Mira tu México: Ciencia y tecnología ambiental

¿Qué hay detrás de un Centro Ecoturístico?

ENTREVISTA. El especialista Luis Toriz Bonfiglio explicó que la consolidación de un negocio de este tipo requiere de tiempo, capacitación, paciencia y pasión por la actividad y el cuidado de los recursos naturales.

Ya tiene México Canastas Regionales del Bien Comer.

Conabio informó que se seleccionaron 12 propuestas provenientes de 10 estados de la República; éstas contienen base de datos, fotos, prototipo de la canasta regional, frases típicas locales, menús y recetarios.

Publican programas de manejo para ANP de Chiapas y BCS.

En el Área de Protección de Recursos Naturales La Frailescana se prohíbe entre otros aspectos, la ampliación agrícola de la frontera; y en el Parque Nacional Bahía de Loreto la minería y recorridos en vehículos motorizados..

Invitan a disfrutar serie televisiva de naturaleza mexicana.

Con "México megadiverso", "De raíces mexicanas" y "Ecosistemas de México", Conabio y Once Niños promueven los diversidad de flora, fauna y alimentos del país, así como el cuidado de la naturaleza y del medio ambiente..

Mostrando las entradas con la etiqueta Ciencia y tecnología ambiental. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Ciencia y tecnología ambiental. Mostrar todas las entradas

lunes, 25 de febrero de 2019

Estrena Sinaloa carrera técnica en Pilotaje de Drones

El manejo de estos dispositivos contribuirá em los sectores productivos como: agricultura, minería y construcción, además de apoyar en tareas de auxilio, rescate y localización de personas en casos de desastres naturales, entre otros.

Con el objetivo de abrir nuevas oportunidades de trabajo y apoyar a los sectores productivos del país, el Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep) Sinaloa, en coordinación con la Western New Mexico University, de Estados Unidos, ofrece la nueva carrera Pilotaje de Drones, con la cual se convierte en la única institución educativa de México que la tiene. 
Durante su presentación oficial, realizada el 22 de febrero en el centro de Convenciones de Mazatlán, personal docente estadounidense mostró las funciones que podrían realizarse con estos dispositivos para apoyar diversos sectores productivos como: agricultura, minería y construcción, además de apoyar en tareas de auxilio, rescate y localización de personas en casos de desastres naturales, para monitorear tráfico vehicular y para la actividad cinematografía.
Por su parte, el director del Conalep Sinaloa, Melchor Angulo Castro, ejemplificó que en el sector agricultura, los drones podrán analizar con tomas aéreas térmicas la humedad del suelo para planificar las siembras, de tal manera que en una superficie de 100 hectáreas donde esa tarea toma alrededor de 10 días, con el uso de los drones no llevará más de dos horas.
Por otra parte, estos dispositivos también pueden contribuir a agilizar la valoración de daños en casos de desastres naturales, para la aplicación de los seguros agrícolas, entre muchas otras funciones.
En el evento, el gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel, también destacó que esta carrera es innovadora y es pensar en grande, en el futuro y en los jóvenes, pero sobre todo reflejan la necesidad del mercado. “Esta nueva carrera es fruto de un análisis y abre muchas oportunidades de trabajo, y empleo mejor pagado, lo que marcará un antes y un después”.
En tanto, el titular de la Educación Pública del Gobierno de México, Esteban Moctezuma Barragán, calificó a esta carrera profesional como “un producto que antes podría haber parecido de ciencia ficción, pero que ahora tendrá una enorme utilidad”, debido a que es una oferta presente para las necesidades actuales y para necesidades crecientes.
Lo anterior debido a su utilidad para la agroindustria, la construcción, los seguros, para infraestructura, servicios públicos y la minería, por lo que se convertirá en una aplicación productiva.

Fuente: Gobierno de Sinaloa

lunes, 2 de abril de 2018

Realizarán en Tabasco encuentro de investigación científica

Del 16 al 18 de mayo, científicos, profesores, estudiantes, productores, empresarios y público en general podrá conocer avances en áreas como “Biotecnología, ciencias agropecuarias y recursos naturales”.

Con el objetivo de difundir  y analizar los avances de los resultados de investigaciones recientes en diversas áreas del conocimiento y en la formación de redes de colaboración, diversas instituciones organizan el VIII Simposium Internacional de Investigación Multidisciplinaria y el IX Encuentro Nacional de Investigación Científica, que tendrán lugar del 16 al 18 de mayo en la Universidad Autónoma de Guadalajara Campus Tabasco.  
De acuerdo con la convocatoria, los eventos están dirigidos a científicos, tecnólogos, investigadores, profesores, estudiantes, productores, empresarios e interesados en difundir o actualizarse en los avances de la ciencia y tecnología, en áreas como “Biotecnología, ciencias agropecuarias y recursos naturales”, en donde se abordarán temas  sobre ciencia y tecnología de los alimentos, acuicultura y pesquerías, ciencias agronómicas y veterinarias, manejo de los recursos naturales, recursos forestales, desarrollo rural, educación ambiental, entre otros.
Además, también se abarcarán las áreas del conocimiento “medicina y ciencias de la salud” (salud pública, neurociencias, adiciones, psicología); “ingeniería (civil, hidrológica, electromecánica, electrónica, ambiental, química, industrial, materiales, energía, nanociencias y nanotecnología, sustentabilidad energética); “ciencias sociales y humanidades” (sociología, sociedad y género, derecho y migración); así como las áreas de “administración y finanzas”, “ciencias de la computación y tecnologías de la información”  y “educación”, con todas sus temáticas afines.
Cabe destacar que hasta el 8 de abril se cerrará la convocatoria para la recepción de trabajos que se presentarán oralmente o en cartel. Estos pueden ser enviados en español o en inglés y el número máximo de autores será de cinco.

Evento: 8° Simposium Internacional de Investigación Multidisciplinaria y 9° Encuentro Nacional de Investigación Científica.

Fecha: Del 16 al 18 de mayo.

Lugar: Universidad Autónoma de Guadalajara Campus Tabasco, ubicada en Prol. Paseo Usumacinta Km. 3.5, fracc. El Country, Villahermosa, Tabasco, México.




INSCRIPCIONES Y CONVOCATORIA, VISITA: http://www.ujat.mx/Eventos/Interior/25273


lunes, 3 de octubre de 2016

Ciencia y tecnología, una fuente de beneficios socioambientales

ENTREVISTA (Parte 2). La doctora Marquidia Pacheco destacó los proyectos que se trabajan en el ININ, la necesidad de difundir la innovación mexicana, promover la igualdad y alentar a la juventud a inclinarse por estas disciplinas.

El cambio climático ha llevado a tomar la decisión de que todas las acciones y actividades que se realicen en materia social, económica, energética, agropecuaria, infraestructura o turística a nivel mundial, cuenten con las marcas sustentable y de protección al medio ambiente, debido a que esto representa la superviviencia del ser humano y su entorno; y para ello, la ciencia y la tecnología juegan un papel trascendental en la toma de decisiones.

“Aquí en el Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares se hacen desarrollos tecnológicos para el cuidado del ambiente. Está visto que la industria nuclear podría proporcionar energía a todo el país y sería una energía limpia, se evitaría toda la formación de Gases de Efecto Invernadero”, explicó Marquidia Josseline Pacheco Pacheco, investigadora del Laboratorio de Aplicaciones de Plasma del Departamento de Estudios del Ambiente y de la Gerencia de Ciencias Ambientales, en el Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares (ININ).

No obstante, aclaró que el Instituto no solamente se enfoca a utilizar la energía nuclear, “aquí hay muchos otros proyectos; por ejemplo, el de plasma es para el tratamiento de Gases de Efecto Invernadero, de gases que provocan lluvia ácida; también trabajar con hidrógeno como generadora de energía”.

En este contexto, destacó que desde hace más o menos 20 años, en el Laboratorio de Aplicaciones de Plasma se trabaja en diversos proyectos, como el prototipo móvil que puede utilizarse para el tratamiento de lodos aceitosos de Pemex, para residuos biológicos infecciosos, todos los residuos de los hospitales, y también puede ser aplicado para los compuestos halogenados, considerando que México tiene un problema con este tipo de compuestos.

“Por ejemplo, en los refrigeradores de antes se usaban los refrigerantes que tiene compuestos halogenados, como cloro, fluor, con todos esos residuos de los antiguos refrigeradores se tiene un problema, se han acumulado bastantes”.

Sin embargo, a pesar de que actualmente se tiene este proyecto móvil para hacer demostraciones en industria, “se requiere de varios permisos para poder sacarla y evidentemente, el interés de los industriales”.

Asimismo, aclaró que hace aproximadamente 15 años este proyecto, desarrollado por el doctor Joel Pacheco, fue llevado a Pemex “y con buenos resultados el tratamiento, pero ahí quedó”, porque a pesar de que las pruebas corroboraron que era viable, actualmente no está en función, aunque si se ha contemplado reactivarlo. “Sí, nos gustaría volver a plantear la solución”, agregó.

