene que ver con los seres vivos y los seres vivos somos los humanos, las plantas, los animales”.

A esto se suma que “la gran mayoría de las personas que están participando en estos talleres vienen  de comunidades indígenas rurales, por lo que se desarrolla toda una sensibilidad aún mayor en el cuidado del medio ambiente, en la producción de productos orgánicos, semiorgánicos, porque, finalmente redunda en nuestro cuerpo, en nuestra salud de alguna manera”, manifestó García Peña.

Por tal motivo, todos los contenidos del proyecto (compuesto por tres talleres y un foro), apuntan a que los asesores y los promotores comunitarios desarrollen habilidades para acompañar de una mejor manera a los grupos humanos en sus comunidades, para que logren un mejor desempeño en la resolución de conflictos, desarrollen capacidades para un liderazgo más asertivo, y para que replanteen sus metas de vida.

Ello, enmarcado en cuatro ejes temáticos: Equidad e igualdad de género, coaching ontológico, proyecto-sentido proyecto de vida y estrategias de afrontamiento; y técnicas metodológicas en danzas circulares y teoría del color, un tema que atraviesa toda la propuesta del proyecto.

Talleres 2016

La responsable del fortalecimiento institucional dentro del SEPICJ, Elsa García Peña, explicó que el primer taller se llevó a del 3 al 5 de agosto, y el segundo tuvo lugar del 19 al 21 de octubre, en el cual se abordó Proyecto-sentido proyecto de vida y estrategias de afrontamiento, partiendo de temáticas como la Bioneuroemoción, una “metodología que es relativamente nueva”, y de la que se retoman aportaciones de diferentes corrientes de la psicología, sociología, física y biología, por lo que resulta ser un planteamiento muy integrador y holístico.

Asimismo, refirió que el taller se profundiza “con fuerza la parte del respeto, pero no solamente el respeto a mí misma sino del respeto al entorno en el que vivo”, por lo que sí se promueve un cuidado y una prevención del medio ambiente.

Respecto al último taller informó que tendrá lugar el 23 y 24 de noviembre, mientras que el foro se realizará el día 25, en el que participarán las personas de los procesos que acompañaron de las diversas comunidades y municipios de Puebla, Veracruz, y Estado de México, quienes fueron elegidos a través de un proceso de selección previo al primer curso, además de firmar una carta compromiso en donde se comprometieron a estar  en los tres talleres y en el foro.

Origen del proyecto

Para poder establecer de manera formal el proyecto de desarrollo humano organizacional, Elsa García Peña refirió que éste nació en 2015 cuando aplicaron la misma iniciativa con mujeres emprendedoras, y en el que fue visible que las metodologías y contenidos usados eran muy apropiados y arrojaban buenos resultados en la vida de las personas, de sus grupos y comunidades. Por ejemplo, emprendedoras que venían pensando en desarrollar un proyecto y no lo hacían, actualmente están dando pasos propositivos en sus microempresas.

“Entonces decidimos presentar nuevamente este  proyecto, lo readecuamos un poco pero la metodología y las temáticas son las mismas, y ahora estamos trabajando con hombres y mujeres que son líderes comunitarios y con asesores comunitarios, es decir, hombres y mujeres que forman parte de otras organizaciones de la sociedad civil que tiene una posesión y que trabajan en favor de las comunidades indígenas rurales con propuestas de desarrollo comunitario”, finalizó.

Fuente: Mira tu México