Obstáculos para el aprovechamiento tecnológico

Al explicar sobre algunos factores que impiden el aprovechamiento científico y tecnológico del país, la doctora Marquidia Pacheco consideró que la falta de difusión de todos los logros que México ha obtenido en materia tecnológica ha sido motivo de desconfianza por parte de países extranjeros para invertir en el desarrollo mexicano, a lo que se suma que la mayoría de las empresas son extranjeras y traen a su propio personal.

Por otra parte, “todavía existe una brecha en la igualdad de género para que las mujeres puedan subir a puestos  de liderazgo”; por ejemplo, con respecto a los comités del Sistema Nacional de Investigadores, las mujeres representan el 13%; y en México, aún se tienen salarios para las mujeres inferiores de 27% a 40%, más bajo que el salario de los hombres.

En cuanto al programa que impulsa la Consejo Nacional de Ciencia y Tecnologia (Conacyt) para evitar la fuga de cerebros en México, refirió que consiste en abrir plazas a varios estudiantes que tienen posgrado, para que estén trabajando en universidades con proyectos de investigación.

“Pero yo veo un problema para la contratación de mujeres; por ejemplo, estaba haciendo un pequeño estudio de cómo estaban los comités de arbitraje en programa de becas de Conacyt  en maestría y doctorado, y solamente se tienen 57 mujeres contra 223 hombres en los comités”.

Por lo anterior, la científica consideró oportuno que independientemente de los programas que está abriendo Conacyt, se debe “tratar de romper el techo de cristal que nos impide a muchas mujeres tener puestos de altos mandos y evidentemente, sin olvidarnos de los hombres”.

Sembrando ConCiencias

Debido a que la ciencia y la tecnología representan una arma para hacer frente al cambio climático, diversos países apuestan por alentar a niños y jóvenes a inclinarse por estas disciplinas y contribuir al bienestar de su país; sin embargo, en otras regiones del mundo, como México, aún existen obstáculos para formar a futuros científicos.

“México tiene mucha riqueza, es un país de jóvenes, más de la mitad de la población tiene 26 años o menos. Tenemos que explotar toda esa riqueza, que tenemos jóvenes; hay otros países que andan buscando jóvenes y aquí tenemos de sobra”, manifestó la doctora en Física e Ingeniería de Plasmas, Marquidia Pacheco.

Ante esta perspectiva, informó que Sembrando ConCiencias es un grupo de científicas galardonadas con el premio L'Oréal-AMC- UNESCO- CONALMEX (del cual la doctora Pacheco fue cofundadora y actualmente está representado por las doctoras América Vanoye y  Aliesha González), cuyo objetivo es alentar a niños y jóvenes a interesarse en la ciencia tomando en cuenta la situación actual de México.

Lo anterior, a través de pláticas dirigidas tanto a hombres como a mujeres, impartidas en horarios vespertinos en escuelas públicas de nivel medio y medio superior, considerando que bajo estas circunstancias se presenta una mayor deserción escolar; mientras que en escuelas privadas se busca abrir el panorama a las mujeres para que se interesen por las diferentes posibilidades de estudios como ciencias e ingeniería.

“La idea es difundir ciencia, tratar de cambiar la forma de educar en la escuela […] La idea también surgió por el clima de violencia que se ha estado viviendo; considero que la única forma pacífica de lograr un cambio sería tratar de educar desde primaria, educando en la igualdad”, refirió la doctora Marquidia Josseline Pacheco Pacheco.

Sembrando ConCiencias
marquidiapp@gmail.com

Fuente: Mira tu México


miércoles, 14 de septiembre de 2016

Edificaciones verdes, inspiración para la innovación mexicana

REPORTAJE (Parte III). El doctor Rafael Almanza es creador de un método para fabricar filtros solares útiles como recubrimiento para vidrios que conservan las condiciones caloríficas en una habitación.

Regularmente, cuando se está avanzando en la construcción de un inmueble ya se tiene elegida la fuente de energía alternativa que se instalará, pero debido a que la mayoría opta por el uso de paneles solares es primordial considerar las actividades que se realizarán dentro de la edificación, a fin de determinar la cantidad y la potencia de estos sistemas.

Y es que estos sistemas varían con el propósito de acoplarse a cada necesidad, de hecho, en México se cuenta con siete compañías dedicadas a la fabricación de módulos, celdas y componentes para aplicaciones fotovoltaicas, como: Conermex, ERDM Solar, Evoluo, Smart Power, Solarever, Solarsol y Solartec, las cuales ofrecen productos con diversas características que se adaptan a las condiciones de una edificación o vivienda.

Por otra parte, el sector académico también trabaja en generar alternativas en el rubro energético, como el producto Filtros solares para ahorro de energía del doctor Rafael Almanza Salgado, investigador del Instituto de Ingeniería de la UNAM, cuya patente se encuentra en trámite.

Se trata de “un nuevo método para la fabricación de filtros solares selectivos, útiles como recubrimientos para vidrios, para su uso en edificaciones, depositando películas delgadas de óxido cuproso y de bióxido de vanadio por erosión iónica mediante un plasma a través de una reacción química, de tal forma que se conserven las condiciones caloríficas dentro de una habitación”.

Para fijar las películas de recubrimiento en el vidrio, este método emplea: un sistema generador de vacío, una cámara de evaporación, una fuente de corriente directa, un sistema de resistencias y un soporte móvil para el substrato de vidrio.

Otro proyecto innovador es el Sistema de concentración de la radiación solar para el calentamiento de agua de uso doméstico, de los investigadores del Tecnológico de Monterrey, Noel León Rovira y Edwin Mauricio Hincapié Montoya.

“Cada día la sociedad trata de emigrar a sistemas más sustentables de calentamiento de agua debido a que los gastos que genera una energía renovable como la solar son menores a los sistemas tradicionales, prueba de esto es que, en la actualidad, en México existen 75 mil viviendas que ya están utilizando la energía solar como fuente para calentar el agua”, explican.

Por tal motivo, su prototipo tiene un potencial de mercado entre las empresas productoras de dispositivos de calentamiento de agua residencial e industrial y público con cultura ecológica; además, sus ventajas radican en que es una alternativa sustentable que sustituye el consumo de energía eléctrica y gas; su adquisición con respecto a las tecnologías tradicionales es económica, y su mantenimiento también es de bajo costo.

Destreza en acabados

El interés por contribuir al mejoramiento del medio ambiente ha crecido en los últimos años de tal manera que tanto empresas como estudiantes e investigadores apuestan por desarrollar productos ecológicos de alta calidad y durabilidad para acabados exteriores o interiores de una edificación: pinturas, mosaicos, tapices, mobiliario, puertas, entre otros.

Ejemplo de ello, es la empresa Eco Constructores, con sede en Oaxaca, en cuyos servicios de Interiorismo ofrece pinturas naturales, así como otros acabados hechos con tierra o cal, mezclado con fibras, estiércol, arena, agua o engrudo; a esto se suma que utilizan materiales propios de la región para mitigar el impacto ambiental generado por la logística.

Por otra parte, los ex-estudiantes de Ingeniería Química de la Universidad Veracruzana, Mireya Carballo Dorantes, Ariza del Moral Dorantes, Julio César Hernández y Guadalupe Verónica León, en el año 2005 crearon una pintura ecológica hecha con suero de leche (como elemento base), cal, harina de trigo, fécula de maíz, aceites vegetales, pigmentos orgánicos y colorantes naturales extraídos de betabel, lamaica, flor de muerto, hojas, zanahorias y otros vegetales.


En su momento detallaron que los estudios químicos mostraron que su pintura ecológica poseía las mismas propiedades que las comerciales (a base de aceite o agua), como: poder cubridor, intensidad de color, adherencia, facilidad de aplicación y durabilidad.


Explicaron que de cada 10 litros de leche para queso, seis son de suero, el cual generalmente es desechado en el drenaje sin darle un uso que beneficie a los productores, por lo que su aprovechamiento evitaría  la contaminación del agua.


Otro beneficio es que la pintura se podría utilizar en el recubrimiento de juguetes y artículos de consumo para niños, y su precio final por litro sería inferior al de las pinturas comerciales, pese a los costos de producción, venta, distribución y transporte.

Incluso, dentro de su estudio técnico revelaron que la mejor opción para instalar una planta industrializadora de pintura ecológica sería la ciudad de Coatepec, Veracruz, por su cercanía con los principales centros de consumo y la disponibilidad de materia prima, considerando que en La Orduña existe una planta de la empresa Nestlé, en la cual se produce leche condensada.

Por otra parte, debido a que el mobiliario y los accesorios de una edificación también son de suma importancia en materia ambiental, debido a lo que implica su elaboración desde la tala de árboles hasta el uso de químicos para su transformación, investigadores ha encontrado la manera de sustituirlos e incuso mejorarlos.

En este ámbito, Jesús Leonardo Bernal Herrera, ingeniero Mecánico por la Universidad de Guadalajara, desarrolló el Proceso para fabricar un compuesto ecológico de sustitución de madera y compuesto resultante, elaborado con materiales plásticos de desecho y fibras de celulósicas origen vegetal. 

“El producto resultante es una propuesta viable de reemplazo de la madera como materia prima que es comúnmente empleada en la fabricación de múltiples y diversos artículos para la industria y el hogar. Por consiguiente, dicho proceso y producto resultante promueven el cuidado del entorno ambiental al proponer elementos de fabricación alternativos con materiales distintos a la madera”, explicó el ingeniero.

De igual manera, Alejandra Sánchez González y Jesús Abraham Olvera Mejía, estudiantes de la carrera de Ingeniería Ambiental de la Unidad Profesional Interdisciplinaria de Biotecnología del IPN, crearon una técnica de construcción de unidades modulares hechos con PET para armar mobiliario (mesas, camas, sillones) con mayor durabilidad que la madera, a un bajo costo y ecológico.

Al respecto, el profesor Saúl Hernández Islas, explicó que el procesamiento del PET reciclado consiste en que una vez que el material esté seco, se fracciona en hojuelas y se vierte resina en estado líquido a unos moldes de caucho y fibra de vidrio, los cuales también fueron diseñados por ellos.

Detalló que se pueden mezclar diferentes tipos de plástico y al encapsulado se le puede agregar aditivos orgánicos o inorgánicos como hojarasca y llanta molida, para generar diversos colores y texturas.

Talento existe, sólo se necesita apoyarlo y aprovecharlo

De acuerdo con el Programa Interdisciplinario sobre Política y Prácticas Educativas del CIDE, La brecha de talento en México y sus costos económicos, la innovación tecnológica y la generación de conocimiento científico son los principales motores del crecimiento económico.

Sin embargo, en México aún existe rezago en este rubro, ante la falta de calidad educativa, una baja inversión en investigación científica y desarrollo experimental de los sectores gubernamental y privado, así como la desvinculación por parte de las empresas hacia las instituciones de educación superior y centros públicos de investigación.

Esto explica que año con año, capital humano talentoso abandone el país, atraídos por mejores oportunidades laborales, salariales o de investigación, o bien, que algunos proyectos y productos innovadores desarrollados por estudiantes e investigadores sean olvidados después de ser presentados o premiados a nivel local, estatal o nacional.

Lo más sorprendente es que, cuando participan en exposiciones nacionales e internacionales, son más las empresas extranjeras que ven con buenos ojos lo rentable, eficiente y sustentable que son sus productos que las empresas mexicanas; incluso, algunos jóvenes optan por crear su microempresa, a fin de tener una mayor participación en el mercado empresarial y desarrollar al máximo sus habilidades innovadoras.

Mejorar la calidad educativa, generar una metodología que permita detectar alumnos con alto potencial, fortalecer los lazos entre los sectores académico y empresarial, una mayor inversión a la investigación científica por parte del gobierno, así como fomentar el desarrollo de proyectos y la compra de productos mexicanos, son algunos de los elementos que propiciarán el crecimiento nacional, evitará la fuga de cerebros y no se desperdiciará el talento del país. 

Fuente: Mira tu México

martes, 30 de agosto de 2016

Edificaciones verdes, inspiración para la innovación mexicana

REPORTAJE (Parte II). Las obras de GLR Arquitectos son diseñadas para el aprovechamiento del sol; y en materia de agua, el ingeniero Francisco Campos desarrolló un método para su ahorro en sanitarios.

Ante el inminente cambio climático, México, como otros países, se ha propuesto emprender acciones que permitan mitigar sus efectos, como promover nuevas políticas para desarraigar costumbres no sustentables, crear tecnologías que permitan un aprovechamiento eficiente de los recursos naturales y realizar actividades desde una perspectiva ecológica.

En este contexto, la edificación (subsector de la construcción) ha sido fuente de inspiración para ingenieros, arquitectos, académicos y estudiantes mexicanos, para aplicar sus conocimientos en el desarrollo de nuevos proyectos, inventos y mejoras en los ya existentes.

Por ejemplo, la firma mexicana GLR Arquitectos, fundada en 1994 en la ciudad de Monterrey, busca crear en cada una de sus obras espacios altamente funcionales y en gran armonía con el paisaje natural que circunda a esta región del país.

“Estamos preocupados por nuestro medio ambiente, por el ahorro de energía y por la implementación de nuevas alternativas de diseño sustentable, más allá de cualquier tipo de certificación. Realizamos constantemente estudios de asoleamiento y eficiencia energética, asesorándonos siempre con los mejores consultores en sustentabilidad”, refiere GLR Arquitectos.

Entre sus trabajos arquitectónicos, destacan Torres Magma, Casa Torres, Urbania y Torre Miravalle, cuyos inmuebles  coinciden en poseer grandes ventanales que permiten la entrada de luz natural, además, su orientación y ubicación cuidadosamente elegidos, permiten generar una conexión con el exterior y su naturaleza.

Asimismo, contempla su participación en el proyecto Distrito Tec, una zona localizada al sur de Monterrey y conformada por el Tecnológico de Monterrey, importantes avenidas y 24 colonias; ello, con el fin de impulsar la sustentabilidad y el desarrollo de la comunidad, considerando que en un periodo de 10 años perdió 22% de su población, en parte, al crecimiento de la mancha urbana en la periferia de la ciudad.

Como parte de este plan, el Tecnológico de Monterrey informó que la construcción de la nueva biblioteca en su Campus, la cual inició a mediados de 2015 y estará terminada en 2017, tendrá en su interior una gran cantidad de luz natural, se buscará la máxima eficiencia energética, tanto en equipo como en diseño, y contará con la certificación LEED.

Por otra parte, el papel que juegan las desarrolladoras de vivienda ha sido relevante para reducir las emisiones de gases contaminantes mediante la construcción de casas que, independientemente de cubrir las necesidades de las personas, sean amigables con el medio ambiente.

Para ello, el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) puso en operación, a finales del año 2012, el Sistema de Evaluación de la Vivienda Verde (Sisevive), cuyo objetivo es conocer el desempeño energético y ambiental de las construcciones habitacionales.

Lo anterior, mediante evaluar el diseño arquitectónico, sistemas constructivos, materiales y ecotecnologías incorporados a la vivienda, que en conjunto permitan generar ahorros en luz, gas y agua, así como reducir la emisión de contaminantes.

Tan sólo un nuevo prototipo de vivienda sustentable “permite reducir no sólo gastos, sino contaminación, y ahorrar entre 30% y 60% en servicios de electricidad y gas; además, dejar de emitir 1.5 toneladas de monóxido de carbono por casa”, aseguró el investigador del Instituto de Ingeniería de la UNAM, David Morillón Gálvez.

El maestro en Ciencias en Administración de Negocios por el IPN, Édgar Cisneros Vázquez, también refiere, en su obra Sustentabilidad para el posicionamiento de empresas de construcción en México, que datos del Instituto de Ingeniería de la UNAM indican que el paquete ecológico básico de Hipoteca Verde ofrecido por el Infonavit, incluye: Un calentador solar, lámparas fluorescentes ahorradoras de energía y dispositivos que impiden el desperdicio de agua.

Además, en México se cuenta con Páginas Verdes, el primer directorio de productos y servicios sustentables en el país, y el cual realiza el EcoFest, un festival que permite que las personas conozcan diversos productos y servicios sustentables, que van desde pinturas y tuberías hasta muebles sanitarios economizadores.

Sin embargo, Édgar Cisneros  destacó que a pesar de que la industria de la vivienda sustentable en México se ha convertido en un objeto de estudio debido a las tendencias marcadas por los países desarrollados en los últimos años, se ha visto limitada, entre otros aspectos, porque no se conocen todos los proveedores de materiales alternativos amigables con el ambiente.

“Ante estas circunstancias se requiere que las viviendas en México sean diseñadas bajo una nueva perspectiva que considere los nuevos materiales desarrollados en las últimas décadas a efecto de reducir costos y aumentar su vida útil”, refiere el especialista.

Siguiendo esta vertiente, el posicionamiento que la desarrolladora Casas Geo ha logrado a nivel nacional, se debe a la implementación de un departamento de Inteligencia Competitiva, a través del cual ha logrado conocer los avances tecnológicos en otros países, lo que promueve la producción de nuevas tecnologías en México.

De tal manera que toman en cuenta tres factores esenciales: el impacto ambiental (vivienda, transporte, vialidad, servicios básicos, espacios públicos y áreas verdes), el impacto social (organización de vida comunitaria, salud y educación), y el impacto económico (ofrecer fuente de empleo, mediante alianzas con empresas privadas y gubernamentales), los cuales son atendidos con propuestas de beneficio al medio y a la población ocupante.

Por ejemplo, en materia de impacto ambiental, las acciones que GEO se ha instrumentado para alcanzar el objetivo de la sustentabilidad en la vivienda es la elaboración de una Guía de Diseño Bioclimático, el cual considera la trayectoria solar, su orientación y las posibilidades de sombra más adecuada; utilización de sistemas de aislamiento térmico en techos y muros, y se promovió el uso racional de materiales y eliminación de desperdicio.

De acuerdo con el estudio Análisis de Ciclo de Vida: Edificaciones 2014, elaborado por el Centro Mario Molina, al estudiar el ciclo de vida en cuatro inmuebles de la Ciudad de México (un auditorio, un edificio habitacional, un hospital y un edificio de oficinas), se reconocieron tendencias y oportunidades en materia ambiental.

“Los impactos potenciales más importantes en los cuatro estudios de caso se encuentran en la etapa de uso de los edificios. Sin embargo, es conveniente en estudios posteriores no omitir el análisis de todas las etapas, ya que conforme se optimice el uso de recursos y energía durante la etapa de uso, los impactos relacionados a la etapa de pre-uso cobrarán más relevancia”.

En su estudio ejemplifica que cuando se instalan paneles fotovoltaicos durante la etapa de pre-uso de un edificio, los impactos potenciales aumentan; sin embargo, en la etapa de uso los impactos potenciales disminuyen porque se tiene un efecto en una reducción en el consumo de energía.

No obstante, aclara que “aunque los estudios de caso no pueden emplearse para describir el comportamiento de todos los edificios de su tipo en México, este estudio abre una brecha en el campo de conocimiento que no había sido explorada anteriormente en el país”.

Ante ello, identificó que es conveniente profundizar en investigación y en el desarrollo de inventarios, considerando que actualmente la información respecto a los inventarios de ciclo de vida nacionales en limitada.

Recomienda poner atención en los flujos que tienen los mayores impactos e incertidumbre asociada a sus cálculos, especialmente energía eléctrica y agua residual; así como ampliar la información respecto a la etapa de pre-uso, como el aluminio, el PVC y el vidrio.

“Para la etapa de uso se reconocen como principales oportunidades los sistemas de energía renovable (calentadores solares y paneles fotovoltaicos), el gas natural y el gas licuado de petróleo”, concluye en su informe.

Sutileza en el aprovechamiento del agua 

“La mayoría del uso del agua no se da en el ámbito del consumo, sino dentro del área de sanidad para lo cual, tal vez no es necesaria la calidad establecida por la norma”, refiere el ingeniero civil, Francisco José Campos Arizmendi, en su escrito Sistemas de filtración como sub base de jardines para desviación y recuperación de agua de lluvia en edificios, 2011.

Tan sólo para el uso doméstico, 40% se utiliza para excusados, 30% aseo personal, 15% lavado de ropa, 5% bebida y comida y 4% otros usos; por lo que, prácticamente, la mitad del agua se usa para fines sanitarios y más concretamente en el uso diario del inodoro.

De tal manera que para el uso sanitario, la calidad del agua abastecida y señalada por la NOM 127 de la Secretaría de Salud es excesiva. “Esto se traduce en un claro desperdicio del agua potable, la cual no solo recibe un mal uso, sino que también se refleja en tratamientos y gastos innecesarios”, agrega el ingeniero de la UNAM.

Por tal motivo, la solución que plantea es la captación, filtración, almacenamiento y conducción del agua de lluvia únicamente para servicios de excusados o mingitorios, en edificios dentro del área metropolitana del valle de México, y cuyo tratamiento consiste principalmente en filtración a través de un lecho de materiales porosos para remover los sólidos suspendidos.

Para llevarlo a cabo, es necesario tener los datos de tormentas de varios años, además de obtener sus características: altura o cantidad, superficie afectada y duración de la lluvia para tener las curvas Altura-Área-Duración, lo que da como resultado la tormenta de diseño. Estos datos pueden recabarse, a través de los registros pluviográficos del Sistema Meteorológico Nacional y con datos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes sobre la zona estudiada.

Después de establecer la distribución del edificio para identificar los puntos de recolección y tomando en cuenta la tormenta de diseño, se puede conocer la cantidad de lluvia y el gasto que ha de tener lugar durante el evento, el cuál será redirigido hacia la parte del sistema recolector para iniciar el proceso.

Posteriormente, se tienen que definir los materiales para un lecho filtrante con capacidad de infiltración y se determinan las dimensiones y características para su construcción; mientras que los excedentes de agua  que no puedan ser manejadas por este lecho filtrante, se manejan por un vertedor rectangular que desembocará en otra sección del sistema y que a su vez contará con otro lecho filtrante.

“En conjunto se cumplirá la función de aprovechar una mayor cantidad de agua de lluvia mediante lechos filtrantes en serie, con el fin de reducir la cantidad de agua que se conduzca hacia el drenaje”.

El ingeniero Francisco José Campos explica que con su propuesta, el “volumen total que puede captarse durante un solo evento se acerca a los 117 metros cúbicos, dicha cantidad es más que suficiente para poder cubrir las necesidades sanitarias de un solo días de aproximadamente 5 mil 800 personas, o una cantidad menor por mayor tiempo”.

Por otra parte, Mejoras a la válvula de descarga de agua del tanque de inodoro para uso doméstico a través de un sifón flexible flotante parcialmente auto-operante, es un proyecto impulsado por Nahun Hamed García Villanueva y Dalmey Villegas Sosa, investigadores en el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua de Morelos.

La invención tiene como objetivo incorporar un dispositivo para descargar de manera eficiente, desde el tanque del inodoro, el volumen de agua requerido para la operación de barrido de impurezas y limpieza de la taza, mediante la introducción de un sifón flotante flexible, parcialmente auto-operante, con lo que se eliminan los elementos de sello que originan constantemente fugas de agua, lo cual se traducen en ahorros significativos del agua. 

Asimismo, se proporciona al mercado otra opción “para el ahorro del agua, ya que el dispositivo puede emplearse tanto en muebles de baño nuevos como en los existentes. Este dispositivo también se puede usar para automatizar sistemas de llenado y vaciado semi-automático de tanques de agua con diversos fines”, refieren.

Fuente: Mira tu México


martes, 26 de julio de 2016

Edificaciones verdes, inspiración para la innovación mexicana

REPORTAJE (Parte I). Con el apoyo de estudiantes, investigadores e ingenieros se desarrollan estrategias y materiales ecológicos para la mejora de este subsector de la construcción.

El dióxido de carbono (CO2) es el gas que tiene el poder más bajo de calentamiento global, pero es el que más ha contribuido a este factor desde 1750, a tal grado que la cantidad de carbono almacenado en la atmósfera ha aumentado casi 40% con respecto a la era preindustrial, según el informe Cifras claves del clima Francia y Mundo Edición 2016.

Acorde con ello, uno de los sectores que ha tenido gran impacto ambiental es el de la construcción, responsable de consumir más de un tercio de energía a nivel global; prueba de ello es que tan sólo el consumo eléctrico de una vivienda para iluminación, calefacción y aparatos eléctricos genera la emisión de toneladas de CO2 a la atmósfera.

En Latinoamérica, por ejemplo, los edificios consumen 21% de agua, 42% de energía eléctrica, producen 2% de emisiones de CO2 y 65% de residuos, según el reporte Situación de la Edificación Sostenible en América Latina, del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. 

Sin embargo, estas cifras sólo representan una parte de la vida útil de los edificios, considerando que el maestro en Ciencias por el IPN, José Miguel Ángel Uribe Alcalá, explica, en su estudio “Incorporación de la variable ambiental sustentable a la construcción de vialidades primarias”, que los impactos ambientales se pueden analizar desde las distintas fases que intervienen en la realización de una obra: Producción, construcción, uso, mantenimiento y demolición.

En la etapa de producción, el impacto se toma en cuenta desde la extracción de materia prima, transporte a fábricas o depósitos, transformación, comercialización y transporte al sitio de la obra; en la de construcción, implica la limpieza del terreno, incorporación de materiales, uso de energía para su colocación y la producción de residuos.

La fase de uso es muy importante, por el empleo de energía para el funcionamiento del inmueble; en la de mantenimiento, dependerá de los materiales empleados el que se produzca con un mayor o menor consumo de energía y costo; mientras que la etapa de demolición, la cual se realiza al término de la vida útil del inmueble, representa un gasto de energía y la producción de residuos, que pueden ser o no biodegradables, reutilizados, reducidos o reciclados.

Por tal motivo, la maestra en Ingeniería, Edith Huanosta Tera, refiere que “la industria de la construcción es una de las claves para tomar acciones contra el cambio climático; reduciendo el consumo de energía, mejorando los sistemas de producción y haciendo un menor consumo de los recursos provocará una reducción en las emisiones”.

En este contexto, México ha impulsado acciones, programas y normas ambientales, así como la creación de productos verdes y ecotecnologías, con el apoyo de investigadores, innovadores, ingenieros y científicos, para aplicarlos en la edificación (un subsector de la construcción), a fin de que sean sustentables.

Al respecto, el doctor David Morillón Galvéz menciona, en su ensayo Edificación Sustentable en México: Retos y Oportunidades, que el término edificio sustentable se refiere al uso de materiales y prácticas respetuosos con el ambiente en la planeación, el diseño, la ubicación, construcción, operación y demolición de un edificio. 

Estos aspectos son de suma importancia, porque influyen al momento de llevar a cabo una edificación, al permitir determinar si el edificio tendrá una buena ubicación, es decir, si tendrá acceso a todos los servicios necesarios (agua, electricidad, transporte, escuela, hospitales), o bien, si se requerirá la introducción de los mismos y qué tanto impactará al medio ambiente.

Conocer el tipo y cantidad de arbolado que se encuentra en la zona, contribuye a que en el diseño de la obra se puedan aprovechar factores de iluminación natural y corrientes de aire para una mejor ventilación, sin hacer uso de aire acondicionado o calefacción.

Incluso, analizar el clima predominante en la región (frío, caluroso, templado), coadyuvará a una mejor elección de los materiales para paredes y techos, así como la elección de ecotecnologías, como sistemas ahorradores de energía, agua y otros dispositivos que permitan eficientar los recursos.

Materiales ecológicos para construcción 

Para toda construcción siempre es importante la elección de los materiales, porque la durabilidad y resistencia de la estructura dependerá de su calidad; pero, actualmente, no solo se tiene una gran variedad de productos con características sobresalientes, también los hay ecológicos que garantizan y superan todo lo anterior, gracias al campo de la investigación. 

En este contexto,  estudiantes, ingenieros y científicos continúan experimentando y creando productos (cementos, ladrillos, pinturas y acabados de cerámica), que sean amigables con el medio ambiente, de buena calidad, a costos accesibles, rentables a largo plazo y que sustituyan a los tradicionales, que por lo regular contaminan. 

Por ejemplo, “la industria del cemento es una de las que generan mayor cantidad de sustancias que agotan la capa de ozono”, mencionó Edith Huanosta, tomando en cuenta que su producción requiere una gran cantidad de calor generado con la quema de madera.

De acuerdo con el informe "Elaboración de material para la construcción de paredes falsas e interiores con una base de bagazo de caña y estopa de coco 2012”, para la fabricación de ladrillos se utilizan 1 mil 200 troncos a fin de lograr la cocción necesaria en la producción de 7mil a 12mil unidades, aunado a ello, el horno debe permanecer prendido durante 24 horas, lo que ocasiona que una sola ladrillera queme aproximadamente 10.64 toneladas de PM10, 9.104 toneladas de monóxido de carbono y 4.592 toneladas de óxido de nitrógeno. 

Considerando estos factores, desde los años 70 se ha hecho un amplio estudio acerca de las fibras naturales que pueden usarse en concretos y morteros, como las de coco, plátano, bagazo de caña y algunos tipos de bambúes, las cuales han demostrado, no solo reducir los costos de construcción, también mejoran la resistencia a la tracción, resistencia-peso, flexión e impacto.

En 2015, la doctora María Neftalí Rojas Valencia, del Instituto de Ingeniería de la UNAM informó sobre la creación de un ladrillo ecológico compuesto por restos de excavación, como: arcilla, residuos de tala y de construcción triturados, que fueron integrados a una mezcla de agua con mucílago de nopal.

Incluso su proceso de elaboración es amigable con el medio ambiente, porque solo se requieren 20 días para su secado con energía solar, ya sea en condiciones ambientales o con humedad, o bien, cinco días dentro de un desecador solar sustentable.

A ello se suma que puede usarse en interiores y exteriores de cualquier edificación; disminuiría el consumo de energía en casas y edificios por ser un aislante térmico; es resistente a la compresión, considerando que rebasan los 30 kilogramos por cm2 que la norma establece para uso no estructural, y los 60 kilogramos por cm2 para uso estructural.

Su producción reduciría el costo de adquisición de materia prima, en caso de que una empresa desee reutilizar su escombro; también disminuiría la sobreexplotación de bancos de materiales vírgenes; y se apega a dos normas ambientales referentes al aprovechamiento de residuos de construcción y reciclaje desde la planeación de la obra.  

Por otra parte, la fabricación de cemento también ocasiona problemas ambientales, como la erosión del área de las canteras, debido a la extracción continua de la piedra caliza y otros materiales; el transporte inadecuado de los mismos para su almacenamiento; y la generación de gran cantidad de polvos provocados por el triturado de la piedra en la planta.

Un artículo presentado por la Plataforma en Defensa del Sector Marítimo Pesquero de Galicia señala que a estos factores también se suma la emisión de contaminantes al aire, como monóxido de carbono, monóxido de nitrógeno, dióxido de azufre y particular muy finos (que pueden contener metales pesados), dependiendo del tipo de combustible y proceso empleado durante la calcinación en el horno.

Ante este panorama, se ha hecho investigaciones para sustituir los materiales extraídos de las canteras o disminuir la cantidad de contaminantes expulsados al ambiente mediante otros procesos de producción.

Siguiendo esta vertiente, el Instituto Tecnológico de Saltillo (ITS), en Coahuila, desarrolló un cemento ecológico hecho con polvos de escoria , aditivos químicos y agua; aunque se ha estudiado diferentes formulaciones para crear cementos con las mejores propiedades mecánicas (ductubilidad, maleabilidad, elasticidad, plasticidad) y de durabilidad.

Además, el doctor Oswaldo Burciaga Díaz explicó que los beneficios de trabajar con escoria de alto horno radican en que se trata de un material abundante en la región; tiene un bajo costo de producción; por su eficiencia energética reduce los gastos de calefacción y de aire acondicionado; al ser hechos a partier de desechos reciclados son ecológicos; no son tóxicos ni contaminan.

Independientemente de que se pueden usar en las nuevas tecnologías de construcción, también son eficientes contra el problema de corrosión de tuberías de drenaje; confinan metales pesados y desechos tóxicos; pueden obtenerse materiales cerámicos de baja temperatura, concretos para banquetas, pavimentos y tubería.

De igual manera, en 2011, alumnos del Tecnológico de Monterrey, Campus Puebla, crearon un cemento ecológico, de consistencia ligera, que es térmico y repelente al calor, además de tener un bajo costo y contribuir al aprovechamiento de residuos generados en la transformación de mármol.

En su momento, el estudiante de Ingeniería, Adriani Zanatta Alarcón, explicó los compuestos del nuevo material: 40% residuos de mármol, 20% desechos de plástico y 40% de aditivo, lo cual, permite que sea hasta 40% más económico que un concreto de grava y arena.

El doctor Said Robles Casolco también destacó que este cemento ecológico ya había sido registrado ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual con la marca “Plamarsa”, sin embargo, consideró necesario fomentar una cultura sobre el registro y patentes al interior de las universidades, ante el bajo porcentaje que se produce de las patentes en México.

Uso adecuado de residuos

En México se producen 30 mil toneladas diarias de residuos de la construcción, los cuales, regularmente son arrojados a tiraderos, barrancas, zonas de reserva ecológica, suelos de conservación o cauces de ríos, cuando podrían ser reciclados o incluso, evitar que lleguen a estos lugares mediante un buen plan de acción durante el diseño de una obra.

En su obra Sustentabilidad en la Edificación. Estrategias para una Construcción Sustentable (2014), la maestra Edith Huanosta describe que la cuantificación de los desechos para una disposición final adecuada se dificulta por: la falta de normativa en todos los estados de la República; la clandestinidad con que se disponen los residuos en zonas protegidas, de barrancas o sitios sin control;  y porque no existe un seguimiento detallado por parte de las dependencias competentes.

Aunado a ello, “cambiar las prácticas comunes de los constructores en nuestro país es un difícil paso para acatar la norma ambiental que solicita al constructor ir reduciendo los residuos poco a poco hasta llegar a un mínimo”.

Por ello sugiere que la gestión de los Residuos de la Construcción y Demolición (RDC) debe ser una parte integral del desarrollo de un proyecto, lo cual implica la participación de cada uno de los involucrados, como: propietario, arquitecto e ingeniero, consultor de Gestión de la Construcción, el contratista y el subcontratista.

De tal manera que, durante la fase de diseño se tiene la opción de utilizar edificios existentes para evitar nuevas construcciones y demoliciones, se puede reducir el uso de recursos, consumir menos materiales y usar menos productos tóxicos.

Además, los diseñadores podrían contribuir a la reducción o eliminación de residuos subsecuentes mediante simplificar plantas, usar prefabricados, especificar materiales reciclables y materiales no peligrosos, así como usar briodegradables en vez de derivados de petróleo.

En otros casos, también se podría contar con el apoyo de compañías que se dedican a reciclar RCD, como la empresa mexicana Concretos Reciclados, cuya planta tiene tecnología que le permite hacer una adecuada clasificación de los mismos.

Sin embargo, esta empresa resalta que los materiales que se entreguen (adocretos, arcillas, blocks, tabiques, cerámicos, concreto armado, concreto simple, mamposterías, ladrillos y fresado de carpeta asfáltica), deben estar libres de basura, papel, madera, plástico, textiles y materiales tóxicos, con el fin de que se les pueda dar el tratamiento adecuado.

Aunque todavía falta trabajar en la materia, la especialista Edith Huanosta destacó que en México “se empiezan a crear instrumentos normativos como la Ley General de Cambio Climático (2012), para fomentar modelos de producción y consumo sustentable en los sectores industriales y la gestión integral de los residuos”.

Además, debido que en esa Ley México se compromete a reducir 30% sus emisiones al 2020 y 50% al 2050 con respecto al año 2000, consideró fundamental “fomentar la investigación, desarrollo e innovación de tecnología en materia de adaptación y mitigación al cambio climático, debido al impacto ambiental que genera la industria de la construcción”.

Fuente: Mira tu México




martes, 19 de julio de 2016

Incafech apuesta por cafetales mejorados

ENTREVISTA (Parte II). El uso de variedades ha permitido una cosecha de 1 millón 532 mil quintales de café, del ciclo 2015-2016, dijo el director general  del Instituto del Café en Chiapas, Jorge Baldemar Utrilla.

La caficultura es una actividad de suma importancia a nivel nacional, por ser una fuente de ingresos para las familias y al crecer de manera natural debajo de la sombra de los bosques tropicales contribuye a la conservación de la biodiversidad. 

Entre los estados que poseen la mayor cantidad de productores dedicados al cultivo del café, Chiapas ocupa la posición número uno, por lo que el gobierno estatal, a través de su Instituto del Café (Incafech), ha promovido diversas acciones, como el uso de variedades, para mejorar su producción.

Al respecto, el director general del Incafech, Jorge Baldemar Utrilla, explicó que el Instituto tiene el objetivo de brindar asesoría técnica y capacitación a los caficultores de la entidad, así como impulsar la renovación de cafetales, la innovación tecnológica y su comercialización, bajo un esquema programado, a través del plan de desarrollo de la caficultura 2012-2018.

En este contexto, relató que cuando iniciaron esta administración se encontraron con un problema muy acentuado de roya. “Inicialmente aquí había caturras, catuai, gordolobo, variedades que durante muchos años funcionaron bien en el estado, pero a raíz del cambio climático, del envejecimiento de las plantas, del descuido de muchos productores, tuvimos el problema grave de la roya”.

Por tal motivo, en 2013 se inició con un proyecto que consistía en la “renovación de cafetales, apostando a variedades que fueran más tolerantes, altamente productivas y que, sobre todo, preservaran la calidad del café”, lo que arrojó buenos resultados, como el hecho de que ya existe una cosecha registrada por el Sistema de Información Agroalimentaria y pesquera (SIAP), de 1 millón 532 mil quintales de café, del ciclo 2015-2016, refirió Jorge Baldemar.

Sin embargo, hace falta trabajar en este rubro, considerando que México dejó de investigar durante más de 15 años y sólo se tenían dos variedades: el Oro Azteca, creada por el doctor Zamarripa, y Garnica, hecho hace 40 años por el Instituto Mexicano del Café; mientras que en países como Brasil, Colombia y Costa Rica se desarrollaron variedades, de las cuales, se trajeron las mejores semillas para ser sembradas en Chiapas.

Siguiendo esta vertiente, Baldemar Utrilla anunció que en 2017 se contempla la instalación del City Café (derivado del Incafech), un Centro de Investigación que trabajará para hacer frente a plagas como la roya y broca del café, mediante la generación de variedades que permitan una mayor tolerancia y productividad; además de que les permitirá tener un catálogo muy claro sobre el tipo de café que se produce en cada región de Chiapas.

“Estamos en las condiciones de poder hacerlo, hay una voluntad de todos los cafetaleros chiapanecos, y hay una decisión gubernamental”.

Independientemente de la implementación de variedades que fortalezcan el desarrollo de la caficultura, destacó que es necesario generar, entre los productores, un entendimiento claro de entrar en otro proceso.

“Anteriormente, teníamos una macrosombra que no permitía la penetraciones de rayos solares, que eran escasos, actualmente, para evitar la penetraciones de hongos, la estadía de algunas enfermedades, se abre un   poco más la sombra para penetrar los rayos solares”.

Explicó que también es necesario seguir con rigurosidad el calendario de cuándo deben limpiarse, del tiempo de la corta que va de acuerdo con la madurez de la planta. “En esto, el Instituto se ha evocado a hacer un sin número de capacitaciones por todas esas regiones cafetaleras, para que el productor tenga un mayor entendimiento de cuáles son los nuevos procesos innovadores”.

Aunado a la anterior, dijo que se orienta a los productores sobre los apoyos que el Procafé otorga a través de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), porque son los mismos agricultores los que deciden qué tipo de plantas desean adquirir.

Su contribución ambiental

Uno de los aspectos más importantes en el desarrollo de la caficultura es su contribución al medio ambiente, debido a que estas plantaciones se dan de manera natural bajo la sombra de los bosques.

“El Instituto apoya en que continuemos con las prácticas laborales del café bajo sombra, que es el 98% del café chiapaneco por fortuna”, debido a que “cuando nosotros tenemos un cafetal debajo de ello, conservamos el equilibro de la flora y la fauna, inclusive hay flora y fauna endémica que nada más se da debajo de los cafetos; evitamos las erosiones, porque el café es de raíz, y que haya problemas catastróficos”.

Agregó que otro factor muy importante es mantener los mantos freáticos, porque debajo de los cafetales hay humedad y corre agua. “En este sentido el Instituto alienta a que continuemos con esta práctica, porque también como consecuencia nos concede cafetos de altas calidades”, agregó el director del Incafech, Jorge Baldemar.

Fertilizantes orgánicos y químicos

“Los chiapanecos somos pioneros del café orgánico en el mundo; estos llevan composta, lombricompostura, algunos usos de fertilizantes no químicos que sean aceptados en el comercio internacional y que no tengan inconveniente alguno […] No pueden y no deben usar ningún fertilizante químico, tienen que ser totalmente diferentes, y no únicamente el cafetal sino que en su entorno no debe haber escurrimiento de químicos”, explicó Jorge Baldemar.

Debido a que su desarrollo requiere más cuidado, el café orgánico es uno de los productos más valorados a nivel mundial, y a fin de hacer más atractiva su siembra entre los productores cafetaleros, se ha creado programas que ofrecen ciertas ventajas.

“De entrada hay un mercado que se llama Comercio Justo y les pagan +80 dólares, lo que esté en Bolsa +80. Hoy (28 de junio) amaneció a 138 +80, te estarían pagando a 218 dólares; 800 dólares a cambio serían 1500 pesos+ por quintal de café producido, entonces, sí vale la pena”.

El director general del Incafech recordó que en una plática con dos productores: uno costarricense y otro colombiano, el primero explicó que la aplicación de los fertilizantes es inminentemente necesaria  porque ellos requerían cantidad; mientras que el segundo, decía que su productividad era menor, pero su calidad mayor.

Ante este panorama, Jorge Baldemar cuestionó “¿cuál es la búsqueda de cafés orgánicos? El mercado europeo, porque ahí nos van a pagar ese esfuerzo que hacemos”; prueba de ello es que “hace un mes y medio vino una misión europea con la visión de comprar cafés orgánicos y cafés convencionales, a unos extraordinarios precios”.

Respecto al uso de fertilizantes químicos, señaló que hay cafés convencionales a los que se les aplica Triple 17, el 18-46-00 o el YaraMila Star, el cual les ha dado excelentes resultados; sin embargo, estos se usan de acuerdo a la planta y sólo cuando se requieran.

Teniendo presente lo anterior, “no son lo mismo, los suelos de la sierra que los suelos de la selva, los de Xoconoxtla con el norte, porque la precipitación fluvial es distinta, así como la altitud”, por tanto, la aplicación del fertilizante es algo que va “aprendiendo cada uno de los productores, porque la planta es la que va indicando”.

Finalmente, dijo que para poder vender el café de cada región chiapaneca a un excelente precio, “tenemos primero que saber qué es lo que vendemos, qué es lo que tenemos, cuántos puntos nos aventajan, cuáles es nuestro segmento de mercado y cuál es nuestro mercado objetivo”.

En este sentido, compartió que desde una visión del Incafech tienen focalizado que su mercado objetivo es el entorno del Báltico, donde están los mayores consumidores del mundo: daneses, noruegos, suizos, suecos, holandeses, entre otros; mientras que de la región de Asia, tienen identificado a Japón y Corea del Norte. “En fin, hay mercados en los ya que podemos ir a la conquista o más bien, al posicionamiento del café chiapaneco en ese mercado”, agregó Jorge Baldemar.

Fuente: Mira tu México

                                                                  ENTREVISTA (Parte I)


lunes, 4 de julio de 2016

Chiapas tendrá listo el City Café en 2017

ENTREVISTA (Parte I). Este Centro de Investigación se encargará de fomentar el desarrollo de la caficultura nacional y trabajará para hacer frente a plagas, como la roya y la broca, explicó Jorge Baldemar Utrilla, director del Incafech.

El director general del Instituto del Café de Chiapas (Incafech), Jorge Baldemar Utrilla Robles, informó que para finales del año 2017 se prevé que esté completamente establecido el Centro de Investigación y Transferencia de Tecnología (City Café), cuyo objetivo es impulsar el desarrollo de la caficultura nacional.

“City Café,  es un centro de clase mundial, nos va a permitir dar servicios de innovación y transferencia de la tecnología a Latinoamérica. Para ello, nos hemos puesto en coordinación con diversas dependencias que coadyuvan para la consolidación de este centro”. 

Entre ellos, se encuentran: la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), a través del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (Inifap); el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnologia (Conacyt); el Colegio de la Frontera Sur (Ecosur), la Universidad Autónoma Chapingo y la Universidad Tecnológica de la Selva.

En este contexto, Jorge Baldemar aclaró que este centro de investigación nacional nace del Instituto del Café, como resultado de las gestiones realizadas por el gobierno de Chiapas, “por ser Chiapas el estado de mayor relevancia de la caficultura nacional, y por ser un producto no únicamente estratégico, sino que da estabilidad social y económica.

“Vinculamos esta acción para que Conacyt volteara hacia Chiapas y pudiéramos instalar este centro que será algo extraordinario. Es un legado que el gobernador Velasco Coello deja a los caficultores, para vincular los ejes de comercialización, tener claridad de dónde están los cafés de alta especialidad para que los productores puedan obtener mejores precios en la venta del producto”.

Respecto a su apertura, explicó que “en 24 meses tiene que estar debidamente instalado, pero la intención es que pueda hacerse en 18 meses para vaya de acuerdo al propio calendario de actividades cafetales”, por lo que se prevé su instalación al término del año 2017; cuya sede será en Ocozocoautla de Espinosa Chiapas, exactamente donde fue el Aeropuerto Llano San Juan.

Por otra parte, consideró de suma importancia, ser puntuales en la parte de innovación, para hacer frente a los problemas que atraviesa el sector cafetalero, como la roya o la broca, para lo cual, “se requiere que en el propio centro haya investigadores que vayan a la vanguardia […], que tengamos desde allá, las variedades que nos permitan una mayor tolerancia, precocidad y productividad, pero que preserven la calidad del café”.

Por tal motivo, actualmente, se encuentran realizando diversos convenios para su próxima instalación y puesta en marcha, tanto con instituciones académicas nacionales, como organizaciones internacionales.

“Celebramos ya un convenio muy importante con el Centro de Investigaciones sobre la Roya del Café que está en Portugal, un centro que es auspiciado y apoyado por la Organización Internacional del Café para el estudio, preparación y combate frontal a este hongo (la roya); y próximamente, celebraremos algunos convenios con los centros de investigación de Colombia, Costa Rica y Brasil”.

Finalmente, subrayó que este centro, de alta repercusión y beneficio a los caficultores del país, irá de la mano con el Instituto del Café, cuya “figura se requiere para vincular todas las acciones internacionales, nacionales y estatales para el desarrollo y fomento a la caficultura chiapaneca.

Fuente: Mira tu México

                                                                     ENTREVISTA (Parte II)


viernes, 3 de junio de 2016

Palmares de BCS mejoran cultivos hidropónicos

El Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste creó un sustrato orgánico que favorecerá la producción agrícola y que podría sustituir el elaborado con fibra de coco, para ahorrar costos. 
  
Con el fin de mejorar la producción agrícola de cultivos hidropónicos en Baja California Sur, científicos del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste crearon un sustrato hecho a base de residuos orgánicos, formados en los palmares de los oasis en la entidad, así como yeso agrícola fortificado.
Al respecto, el doctor David Raúl López Aguilar, investigador del Programa de Agricultura en Zonas Áridas, dijo que este producto permitirá conservar limpios los oasis de desechos y podría ser un sustituto del sustrato de fibra de coco, cuyo costo es elevado. 
Asimismo, se mostró a favor de la hidroponia, debido a que permite la producción de hortalizas en cualquier tipo de clima y se cuida el agua. De ahí que su línea de investigación sea la adaptación de este tipo de agricultura a climas como los del noroeste de la región.

Fuente: Notimex

lunes, 30 de mayo de 2016

OGM: Una lucha por la supervivencia

¿A favor o en contra de los alimentos transgénicos?

En los últimos años, científicos independientes, asociaciones civiles y campesinos han emprendido una fuerte lucha para que los gobiernos de diversos países reviertan o no aprueben la siembra de semillas transgénicas para su consumo, debido a que hasta el momento se desconocen cuáles son las consecuencias en el organismo a largo plazo.

Asimismo, se ha acusado a las empresas trasnacionales, que producen y diversifican estos productos, de monopolizar el sector agrícola; así como de contaminar cultivos nativos y el medio ambiente en general.

El tema de los Organismos Genéticamente Modificados (OGM) es complejo, y por tanto, a nivel mundial se han tomado diversas decisiones al respecto, que van desde su prohibición hasta su total comercialización.

Por ejemplo, el 11 de noviembre de 2014, la Comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo votó a favor de que los países de la Unión Europea (UE) tengan mayor capacidad legal para prohibir los cultivos transgénicos en sus territorios; y se votó en contra de asignar un papel formal a las empresas biotecnológicas en las decisiones sobre la prohibición de transgénicos.

En España, el país con más superficie de transgénicos de la UE, se vive una gran tensión debido a que esta propuesta permitiría la entrada de más cultivos transgénicos, ante la posible aceleración del proceso de autorización de decenas de cultivos pendientes en Bruselas.

“Si se aceleran las autorizaciones y se permiten nuevos cultivos transgénicos en la UE, España será una vez más el principal objetivo de las empresas biotecnológicas, amparadas por la falta de transparencia y control en torno a estos cultivos”, refirió Blanca Ruibal, responsable de agricultura y alimentación de Amigos de la Tierra.

Del otro lado del continente, Guatemala vivió una situación similar. El 26 de junio de 2014 el Congreso de la República y el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación aprobaron la Ley para la Protección de Obtenciones Vegetales (conocida como “Ley Monsanto”), lo cual desató la inconformidad de su población.

Aunado a las protestas y bloqueos, el 29 de agosto, de ese mismo año, los magistrados de la Corte Constitucional recibieron un amparo presentado por el Movimiento Sindical, Indígena y Campesino Guatemalteco, en donde se argumentó que la normativa era nociva y por tanto, se pedía su derogación.

Esto fue de suma importancia para los campesinos y pueblos indígenas, debido a que la “Ley Monsanto” estaba redactada para dar beneficios al convenio del Tratado de Libre Comercio firmado entre Guatemala y Estados Unidos en 2005, como el hecho de que cualquier variedad vegetal genéticamente modificada por selección artificial, cruzamiento o alteración genética, podría ser patentada, y la vigencia del derecho del autor tendría duración de hasta 25 años.

De tal manera, que dejaba en manos de empresas transnacionales como: Monsanto, Dow, Dupont/Pioneer, Syngenta, Bayer y Basf, que controlan el 100 % del mercado mundial de semillas transgénicas, el dominio del sector agrícola.

Además, se establecían multas de 130 a mil 300 dólares contra los reproductores de semillas patentadas en Guatemala, además de uno a cuatro años de cárcel; lo cual representaba pobreza y riesgo para la seguridad alimentaria, así como temor para las familias que viven de la productividad agrícola, porque sus actividades estarían limitadas y podrían ser castigadas penalmente por el cultivo de maíz y poroto.

Antonio González, integrante de la Red Nacional por la Defensa de la Soberanía Alimentaria en Guatemala, advirtió que esta ley “afecta a la biodiversidad, a semillas locales que llevan siete mil años cultivándose y que no requieren patentes ni manipulaciones en laboratorio, y que han alimentado a los habitantes de Guatemala desde hace siglos”. 

Finalmente, ante la presión de las organizaciones ambientalistas, campesinos y de la propia prensa internacional, el 4 de septiembre de 2014, el Congreso de Guatemala derogó la “Ley Monsanto”.

MÉXICO, EN EL MENÚ

En México, todo lo relacionado a los cultivos genéticamente modificados (GM) se encuentra fuertemente influenciado por Estados Unidos y Canadá, debido a que estos países tienen grandes avances en materia de biotecnología vegetal. Tan sólo Estados Unidos posee tres de las principales empresas trasnacionales que se encargan de producir y comercializar semillas GM.

De acuerdo con Greenpeace, desde 2008, Chihuahua ha sido un ejemplo de la existencia de siembra ilegal y contaminación transgénica en variedades convencionales de maíz; pero después de que se autorizara siembras experimentales de este grano en la entidad, se puso en mayor riesgo la diversidad de maíces y a los productores que siembran variedades convencionales en el Valle de Cuauhtémoc.

En tanto, durante 2009 y 2010 el Gobierno federal aprobó 29 permisos de liberación al ambiente, en etapa experimental, de maíz genéticamente modificado (GM), el cual ha sido un tema muy debatido, debido a que México es considerado el lugar de su origen y domesticación, y donde existe una gran variedad de especies.

Pese a todo ello, a la fecha, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) ha autorizado 132 productos transgénicos para su comercialización, de los cuales 50% corresponde a maíz, y el resto a soya, algodón, canola, entre otros. Lo que continúa prohibido en México es la siembra de maíz genéticamente modificado para su comercio.

Al respecto, el especialista en biotecnología agrícola, José Miguel Mulet, consideró que la política que aplica el gobierno mexicano de prohibir el uso en granos transgénicos para el consumo humano se contrapone, porque por un lado, no permite su siembra en tierras mexicanas, pero el 30% de los granos que importa, como el maíz y el frijol, son transgénicos.

Agregó que mientras en México no se dan avances en esta materia, en Estados Unidos se dan pasos acelerados y venden la producción de granos a otros países.

No obstante, la coordinadora de campañas de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad, Elena Álvarez-Buylla, aseguró que la autorización de productos transgénicos en México es una medida que favorece a las transnacionales que monopolizan el mercado.

Y la guerra continúa… en los últimos meses, Monsanto ha luchado para que se retire la medida precautoria emitida el 17 de septiembre de 2014 para impedir la siembra comercial de maíz transgénico en el país.

René Sánchez Galindo, abogado de Colectivas, dijo que después de casi un año y medio de contienda judicial ante quince tribunales federales, 89 impugnaciones contra la suspensión de la siembra de maíz transgénico y en contra de la demanda ciudadana, las organizaciones sociales buscan mediante una estrategia internacional contrarrestar a funcionarios y abogados de corporaciones multinacionales y del gobierno mexicano, para impedir la siembra de maíz modificado en territorio mexicano para su comercialización.

Por su parte, el director general de Agrobio México, organismo que agrupa las empresas dedicadas a la biotecnología, Alejandro Monteagudo, manifestó que este año no fue posible concretar la obtención de permisos para la siembra de maíz transgénico, pero confió en que 2015 sea el año en el que ya lo puedan sembrar.

“Ya llevamos cuatro años cultivando en etapa fase experimental y piloto y eso nos ha dado evidencia suficiente para demostrar que es una tecnología inocua que además trae múltiples beneficios a los productores", explicó.

Cabe destacar que la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) publicó la NOM-001-SAG/BIO-2014, la cual establece que se deben etiquetar los alimentos genéticamente modificados, también conocidos como “transgénicos”, destinados a siembra, cultivo y producción agrícola.

Además, como advertencia de bioseguridad, la etiqueta deberá incluir la leyenda: “Esta semilla genéticamente modificada no debe sembrarse, cultivarse o producirse fuera de las zonas autorizadas para su liberación”.

UN DULCE TRANSGÉNICO

El Senado de la República mexicana propuso en la primera semana de enero de 2015, que a través de la Secretaría de Economía y de la Sagarpa, se impulse una firme defensa de las exportaciones mexicanas de azúcar a Estados Unidos. 

Ello, considerando que hay 1 millón 100 mil toneladas de azúcar que se están tratando de colocar en el mercado, los cuales equivalen a una misma cantidad de sustituto del azúcar procedente de Estados Unidos, el cual se importa sin cobrar aranceles. Sin embargo, el gobierno estadounidense impuso una cuota compensatoria de hasta 17% al azúcar, por lo que los senadores analizan los mecanismos legales apropiados para detener las importaciones de jarabe de maíz de alta fructuosa si Estados Unidos cierra su mercado al azúcar mexicana.

La organización Veo Verde explicó en 2013 que el consumo del sustituto de azúcar tiene impacto en la salud, en la economía y en el comercio, porque “esta sustancia es producida en Estados Unidos a partir de maíz transgénico, y curiosamente, el mismo país la prohíbe en varios de sus alimentos”.
Además, el estudio de la Universidad de Princeton, indicó en 2010 que el consumo del jarabe de maíz de alta fructosa está relacionado con la actual epidemia de obesidad.

QUIÉN TIENE LA ÚLTIMA PALABRA

¿Qué factores han influenciado para que los gobiernos permitan o no, la siembra de semillas transgénicas para consumo humano?

De acuerdo con el investigador de la Universidad Politécnica de Valencia,  José Miguel Mulet, el uso de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) en la agricultura permite ahorrar en pesticidas y se obtiene una mayor producción a menor costo. Además, es una herramienta que permite seleccionar plantas mejores y permite introducir caracteres interesantes en las plantas de cultivo.

Agregó que los transgénicos no son causantes de enfermedades como se piensa, ya que lo que causa enfermedades son las bacterias que pueden traer consigo las plantas y los animales que se comen, sean o no genéticamente modificados.

El ganador del Premio Mundial de Alimentación 2014, Sanjaya Rajaram, también destacó que los OGM aminoran el trabajo de campo; sin embargo, se desconocen sus efectos en la salud a largo plazo, se requiere más supervisión para evitar la propagación de transgenes a cultivos afines y corren el riesgo de conceder a una sola empresa la distribución de una semilla muy exitosa.

En este contexto, durante las Jornadas Científicas Internacionales sobre Transgénicos: "Los transgénicos en el ámbito científico, agrícola, medioambiental y de la salud", que se llevaron a cabo en Madrid, en noviembre de 2011, científicos europeos y españoles explicaron que el cultivo de los transgénicos al aire libre supone un grave peligro para la salud y el medio ambiente y no tiene nada que ver con el empleo de esta tecnología en laboratorio, en ambientes confinados. 

Asimismo, la doctora en ciencias biológicas del Instituto Canario de Investigaciones Agrarias, María del Carmen Jaizme, aseguró que los microorganismos del suelo también son víctimas de los cultivos transgénicos, y por lo tanto la fertilidad de los suelos y la alimentación están en juego.

Por su parte, la organización global Greenpeace explicó que la primera evaluación global y exhaustiva que se realizó sobre el desarrollo de la agricultura con la participación de cuatrocientos científicos arrojó la conclusión de que los cultivos transgénicos no son una opción para alimentar al mundo en el año 2050.

Lo anterior, debido a que el camino del desarrollo de la agricultora global ha estado más concentrado en el crecimiento de la productividad que en la administración de los recursos naturales con una seguridad alimentaria y nutricional.

Destacó que una vez que se son introducidas las semillas transgénicas a un país, el alto precio de las semillas transgénicas y las inversiones adicionales requeridas para sembrar este tipo de cultivos son muy difíciles de cubrir por parte de los campesinos, quienes incluso, pueden ser demandados por las empresas monopólicas como Monsanto, si detectan semillas patentadas en sus campos, aunque se haya dado por casos de contaminación. 

Tan sólo de los juicios registrados hasta el 26 de octubre de 2007 en Estados Unidos, los montos concedidos a Monsanto por 57 juicios contra agricultores sumaron 21.583.431.99 dólares.

Otro aspecto que destacó Greenpeace, es el fracaso de los cultivos transgénicos, donde plantas que se modificaron para ser resistentes a los insectos, ahora están siendo atacadas por esos mismos insectos; e incluso, cultivos nativos han sido contaminados pese a las medidas que se toman para mantenerlas puras.

Ejemplo de ello fue en 2009, cuando se detectó contaminación por parte de una variedad de linaza transgénica en exportaciones canadienses a Europa y Japón, lo que provocó un colapso en el mercado que causó enormes pérdidas a productores canadienses.

En cuanto a su resistencia a plagas, en Colombia, los agricultores demandaron a Monsanto, argumentando que la empresa los engañó sobre las variedades de plantas, las cuales fueron atacadas por gusanos y dañadas por los herbicidas cuando la promesa era que los resistirían.

Después de años del uso continuo en Estados Unidos de glifosato como herbicida en cultivos genéticamente modificados (GM) de “Roundup Ready”, las hierbas invasoras están desarrollando resistencia al químico. Aunado a ello, los cultivos tienen que deshierbarse a mano, para no aplicar herbicidas adicionales y perderlo todo, lo cual implica un costo extra para el agricultor.

Aunque hasta nuestros días han sido diversos los argumentos por parte de las empresas trasnacionales para darle una oportunidad a los OMG, las organizaciones civiles, científicos, campesinos y algunas poblaciones se han negado a aceptar que los alimentos transgénicos sean una solución viable para la supervivencia de la humanidad.

Fuente: Mira tu México